OptiGlobe y Global Crossing unen fuerzas

Ambas compañías desarrollarán una extensa red de fibra óptica para conectar progresivamente algunas ciudades de América latina con Estados Unidos y Europa.

OptiGlobe y Global Crossing anunciaron el comienzo de la utilización de una conexión de fibra óptica de alta capacidad para conectar los Internet Data Centers (IDCs) de OptiGlobe de quinta generación situados en las ciudades de San Pablo y Buenos Aires.

Esta es la primera vez que los principales IDCs de América latina se conectan por fibra óptica con múltiples puntos de peering T1 sobre el backbone de Internet en Estados Unidos.

La conexión forma parte de un convenio de capacidad e instalaciones suscripto por varios años, mediante el cual Global Crossing se compromete a proveer a OptiGlobe servicios de telecomunicaciones y de conectividad entre América del Sur y Estados Unidos.

La prestación de este servicio permite a los clientes de Brasil y la Argentina llegar a usuarios residentes en Europa y el gigante del norte.

“El impacto fue drástico e inmediato”, señaló Bob Rouse, presidente y CEO de OptiGlobe.

“El rendimiento es de nivel internacional; los usuarios de Estados Unidos y Europa obtienen tiempos de respuesta que resultan 70 % superiores cuando acceden a sitios hospedados en América latina”.

José Antonio Rios, presidente de Global Crossing para América latina y el Caribe, expresó que “el servicio que presta nuestra empresa constituye un ejemplo excelente del modo en que nuestra red global puede literalmente cambiar la forma de hacer negocios, ya que provee aplicaciones más eficaces y veloces”.

Global Crossing se encuentra plenamente operativa en la Argentina, Brasil, Chile, México y Panamá.

La compañía espera empezar a prestar servicios en Perú y Venezuela para el segundo trimestre de 2001, y ya ha solicitado licencia para operar en Colombia.

Las redes de Global Crossing conectarán algunas de las principales ciudades de la región, entre sí y con 200 de las ciudades más importantes de Estados Unidos, Europa y Asia.

OptiGlobe tiene su casa matriz en Bethesda, Estados Unidos, y está construyendo una extensa red de Internet Data Centers de quinta generación de nivel World Class en América latina.

La compañía tiene en funcionamiento dos instalaciones de IDCs, una en San Pablo, de 15.000 metros cuadrados; y otra en Buenos Aires, de 10.000 metros cuadrados de superficie.

Entre los inversores principales de la compañía se encuentran Telecom Partners, Norwest, Morgan Stanley, Merrill Lynch & Co., First Union, Bank Boston, Mellon Bank, EMC, AES, Banco Santander Central Hispano y Votoratim Venture Capital.

Global Crossing presta servicios a algunas de las compañías más importantes del mundo, mediante productos y servicios para el gerenciamiento de datos y voz.

Global Crossing opera en toda América, Europa y la región de Asia y el Pacífico.

OptiGlobe y Global Crossing anunciaron el comienzo de la utilización de una conexión de fibra óptica de alta capacidad para conectar los Internet Data Centers (IDCs) de OptiGlobe de quinta generación situados en las ciudades de San Pablo y Buenos Aires.

Esta es la primera vez que los principales IDCs de América latina se conectan por fibra óptica con múltiples puntos de peering T1 sobre el backbone de Internet en Estados Unidos.

La conexión forma parte de un convenio de capacidad e instalaciones suscripto por varios años, mediante el cual Global Crossing se compromete a proveer a OptiGlobe servicios de telecomunicaciones y de conectividad entre América del Sur y Estados Unidos.

La prestación de este servicio permite a los clientes de Brasil y la Argentina llegar a usuarios residentes en Europa y el gigante del norte.

“El impacto fue drástico e inmediato”, señaló Bob Rouse, presidente y CEO de OptiGlobe.

“El rendimiento es de nivel internacional; los usuarios de Estados Unidos y Europa obtienen tiempos de respuesta que resultan 70 % superiores cuando acceden a sitios hospedados en América latina”.

José Antonio Rios, presidente de Global Crossing para América latina y el Caribe, expresó que “el servicio que presta nuestra empresa constituye un ejemplo excelente del modo en que nuestra red global puede literalmente cambiar la forma de hacer negocios, ya que provee aplicaciones más eficaces y veloces”.

Global Crossing se encuentra plenamente operativa en la Argentina, Brasil, Chile, México y Panamá.

La compañía espera empezar a prestar servicios en Perú y Venezuela para el segundo trimestre de 2001, y ya ha solicitado licencia para operar en Colombia.

Las redes de Global Crossing conectarán algunas de las principales ciudades de la región, entre sí y con 200 de las ciudades más importantes de Estados Unidos, Europa y Asia.

OptiGlobe tiene su casa matriz en Bethesda, Estados Unidos, y está construyendo una extensa red de Internet Data Centers de quinta generación de nivel World Class en América latina.

La compañía tiene en funcionamiento dos instalaciones de IDCs, una en San Pablo, de 15.000 metros cuadrados; y otra en Buenos Aires, de 10.000 metros cuadrados de superficie.

Entre los inversores principales de la compañía se encuentran Telecom Partners, Norwest, Morgan Stanley, Merrill Lynch & Co., First Union, Bank Boston, Mellon Bank, EMC, AES, Banco Santander Central Hispano y Votoratim Venture Capital.

Global Crossing presta servicios a algunas de las compañías más importantes del mundo, mediante productos y servicios para el gerenciamiento de datos y voz.

Global Crossing opera en toda América, Europa y la región de Asia y el Pacífico.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades