Toronto, la prima buena de Silicon Valley

Canadá se ha convertido en un imán para el talento tecnológico, sea atrayendo a sus propios nacionales de vuelta al como logrando desviar el interés de millares de extranjeros por Silicon Valley para encaminarlos hacia Montreal, Vancouver o Toronto.

A algunos les seduce la imagen de Canadá como un paraíso liberal donde la diversidad, la inclusión y la humildad triunfan frente a la codicia y la intolerancia.

En un momento en que Donald Trump refuerza las fronteras de Estados Unidos y endurece la entrega de visas para técnicos extranjeros el primer ministro canadiense Justin Trudeau abre los brazos de Canadá aun más y promete recibir a 350.000 inmigrantes más para 2021. Como resultado de esa política Toronto sumó más empleos tecnológicos nuevos entre 2013 y 2018 que cualquier otro mercado norteamericano encuestado.

En tecnología la fuerza laboral es vista como diversa, reservada y amable. Si Silicon Valley premia los productos para el consumo capaces de crear tendencia, las startup de Toronto tienden a orientarse más hacia servicios y productos para empresas y gobiernos y menos atractivos al público en general. Si California produce “unicornios”, o sea compañías tecnológicas privadas valuadas en miles de millones de dólares, los techies canadienses hablan de crear “narvales”, que son pequeñas ballenas solitarias que surcan las aguas del Ártico.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades