Sober, Bagle.DR y los gusanos nuestros de cada día

Desde el miércoles 23 al mediodía, otra variante del gusano Sober desplaza a varios “competidores”: 70 a 90% de correos electrónicos portan el virus. Así sostienen empresas dedicadas al excelente negocio de la seguridad en Internet.

24 noviembre, 2005

Es tna fácil detrectarlo que uno se pregunta si los “hackers” son meros solipsistas adolescentes o sobran los navegantes lelos (apta traducción de “nerds” en este contexto). Se trata de un e-mail que afirma salir de la CIA o el FBI (nada menos) e intimida al receptor diciéndole que, se sospecha, se dedidca a visitar “sitios ilegales”, una categoría jurídicamente improbable en la Red.

Por supuesto, se le pide al ingenuo abrir el ícono adjunto, donde encontrará “ciertas preguntas que debe responder”. Automáticamente, el gusano se instala y dispara copias a todas las direcciones almacenadas en la PC (o el servidor, si la máquina está en una intrarred). Como el mesanje original carece de sustento, lo único que consigue el virus es multiplicarse y atosigar indiscriminadamente el ciberespacio.

Esta vez, Sober (“sobrio en inglés) no llega solo, sino en patota con el gusanoe Bagle.DR. Munido de adjuntos con nombres como Thomas.zip, Daniel.zip o Robert.zip, suelta un “caballo de Troya” –mal llamado “troyano”, porque los “hackers” son incultos al mango- en la máquina. Este programa puede generar hasta cien variantes del nombre en el archivo, para confudnir usuarios –lelos, claro- y a los propios antivirus (demasiado específicos para reaccionar velozmente).

Es tna fácil detrectarlo que uno se pregunta si los “hackers” son meros solipsistas adolescentes o sobran los navegantes lelos (apta traducción de “nerds” en este contexto). Se trata de un e-mail que afirma salir de la CIA o el FBI (nada menos) e intimida al receptor diciéndole que, se sospecha, se dedidca a visitar “sitios ilegales”, una categoría jurídicamente improbable en la Red.

Por supuesto, se le pide al ingenuo abrir el ícono adjunto, donde encontrará “ciertas preguntas que debe responder”. Automáticamente, el gusano se instala y dispara copias a todas las direcciones almacenadas en la PC (o el servidor, si la máquina está en una intrarred). Como el mesanje original carece de sustento, lo único que consigue el virus es multiplicarse y atosigar indiscriminadamente el ciberespacio.

Esta vez, Sober (“sobrio en inglés) no llega solo, sino en patota con el gusanoe Bagle.DR. Munido de adjuntos con nombres como Thomas.zip, Daniel.zip o Robert.zip, suelta un “caballo de Troya” –mal llamado “troyano”, porque los “hackers” son incultos al mango- en la máquina. Este programa puede generar hasta cien variantes del nombre en el archivo, para confudnir usuarios –lelos, claro- y a los propios antivirus (demasiado específicos para reaccionar velozmente).

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades