Tim Cook busca repetir el milagro

Si hacemos un esfuerzo de memoria recordaremos que el iPhone debutó en 2007 pero no se convirtió en el exitazo que hoy conocemos sino hasta pasado un año, cuando Apple abrió su App Store y simplificó al extremo la posibilidad de que cualquiera bajara juegos y programas para su teléfono.

Fue entonces cuando el iPhone  dejó de ser un elegante teléfono que permitía hacer llamadas, escuchar música, ver videos y navegar por Internet  para convertirse en algo que podía hacer lo que a los desarrolladores se les ocurriera.

Parecería que Tim Cook tiene en mente algo parecido para el reloj. El próximo modelo del Apple Watch tendrá aplicaciones propias. Al dejar las manos libres a los desarrolladores para que creen aplicaciones poderosas Cook hará del Watch algo más que un reloj. El problema que tiene actualmente con el iWatch es que, si bien es inteligente, no es capaz de hacer nada que justifique su precio, que va desde los US$ 349 hasta los US$ 17.000 según los materiales empleados.

Pero así como el App Store transformó la suerte del iPhone, la aparición de aplicaciones propias para el reloj podrían  augurar un gran salto hacia adelante, con algo innovador y útil que haga que la gente salga corriendo a comprarse uno.

Lo que Apple está haciendo es permitir el acceso a su hardware y su software as desarrolladores externos, que son fundamentales para la adopción generalizada del Apple Watch. El reloj seguirá siendo caro, pero los servicios que brindará serán muchos y muy convenientes.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades