Tecnología mobile avanza en el retail

Aunque el primer teléfono con cámara fotográfica fue construido por Philippe Kahn en 1997 no sería hasta el año 2002 cuando se comenzarían a vender al público los primeros celulares con cámara incorporada. La revolución mobile comenzaba a dar sus primeros pasos. Por Matías Hilaire (*)

A sólo tres años de aquel lanzamiento, encontrar un celular sin cámara integrada era tan factible como el de una TV sin control remoto. La cámara de fotos fue entonces el primero de los pasos para la gran transformación que viviría la telefonía móvil.

En el 2003 llegarían los primeros smartphones de la mano de Blackberry integrando el correo electrónico como principal característica y cuando Steve Jobs presentó su iPhone un par de años más tarde, la suerte ya estaría echada y tendría lugar una de las adhesiones tecnológicas más vertiginosas de la historia de la humanidad.

Pero volviendo unos años atrás, fue en 2005 cuando estando a cargo del área de Category Management en Aguas Danone España, comenzaría a experimentar personalmente con el potencial que tendrían estos dispositivos mobile en retail.

De pronto, esta tecnología ofrecía construir un puente entre el trabajo de campo y el de los analistas que trabajaban desde la oficina. Los equipos de desarrollo comercial podían conocer cual era la realidad del mercado a través de la información que sus propios comerciales relevaban en el terreno desde sus Palms y con ella diseñar sus estrategias. Cabe aclarar que habitualmente esa información se manejaba con muestras estadísticas que suelen comprarse a grandes consultoras, pero esta vez la información llegaba de primera mano, personalizada y en lapsos de tiempo mucho más acotados.

A pesar de ello la incorporación de la tecnología mobile como una herramienta de uso diario tomaría su tiempo en implementarse. Las barreras de inversión en dispositivos y softwareeran altas, la adhesión a estas nuevas tecnologías no era rápida y todavía no se terminaba de captar el alcance y la importancia que tendría para la labor de los equipos comerciales en el día a día. Sin embargo como suele suceder con muchos de los avances tecnológicos, esos obstáculos fueron desapareciendo con el correr del tiempo. Los precios y costos de reposición de los dispositivos se redujeron, la oferta de software se incrementó y los usuarios comenzaron a familiarizarse más con el uso de los dispositivos, al punto que hoy esta tecnología ya se encuentra en los bolsillos de la gran mayoría de la población.

Vale realizar una primer pregunta: ¿Por qué todavía hay tantas empresas que no están aprovechando la oportunidad que estos dispositivos presentan?

 

Imperio de la inmediatez

 

Vivimos sumergidos en el mundo de la inmediatez. Si necesitamos información la conseguimos en segundos (cualquier información). Queremos comprar algún bien y en un instante podemos encontrar lo que queremos ya sea nuevo o usado. Compramos entradas para el cine, conciertos, teatros, sin desperdiciar un segundo haciendo una cola. El tiempo se convirtió en el commodity de mayor valor y buscamos la alternativa que nos satisfaga cualquier necesidad en el menor plazo posible. ¿Por qué entonces no trasladar esa filosofía a nuestras empresas?

Es importante no ignorarla y por esa razón, luego de una década trabajando en distintas empresas del retail hace seis años decidí embarcarme en el mundo del entrepreneur y liderar equipos que permitieran desarrollar soluciones mobile con el fin de mejorar la performance de las empresas.

No fue tarea sencilla ya que 2009 se vivía un contexto donde la tasa de penetración de los smartphones era de sólo un dígito, pero me permitió ser testigo de como año tras año las expectativas de crecimiento de este mercado superaban ampliamente las proyecciones más importantes. La revolución mobile había llegado para quedarse.

El arribo de las tablets abrió el juego aún más comenzando a reemplazar tareas que antes sólo podían hacerse mediante computadoras dada la inmensa ventaja de la rapidez y simplicidad con la que se podían resolver.

Hoy las oportunidades de explotación en cualquier dispositivo móvil es inmensa:

  • Catálogos digitales que eliminan costos de impresión y distribución, que permiten a los equipos comerciales llevar consigo las fichas logísticas actualizadas, imágenes de productos para cerrar publicaciones en folletos e incluso  contenido multimedia sobre las campañas publicitarias que los departamentos de marketing crean;
  • Aplicaciones mobile que reemplazan las Intranets en empresas y que permiten crear un canal de comunicación personalizado para los usuarios;
  • Herramientas de toma de pedidos;
  • Herramientas de relevamiento de información;
  • Herramientas para la digitalización de circuitos de autorización, etc.

Todo funcionando desde un teléfono o tablet y trabajando en sincronía con el sistema de administración que utiliza la empresa habitualmente.

Pero ¿cuál considero que debería ser la clave para que este tipo de herramientas tengan éxito dentro de una organización?

 

Claves de éxito

 

La primera y principal es que la adopción de estas herramientas les represente una solución u optimización a un problema. En los años que tengo de experiencia en el campo he visto varias empresas que habían invertido en herramientas de software que luego nadie utilizaba debido a que no eran necesarias para cambiar radicalmente los resultados de la compañía. Cuando el DVD remplazó al VHS el cambio en calidad fue abismal, pero el Blu-Ray no llegó a tener un alto grado de penetración debido en parte a que no fue un cambio sustancial como lo sería el anterior.

La segunda es que las herramientas deben ser de adhesión rápida. Es necesario evangelizar a los usuarios y para ello es clave que las aplicaciones sean intuitivas y que no requieran deninguna capacitación para poder ser utilizadas. El éxito de la implementación reside en el diseño de la interfaz. No hace mucho le escuché decir esto al director de sistemas en una de las empresas con las que trabajo “Tengo vendedores que todavía no saben usar el e-mail pero ya no pueden vivir sin la aplicación de toma de pedidos”. 

Una última reflexión: cierro con una frase que pronunciara Steve Jobs en su discurso en Stanford en 2005, donde dijo “Mis cosas favoritas en la vida no cuestan dinero. Esta claro que el recurso más importante que todos tenemos es el tiempo.”

(*) Emprendedor tecnológico. Presidente del Alumni de ESADE Argentina. @matthilaire.  matiashilaire@gmail.com

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades