Nuevo derrame de Petrobras

La estatal brasilera tuvo el tercer accidente en lo que va del año aunque aclaró que éste último fue supuestamente de poco volumen y que ya esta controlado.

3 octubre, 2000

(EFE).- Petrobras, que este año causó dos graves incidentes ambientales por derramamiento de crudo, fue responsable hoy (martes 3) de un nuevo accidente en la Bahía de Guanabara, que baña el puerto y las playas del norte de Río de Janeiro.

La empresa, que desde enero ha sido protagonista de varios accidentes similares en la Bahía de Guanabara, confirmó hoy su responsabilidad en el nuevo vertido, aunque aclaró que éste supuestamente fue de poco volumen y que ya está controlado.

Petrobras informó mediante un comunicado de que el derramamiento ocurrió en la madrugada de hoy en una operación de transferencia de petróleo de un carguero extranjero fletado por la empresa a una de las barcazas de la estatal.

El vertido, que la empresa pública no supo calcular pero que algunos de sus funcionarios cifran en apenas 100 litros de petróleo, generó una mancha de aceite debajo del arco central del puente que atraviesa la Bahía de Guanabara entre las ciudades de Río de Janeiro y Niteroi.

Según Petrobras, la mancha se limita a una “lámina superficial” que ya fue aislada por boyas y barreras de contención, y que está siendo extraída por las embarcaciones de la unidad de atención de emergencias de la empresa.

Fuentes de la Secretaría de Medio Ambiente de Río de Janeiro consultadas se negaron a comentar los datos suministrados por Petrobras y manifestaron que posteriormente divulgarán su propia evaluación.

“Nosotros no podemos confirmar que fueron sólo 100 litros de petróleo. En el sobrevuelo que hicimos calculamos que la mancha se extiende por unos 20.000 metros cuadrados y, cuando terminemos los análisis, podremos calcular la dimensión del vertido”, afirmó la fuente.

El nuevo accidente ocurre dos meses después de que la rotura de un oleoducto de Petrobras arrojara cuatro millones de litros de petróleo a un afluente del río Iguazú y generara la que es considerada como la mayor tragedia ambiental ocurrida en los últimos 25 años en Brasil.

En enero pasado, además, una fuga de un oleoducto submarino de Petrobras en la Bahía de Guanabara dejó escapar 1,3 millones de litros de petróleo y provocó otra catástrofe ambiental de graves consecuencias, especialmente para una delicada región de manglares en Río de Janeiro.

Petrobras, que este año ha sido multada en cerca de US$ 2 millones por su responsabilidad en ocho accidentes ambientales, creó en julio pasado una unidad especial para la atención de dichas contingencias.

(EFE).- Petrobras, que este año causó dos graves incidentes ambientales por derramamiento de crudo, fue responsable hoy (martes 3) de un nuevo accidente en la Bahía de Guanabara, que baña el puerto y las playas del norte de Río de Janeiro.

La empresa, que desde enero ha sido protagonista de varios accidentes similares en la Bahía de Guanabara, confirmó hoy su responsabilidad en el nuevo vertido, aunque aclaró que éste supuestamente fue de poco volumen y que ya está controlado.

Petrobras informó mediante un comunicado de que el derramamiento ocurrió en la madrugada de hoy en una operación de transferencia de petróleo de un carguero extranjero fletado por la empresa a una de las barcazas de la estatal.

El vertido, que la empresa pública no supo calcular pero que algunos de sus funcionarios cifran en apenas 100 litros de petróleo, generó una mancha de aceite debajo del arco central del puente que atraviesa la Bahía de Guanabara entre las ciudades de Río de Janeiro y Niteroi.

Según Petrobras, la mancha se limita a una “lámina superficial” que ya fue aislada por boyas y barreras de contención, y que está siendo extraída por las embarcaciones de la unidad de atención de emergencias de la empresa.

Fuentes de la Secretaría de Medio Ambiente de Río de Janeiro consultadas se negaron a comentar los datos suministrados por Petrobras y manifestaron que posteriormente divulgarán su propia evaluación.

“Nosotros no podemos confirmar que fueron sólo 100 litros de petróleo. En el sobrevuelo que hicimos calculamos que la mancha se extiende por unos 20.000 metros cuadrados y, cuando terminemos los análisis, podremos calcular la dimensión del vertido”, afirmó la fuente.

El nuevo accidente ocurre dos meses después de que la rotura de un oleoducto de Petrobras arrojara cuatro millones de litros de petróleo a un afluente del río Iguazú y generara la que es considerada como la mayor tragedia ambiental ocurrida en los últimos 25 años en Brasil.

En enero pasado, además, una fuga de un oleoducto submarino de Petrobras en la Bahía de Guanabara dejó escapar 1,3 millones de litros de petróleo y provocó otra catástrofe ambiental de graves consecuencias, especialmente para una delicada región de manglares en Río de Janeiro.

Petrobras, que este año ha sido multada en cerca de US$ 2 millones por su responsabilidad en ocho accidentes ambientales, creó en julio pasado una unidad especial para la atención de dichas contingencias.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades