Lo que la universidad no enseña pero es importante saber

Hay conocimientos básicos que se dan por sabidos cuando los estudiantes llegan al nivel terciario o universitario. Se suponen que saben explicarse con claridad verbalmente y por escrito y se cupone que conocen los códigos de comunicación correcta y respetuosa. A veces se supone demasiado.  

 

Escribir

Tal vez no se le dio la debida importancia en la secundaria, tal vez no se haya leído lo suficiente, tal vez ahora, de profesionales, se le dé más importancia al contenido que a la forma. Pero escribir bien ES IMPORTANTE. Y no solamente es importante por guardar las formas sino, justamente, por el contenido. Cuando la escritura no es clara, el mensaje tampoco lo es. Entonces, vale la pena pararse a pensar un poco , antes de presionar el botón SEND, releer lo que uno ha escrito y tratar de verlo con los ojos de quien lo va a leer para determinar si es lo suficientemente claro como para que sea comprendido. Nadie habla de “vuelo literario”. Lo que importa es que el texto sea claro y conciso. Cuando uno trabaja para una empresa debe tener siempre presente que lo que uno escribe es lo que dice la empresa. Uno tiene en los dedos la posibilidad de hacer quedar bien o mal a la empresa para la que trabaja.La responsablidad es grande. habría que pararse un minuto a pensar en eso.

 

La etiqueta del email

Quien trabaja en una empresa pasa gran parte del día escribiendo y contestando emails. Algunas reglas de la etiqueta del email son obvias: no usar lenguaje procaz, no usar emojis ni innecesarias abreviaturas, pero pero a veces se cometen errores sin darse cuenta. El primero de ellos es contestar, por ejemplo, cuando uno está enojado. Si lo que está en juego es un conflicto de intereses, hay que esperar a calmarse para poder desarrollar los pensamientos con más frialdad y mayor claridad. Lo más tentador es contestar al instante con el mayor grado de furia que uno siente en el momento.

Otro error es olvidarse de la amabilidad. Lo que se dice cuando se habla se puede suavizar con un gesto o con una entonación, pero lo que queda escrito escrito está y suena duro si la palabra ha sido dura. Es más difícil remontar la cuesta de una discusión cuando los términos escritos se han endurecido.

 

La etiqueta profesional

Las carreras universitarias no enseñan cómo realizar una primera entrevista con una persona, o cómo reinventarse para comenzar a transitar otra línea de actividades y toda la carrera laboral. Ese tiupo de cosas necesita habilidades que se van aprendiendo gradualmente pero con el tiempo y a veces con muchas equivocaciones en el camino.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades