Finalmente un suicidio, pero no en Nueva York sino en Londres

Kirk Stephenson tenía 47 años, dirigía el fondo inversor Olivant Advisers, ganaba no menos de US$ 750.000 anuales y estaba casado con Karina Robinson, columnista bursátil en varios medios. Se tiró bajo un tren el jueves.

29 septiembre, 2008

Veinte a&ntilde;os de carrera le valieron una residencia de seis millones en Chelsea, una villa al oeste de Londres y una residencia de invierno en Espa&ntilde;a, donde se hab&iacute;a criado su esposa. Era una pareja tan exitista como ambiciosa. <br />
<br />
En junio, Olivant hab&iacute;a tomado 2,5% en Union des Banques Suisses por unos US$ 1.900 millones. Varios observadores de la City vinculan el suicidio con el fenomenal error: semanas despu&eacute;s, los problemas de la entidad empezaron a surgir en Estados Unidos y otros flancos. <br />
<br />
En particular, el negocio de derivados le hizo perder a UBS el 20% de capitalizaci&oacute;n burs&aacute;til. Ahora, los tremendistas recuerdan que el crac de 1929 arranc&oacute; con el suicidio de un operador que hab&iacute;a perdido cuatro millones, entonces una suma enorme. En esa &eacute;poca, en vez de derivativos estallaban fraudes basados en el esquema de Carlo Ponzi.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades