¿Son viables los reactores nucleares pequeños?

Ahora se habla de reactivar la tecnología nuclear con reactores pequeños, más baratos y más seguros en la operación. Pero es improbable que ofrezcan energía lo suficientemente barata como para competir con el gas natural. 

El año pasado el Departamento de Energía de Estados Unidos anunció que daría  asistencia financiera de hasta US$ 452 millones a compañías que desarrollen oequeños reactores modulares, siempre que las empresas aportaran un monto equivalente a la ayuda. En noviembre anunció la primera gran ganador —Babcock & Wilcox, una fabricante de reactores para barcos y submarinos nucleares – y este mes pidió que presenten solicitudes para una segunda ronda de financiamiento. Se espera que el programa de financiamiento sea suficiente para certificar dos o tres diseños. 

Este nuevo financiamiento se suma a los cientos de millones de dólares que Babcock & Wilcox ya gastó en desarrollar su diseño de reactor de 180 megawatts, junto con una instalación de pruebas para confirmar sus modelos de reactor. Otras compañías también han invertido en reactores modulares pequeños, entre las cuales figuran Holtec, Westinghouse Electric y la startup NuScale. 

Los reactores nucleares que generan más de 1.000 megawatts pueden costar más de US$ 10.000 millones cada uno, una inversión fuera del alcance de muchas compañías.  Se supone que las plantas energéticas basadas en reactores pequeños, que producen aproximadamente 200 a 300 megawatts,  van a costar sólo unos pocos miles de millones, una inversión más manejable. 

El menor tamaño tiene otras posibles ventajas. Antes de decidir, por ejemplo, el lugar donde se va a levantar una planta nuclear tradicional, hay que prever una zona de prevención de 16 km a la redonda. Esa zona se reduciría a la mitad para una planta de reactor modular pequeño.  

Sin embargo, persisten cuestiones sobre la viabilidad de los reactores modulares pequeños. Si bien su costo inicial es menor que el los reactores grandes, podrían resultar más costosos por capacidad de kilowatt, y por kilowatt hora de energía generada. 

La esperanza es que, si se fabrican esos reactores masivamente, se logrará reducir los costos de fabricación. Pero si esos ahorros se van a hacer realidad es algo que no se sabe con certeza, No se sabe, por ejemplo, cuántos reactores hay que construir antes de lograr los ahorros de la gran escala. Tal vez, para que eso ocurra, el gobierno va a tener que ser el primer cliente, comprando los reactores para las bases militares o los laboratorios del gobierno. 

Pero aun en el caso de que puedan competir con la energía nuclear convencional, tal vez no puedan competir con las plantas de gas natural, especialmente en Estados Unidos, donde el gas natural es barato. Su éxito dependerá de la cantidad de empresas de servicios públicos que piensan que se tienen que proteger contra un posible aumento en los precios del gas natural  o cuánto las obligarán a reducir sus emisiones de dióxido de carbono. 
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades