Brasil: cargan al gobierno por censurar avisos de viagra

“Ahora Lula también se mete con el sexo”, decía un animador de TV en San Pablo. Hablaba de la inesperada veda federal a la publicidad de drogas contra la impotencia masculina. Los laboratorios afectados no hacen bromas, pero ponen mala cara.

“Aguafiestas” es el mote más aplicado al gobierno desde hace
algunos días en Brasil. Ocurre que la oficina que regula el sector ordenó
a tres laboratorios líderes en el mundo -Pfizer, Eli Lilly, Bayer- “suspender
los avisos de sus especialidades contra la impotencia y/o la disfunción
sexual de varones”.

Las tres empresas, vía filiales o controladas brasileñas habían
lanzado campañas publicitarias masivas de sumo impacto. Medios allegados
al oficialismo creen que cayó mal el anuncio más comentado, donde
nadie menos que Edson Arantes do Nascimento (Pelé), el mayor futbolista
latinoamericano vivo, recomendaba Viagra

Por supuesto, existe un sustento jurídico: en Brasil está prohibido
hacerles propaganda pública a específicos vendidos sólo con
receta. El comunicado señala que los avisos identifican como tales a los
productos; directa o implícitamente. Pero la medida, pese a lo paternalista,
tiene un trasfondo innegable: muchos brasileños usan medicamentos sin receta
ni orientación médica o los toman como sustitutos -más baratos,
accesibles y lícitos- de estimulantes como crack, bazuco, cocaína,
etc.

“Aguafiestas” es el mote más aplicado al gobierno desde hace
algunos días en Brasil. Ocurre que la oficina que regula el sector ordenó
a tres laboratorios líderes en el mundo -Pfizer, Eli Lilly, Bayer- “suspender
los avisos de sus especialidades contra la impotencia y/o la disfunción
sexual de varones”.

Las tres empresas, vía filiales o controladas brasileñas habían
lanzado campañas publicitarias masivas de sumo impacto. Medios allegados
al oficialismo creen que cayó mal el anuncio más comentado, donde
nadie menos que Edson Arantes do Nascimento (Pelé), el mayor futbolista
latinoamericano vivo, recomendaba Viagra

Por supuesto, existe un sustento jurídico: en Brasil está prohibido
hacerles propaganda pública a específicos vendidos sólo con
receta. El comunicado señala que los avisos identifican como tales a los
productos; directa o implícitamente. Pero la medida, pese a lo paternalista,
tiene un trasfondo innegable: muchos brasileños usan medicamentos sin receta
ni orientación médica o los toman como sustitutos -más baratos,
accesibles y lícitos- de estimulantes como crack, bazuco, cocaína,
etc.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades