Encuesta de Neder: ¿qué es colesterol? ¿cuánto tengo?

Más de la mitad de los adultos mayores de 30 años no conoce su nivel de colesterol y 41% asocia el término con grasa, según investigación de Neder.

26 septiembre, 2006

De acuerdo a la investigación, la mayoría de los residentes en Buenos Aires no conoce cuánto colesterol tiene y dos tercios de la población adulta ni siquiera saben cuánto deberían tener para estar en buenas condiciones de salud. Contradictoriamente, más de la mitad de las personas hace alguna actividad física y se cuida regularmente en las comidas. Estos datos surgen de un estudio de opinión que desarrolló la consultora NEDER Estadística e Investigación Creativa. La encuesta exploró los comportamientos vinculados al cuidado de la salud y cuánto conocen los ciudadanos sobre la problemática del colesterol elevado.

60 % de las personas no conoce su propio nivel de colesterol ni el que debería tener. “El desconocimiento de los niveles deseados y del nivel propio se acentúa entre los hombres y entre los adultos menores de 40 años”, explica Silvina Neder, Directora de la consultora. Sin embargo, más de la mitad de la gente sí conoce que existen dos tipos: el bueno y el malo. Esto indicaría que la gente escucha hablar de esta problemática con frecuencia pero que todavía toma pocas medidas al respecto.

Sobre el nivel de información que las personas tienen sobre este tema, 41% asocia el término espontáneamente con “grasa”, mientras que 22% lo vincula a riesgos (como infartos, muerte, etc.)
Las marcas que la gente más asocia como relacionadas con el cuidado del colesterol son principalmente Ser y La Serenísima, y en segundo término Hellman´s y Natura. 29% de los entrevistados no vincularon a ninguna marca con el tratamiento de este riesgo.

Otros datos sobresalientes de la encuesta tienen que ver con los hábitos generales de cuidado de la población. 67% de los adultos dice hacerse chequeos anuales. Este porcentaje baja mucho entre los adultos de 41 a 45 años, “Es un dato llamativo, pero podría justificarse porque es un segmento que todavía es joven como para tener que controlarse indefectiblemente, y que a su vez tiene que dedicar mucho tiempo a los hijos y al trabajo” opinó Neder. Con respecto a la actividad física, casi dos tercios de las personas dice practicar algún deporte, ir al gimnasio, a yoga, correr o caminar al menos una vez por semana. Otra vez el grupo 41 a 45 años es donde hay menos personas que dedican tiempo al físico.

El estudio también indagó sobre cuánto restringe la gente su ingesta: 15% dice hacer dieta habitualmente, mientras que la misma proporción dice que come de todo todos los días. El resto come moderadamente siempre o por lo menos durante la semana. La proporción de aquellos que se cuidan en las comidas es significativamente más grande entre los mayores de 50 años.
Con porcentajes mucho más altos que el resto de los productos, los alimentos más mencionados como que se consumen exclusivamente bajo la condición de que sean light, son los lácteos y las gaseosas. La mayoría de los adultos, y más las mujeres, evitan tomar gaseosas comunes, comer fritos (60%), golosinas (42%), panes y facturas (41%).

Se entrevistaron personalmente y por Internet a 210 personas de entre 30 y 65 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires. El relevamiento se realizó en agosto de 2006.

De acuerdo a la investigación, la mayoría de los residentes en Buenos Aires no conoce cuánto colesterol tiene y dos tercios de la población adulta ni siquiera saben cuánto deberían tener para estar en buenas condiciones de salud. Contradictoriamente, más de la mitad de las personas hace alguna actividad física y se cuida regularmente en las comidas. Estos datos surgen de un estudio de opinión que desarrolló la consultora NEDER Estadística e Investigación Creativa. La encuesta exploró los comportamientos vinculados al cuidado de la salud y cuánto conocen los ciudadanos sobre la problemática del colesterol elevado.

60 % de las personas no conoce su propio nivel de colesterol ni el que debería tener. “El desconocimiento de los niveles deseados y del nivel propio se acentúa entre los hombres y entre los adultos menores de 40 años”, explica Silvina Neder, Directora de la consultora. Sin embargo, más de la mitad de la gente sí conoce que existen dos tipos: el bueno y el malo. Esto indicaría que la gente escucha hablar de esta problemática con frecuencia pero que todavía toma pocas medidas al respecto.

Sobre el nivel de información que las personas tienen sobre este tema, 41% asocia el término espontáneamente con “grasa”, mientras que 22% lo vincula a riesgos (como infartos, muerte, etc.)
Las marcas que la gente más asocia como relacionadas con el cuidado del colesterol son principalmente Ser y La Serenísima, y en segundo término Hellman´s y Natura. 29% de los entrevistados no vincularon a ninguna marca con el tratamiento de este riesgo.

Otros datos sobresalientes de la encuesta tienen que ver con los hábitos generales de cuidado de la población. 67% de los adultos dice hacerse chequeos anuales. Este porcentaje baja mucho entre los adultos de 41 a 45 años, “Es un dato llamativo, pero podría justificarse porque es un segmento que todavía es joven como para tener que controlarse indefectiblemente, y que a su vez tiene que dedicar mucho tiempo a los hijos y al trabajo” opinó Neder. Con respecto a la actividad física, casi dos tercios de las personas dice practicar algún deporte, ir al gimnasio, a yoga, correr o caminar al menos una vez por semana. Otra vez el grupo 41 a 45 años es donde hay menos personas que dedican tiempo al físico.

El estudio también indagó sobre cuánto restringe la gente su ingesta: 15% dice hacer dieta habitualmente, mientras que la misma proporción dice que come de todo todos los días. El resto come moderadamente siempre o por lo menos durante la semana. La proporción de aquellos que se cuidan en las comidas es significativamente más grande entre los mayores de 50 años.
Con porcentajes mucho más altos que el resto de los productos, los alimentos más mencionados como que se consumen exclusivamente bajo la condición de que sean light, son los lácteos y las gaseosas. La mayoría de los adultos, y más las mujeres, evitan tomar gaseosas comunes, comer fritos (60%), golosinas (42%), panes y facturas (41%).

Se entrevistaron personalmente y por Internet a 210 personas de entre 30 y 65 años, residentes en la Ciudad de Buenos Aires. El relevamiento se realizó en agosto de 2006.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades