Sin nuevos gadgets, se reduce el mercado de IT

Se hace evidente en el CES en Las Vegas que este año no estará caracterizado por grandes lanzamientos. Sin embargo, con un retraso en el crecimiento de las empresas en economías emergentes, la innovación se vuelve cada vez más importante.

7 enero, 2014

Un dato ilustra la situación de achicamiento que está viviendo el mercado: en 2014, marcan estudios de la Consumer Electronics Association en el CES, las ventas de dispositivos caerán 1%, el primer quiebre respecto a una década de crecimiento sostenido.

 

No es un pronóstico optimista el que dan en el CES, una exposición en la que los pesos pesados de la tecnología intentan dejar con la boca abierta a la competencia presentando sus nuevos productos pero también sus nuevos desarrollos de cara al futuro. Casi todos tienen innovaciones con respecto a productos harto conocidos como las tabletas y los teléfonos inteligentes pero no hay todavía, alertó Steve Koening, director de analisis industrial del CEA, un killer device que actúe como driver para una nueva generación de dispositivos. En otras palabras: falta el equivalente al iPhone de Jobs. Esta falta de innovación podría ser fatal en un contexto de achicamiento de la demanda en economías emergentes.

 

Hay algunas innovaciones que están generando algo de ruido en la expo pero nada que tenga, todavía, un lugar para quitar de mercado. Están, por ejemplo, los relojes inteligentes y los termostatos activados por wifi. “Estamos esperando a que venga una nueva ola de innovación”, aclaró Koening.

 

Si la respuesta a los márgenes más acotados está en los mercados emergentes, habrá que reorientar la estrategia hacia dispositivos de gama baja. Esto hará que el volumen de ventas se mantenga pero a menor precio: podría bajar, en promedio, de US$ 444 en 2010 a US$ 297.

 

En 2013 el mercado dio buenas señales con un crecimiento de 3%, facturando US$ 1.06 billones (millones de millones); este año predicen que bajará a US$ 1.05 billones. En las economías industrializadas esto significa una baja de 4%; en las economías emergentes (que crecieron 9% el año pasado), será de 2%.

 

El problema es que los llamados BRICS y un puñado de países satélites están aflojando su crecimiento. Los asiáticos crecieron 15% en 2013 pero este año se espera que bajen a un magro 1%. No podía durar: el año pasado los consumidores desembolsaron US$ 282.000 millones en tecnología frente a los US$ 257.000 millones de Canadá y Estados Unidos. Pero si el crecimiento en ventas se  congela en estos mercados habrá que buscar sectores en donde la tecnología todavía no haya penetrado ampliamente. Para eso, los celulares necesitan ser baratos.

 

Pero tal vez la próxima ola no sea un dispositivo sino una serie de dispositivos que se  comuniquen entre ellos en donde lo que prime sea el servicio. Si los relojes inteligentes se vuelven un producto masivo entonces podrán hablar con los celulares inteligentes que hablan con nuestras cuentas en la nube. Así, algún día en el futuro próximo, un corredor usará un reloj que marque su pulso cardíaco y que le comunique, via su celular inteligente, a la cuenta de Netflix que es convenitete recomendar películas para bajar el stress. Y así, tal vez, sea la tecnología la que se adapte a nuestras necesidades silenciosamente y no, como hasta ahora, al revés.

 

 

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades