El futuro de los alimentos (y de la industria de la alimentación)

Hay tres dimensiones en este debate. La primera es sobre la cantidad y la distribución adecuada. Sobre la sustentabilidad. En todo el mundo, la producción de alimentos es enorme. Pero su distribución, deficiente. En algunos rubros hay masiva sopreproducción y masivo consumo. Y sin embargo, millones de personas en el planeta perecen o sufren por hambre.

25 agosto, 2009

<p><strong> Secuelas de una crisis </strong></p>
<p>La crisis en esos mercados (2007/8), iniciada antes que la financiera, generó máximas desmedidas, escasez, hambre y disturbios en 25 países desde México a Bangladesh o desde Senegal a Egipto, incluyendo casos tan endémicos como Haití, Norcorea y Somalía (o lo que queda de ella). No obstante, expertos del sector privado son menos optimistas. Destacan en este sentido la decreciente oferta de soja (porotos) y las menores cosechas de maíz (grano que también es insumo para producir etanol en Estados Unidos). Con existencias todavía bajas en términos históricos, cualquier desastre climático puede inflar precios.</p>
<p>En realidad, la mera combinación de inquietudes está empujando cotizaciones, especialmente en un segmento tan especulativo como los derivados sobre futuros y opciones en Nueva York, Chicago o Londres. Richard Lapp, ex analista principal de la firma estadounidense ConAgraFood, estima que “existen riesgos dando vueltas y eso afecta las tendencias en los mercados”.</p>
<p>Entre las contingencias que se barajan figura un contexto post recesión –en economías centrales– con “bajas reservas históricas de productos primarios agrícolas. Al mismo tiempo, “esa recuperación comprenderá biocombustibles y firme demanda en economías como China, India, Vietnam o Indonesia. En todas ellas, la demanda por alimentos venía retrasándose desde antes de 2007”.</p>
<p><strong> Puja por alimentos y tierras </strong></p>
<p>Hasta no hace mucho, las tierras arables africanas no le interesaban a casi nadie. Pero la crisis en la oferta alimenticia mundial y la escasez de agua potable en muchos países ha cambiado el escenario. En particular, determina la conducta de los mercados especulativos, peligrosamente libres o sin contralor.</p>
<p>Por consiguiente, África es “objeto del deseo” para inversores privados y para fondos soberanos, como los de China o de los emiratos del golfo Pérsico. Un detallado informe sobre esas tendencias, “<em>farmland grab</em>” (arrebatiña de tierras cultivables), parece una invitación al desarrollo masivo de la agricultura. No ya como propuesta comercial, sino como forma de asegurarse espacios vírgenes o subexplotados en una cantidad de países.</p>
<p>“Gobiernos preocupados por la estabilidad de insumos alimentarios –indica el trabajo– fomentan activamente la compra de tierras en otros países, como modo de eludir adquirirlos en la plaza internacional. Los aumentos de rubros agrícolas en 2007/9 les hicieron tomar conciencia del problema”. Al respecto, cabe recordar que la FAO notaba en 2006 una incipiente tendencia a comprar tierras o fuentes hídricas en diversas áreas “vírgenes” del planeta.</p>
<p><strong> Gente alarmada </strong></p>
<p>Paralelamente, alarmados por restricciones a la exportación de esos insumos, varios países importadores advierten que su dependencia del mercado libre internacional es un problema de seguridad. Los torna vulnerables no solo al alza de precios, sino también a algo más crítico: la interrupción del abastecimiento. Eso puede derivar de una <em>cartelización</em> entre Gobiernos exportadores, en un universo donde ya las economías centrales estatizan bancos y quieren controlar flujos financieros.</p>
<p>“¿Simple arrebatiña de tierras u oportunidad desarrollo sostenible en África?” se titula el informe de marras, debido a un equipo de cerebros londinense, financiado por Naciones Unidas. “Afrontamos algo históricamente tan caro como la identidad, la vida, la subsistencia y hasta la religión de los pueblos”, se proclama en el prólogo del documento.</p>
<p>El interés de los países inversores en “repatriar” alimentos para sus habitantes, invocando la autoficiencia –otrora tabú para el modelo capitalista anglosajón–, altera de raíz la naturaleza de esas mismas inversiones. En los años 50 y 60, las transnacionales agrícolas se dedicaban a ganar dinero cosechando alimentos básicos para venderlos en una plaza global. Ahora, afirma Kanayo Nwanze (Fondo Internacional para Desarrollo Agrícola, IFAD en inglés), una agencia de la ONU, “la seguridad alimentaria vuelve a primer plano en materia de inversiones sectoriales”.</p>
<p>A juicio de este africano, “hoy se busca tercerizar aún más el abasto de productos básicos. Por ende, la autosuficiencia de los países importadores es cuestionada por los funcionarios de la Organización Mundial de Comercio y las trasnacionales del negocio”.</p>
<p><strong> Otra campana </strong></p>
<p>Por supuesto, el próspero e influyente negocio de intermediación no se queda quieto. Su foro agrícola mundial, reunido en St. Louis hace poco más de un mes, se lanzó contra los Gobiernos “heterodoxos”. Operadores privados y funcionarios de países importadores presentes fueron claros: “muchos Gobiernos reconsideran sus actitudes en seguridad alimentaria y quieren elevar sus producciones locales. Nosotros creemos mejor hacer lo contrario. Sin flujos comerciales abiertos, la salud y la economía de los Estados se pone en riesgo”.</p>
<p>En realidad, el foro rechaza todo intento de emprender políticas proactivas por parte de los países importadores y sus proveedores, pues marginaría al poderoso cartel privado. Sería como crear una “OPEP agrícola”. Como ocurrió en las crisis petroleras de los años 70, los operadores del mercado agrícola quizá no puedan frenar una <em>cartelización</em> que los deje afuera, opuesta a la que ellos manejan vía mercado de futuros y opciones.</p>
<p>Con precios nuevamente firmes y restricciones comerciales impuestas hace un año todavía vigentes, en general los expertos sostienen que el “efecto África” y su contagio a otras zonas parece de largo aliento. “Opciones, medidas y decisiones adoptadas o en proceso de adoptarse –subraya el informe londinense– tendrán vastas consecuencias en todos los sectores implicados. Desde las economías centrales y en desarrollo a la vida cotidiana para miles de millones, el mundo seguirá cambiando por decenios”. En un plano concomitante, pero lejos de foros tan ortodoxos como el de St. Louis, la carrera por tierras cultivables también involucra un tema mucho más amplio y crítico: el agua potable, sus fuentes y sus riesgos de contaminación.</p>

<p>La voz de orden es &ldquo;sustentabilidad&rdquo;. La poblaci&oacute;n mundial sigue creciendo y los recursos son finitos. Hay que elevar el rendimiento de las cosechas, en principio con el mismo terreno cultivado. Adem&aacute;s de preservar el suelo para que lo hereden otras generaciones hambrientas. Para la FAO (Organizaci&oacute;n Mundial para la Agricultura y la Alimentaci&oacute;n), la fat&iacute;dica barrera de 1.000 millones de personas que padecen desnutrici&oacute;n en el mundo ser&aacute; superada en 2009 debido al impacto de la crisis econ&oacute;mica (53 millones de personas en Am&eacute;rica latina y el Caribe).</p>
<p>La segunda dimensi&oacute;n es sobre el uso de recursos gen&eacute;ticos. La discusi&oacute;n en torno a los cultivos transg&eacute;nicos contin&uacute;a a pesar de su inmensa difusi&oacute;n. Son cada vez m&aacute;s necesarios y su uso ser&aacute; m&aacute;s intenso en el futuro inmediato. Sin embargo, no se saldan las disputas en torno a la salud humana y a los presuntos efectos de los transg&eacute;nicos.</p>
<p>Finalmente, la tercera dimensi&oacute;n es la m&aacute;s relevante y la m&aacute;s extensa desde el enfoque de este informe. Se trata de la reinvenci&oacute;n de los alimentos y de la industria que los sustentan. De lo que no cabe duda es que, en el futuro, la biolog&iacute;a molecular y la gen&eacute;tica tendr&aacute;n m&aacute;s que decir. Est&aacute; en marcha una renovaci&oacute;n integral de la industria, sin precedentes. Con tendencias clave que definir&aacute;n h&aacute;bitos de consumo y gustos de los consumidores.</p>
<p>Tendencias como alimentos amigables con el ambiente; frescos, naturales y de la zona; seguros para su ingesti&oacute;n; alimentos prebi&oacute;ticos y fortificados que aseguren la salud digestiva; granos enteros; ingredientes simples y etiquetas claras; menos sal y endulzantes alternativos. El precio de los alimentos seguir&aacute; subiendo y este proceso provocar&aacute; desplazamientos desde alimentos frescos a congelados o enlatados.</p>
<p>En s&iacute;ntesis, toda la innovaci&oacute;n en h&aacute;bitos, gustos, percepciones, pero tambi&eacute;n en innovaci&oacute;n y desarrollo cient&iacute;fico.</p>
<p><strong> Disminuye el comercio </strong></p>
<p>El mundo, especialmente las econom&iacute;as centrales, gastar&aacute; un quinto menos en productos primarios de origen agr&iacute;cola. Seg&uacute;n el nuevo informe de la FAO, las cifras quedar&aacute;n lejos de los m&aacute;ximos de 2008, en parte por la baja de precios.</p>
<p>En los primeros pron&oacute;sticos sobre importaciones, la entidad se&ntilde;ala que sus costos (precios) ceder&aacute;n 22% del r&eacute;cord (US$ 1,015 billones) a 790.000 millones. Pero se advierte que &ldquo;las condiciones econ&oacute;micas en deterioro pueden acentuar la diferencias negativas. La capacidad de compra, ligada a ingresos en baja y paridades cambiarias inestables, afecta la disponibilidad de alimentos, por baratos que parezcan en el mercado mundial&rdquo;, afirma la perspectiva semestral.</p>
<p>El trabajo subraya que los precios realmente se mantuvieron sostenidos en muchos pa&iacute;ses subdesarrollados y emergentes. Al mismo tiempo, los abastos alimentarios en pa&iacute;ses pobres siguen amenazados por el desempleo estructural, bajos salarios y efectos de la crisis sist&eacute;mica occidental. Sin embargo, este a&ntilde;o ser&aacute; el tercero en valores de importaci&oacute;n y quedar&aacute; muy por encima (US$ 350/ 450.000 millones) del nivel en 2007.</p>
<p>Este pron&oacute;stico por dem&aacute;s el&aacute;stico vale inclusive tras el rebote de precios para porotos de soja, ma&iacute;z y trigo. Todos ellos marcaban el pico en ocho meses y, en promedio, estaban 50% sobre fin de diciembre. Pero, a criterio de la FAO, &ldquo;pese a esas fuertes alzas, ning&uacute;n insumo llegaba a&uacute;n a los m&aacute;ximos de 2008&rdquo;, encarnados en un barril de crudos a US$ 147,25/50 a mediados de julio. Sea como fuere, &ldquo;excluyendo malas cosechas, la econom&iacute;a alimentaria parece menos vulnerable de cuanto se esperaba&rdquo;.</p>

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades