Nueva hormona contra la osteoporosis

Los estudios están siendo realizados por un grupo de científicos del Hospital General de Massachussets. Esta enfermedad en los huesos afecta principalmente a las mujeres.

10 mayo, 2001

(EFE).- Los medicamentos que hoy existen contra la osteoporosis sólo logran frenar la pérdida de masa ósea, pero se acaba de encontrar una hormona humana que aumenta la densidad de los huesos y puede reducir las fracturas que sufren millones de personas.

Se denomina “hormona paratiroide” y es una sustancia segregada por cuatro pequeñas glándulas en el área del cuello, según explicaron ayer (miércoles 9) científicos del Hospital General de Massachusetts en la revista New England Journal of Medicine.

“La cuestión clave en la hormona paratiroide es que estimula la formación ósea de modo notable. Duplica, incluso, el ritmo normal”, según afirma Robert Neer, director del Centro de Osteoporosis del Hospital de Massachusetts.

La osteoporosis es una reducción de la masa ósea que se produce con la edad, pero avanza de modo más notorio en las mujeres por factores relacionados con la menopausia.

Los suplementos de calcio y vitamina D, y sobre todo la terapia con estrógenos, pueden ralentizar el avance de la osteoporosis, pero no permite recuperar la masa ósea perdida.

A diferencia de estos medicamentos, la “hormona paratiroide” promueve la formación de nueva materia ósea, afirman los investigadores.

En un estudio realizado con mujeres durante 21 meses, las que tomaron la hormona lograron una recuperación de la masa ósea de cerca de 13% más que quienes habían tomado un placebo, una sustancia que no contiene ningún principio activo.

Las fracturas por el deterioro de la masa ósea son especialmente comunes en algunas de las vértebras del área dorsal y lumbar.

Las paredes trabeculares, los tabiques que forman las células óseas, presentan numerosas oquedades que reducen su capacidad de soporte.

“La hormona paratiroide reduce el porcentaje de osteoporosis en mujeres que desarrollan una fractura vertebral entre 65 y 69%”, ha señalado Robert Neer.

Para ilustrar el modo en que funciona la hormona paratiroide, los investigadores la compararon con un recipiente de agua que pierde líquido a través de varias perforaciones.

Mientras que los medicamentos tradicionales pretenden reducir la cuantía de la fuga, el nuevo procedimiento actúa reponiendo el agua en mayores cantidades que las que se pierden.

El tratamiento a partir de la hormona paratiroide reduce el riesgo de desarrollar fracturas múltiples en las vértebras, y entre 35 y 40% el riesgo de fracturas en otras partes del cuerpo.

En las pruebas realizadas para comprobar los efectos de este nuevo tratamiento han participado un total de 1.637 mujeres en la post-menopausia.

Pese a los efectos positivos observados en el estudio, las pruebas se interrumpieron a los 18 meses, cuando se comprobó en otro estudio realizado con ratas que las dosis elevadas de la hormona paratiroide, suministradas durante dos años, causaban un crecimiento masivo de masa ósea y cáncer de huesos en los animales.

Según Robert Neer, los científicos realizaron una revisión intensiva sobre este caso y concluyeron que la toxicidad observada en el estudio de las ratas no predice los efectos que la hormona paratiroide puede tener en seres humanos.

En las personas que tienen glándulas paratiroides hiperactivas, que producen mayores cantidades de lo normal de la hormona paratiroide, no se produce un aumento de riesgo de cáncer de huesos.

Neer ha señalado que ninguna de las mujeres que ha participado en el estudio, o en otros anteriores, han desarrollado cáncer de huesos.

La compañía que patrocinó las pruebas ha reanudado sus estudios sobre la hormona y ha pedido a la Agencia de Fármacos y Alimentos (FDA) que autorice su uso como tratamiento médico contra la osteoporosis.

El responsable del estudio asegura que la hormona ha estimulado el crecimiento de masa ósea en todas las formas de osteoporosis conocidas, incluida la que afecta a los hombres y la inducida por los fármacos similares a la cortisona.

El Hospital General de Massachusetts ha investigado el papel de la hormona paratiroide desde hace más de 70 años, lo que permitió a sus científicos aislar sus componentes y sintetizarla para realizar estudios.

(EFE).- Los medicamentos que hoy existen contra la osteoporosis sólo logran frenar la pérdida de masa ósea, pero se acaba de encontrar una hormona humana que aumenta la densidad de los huesos y puede reducir las fracturas que sufren millones de personas.

Se denomina “hormona paratiroide” y es una sustancia segregada por cuatro pequeñas glándulas en el área del cuello, según explicaron ayer (miércoles 9) científicos del Hospital General de Massachusetts en la revista New England Journal of Medicine.

“La cuestión clave en la hormona paratiroide es que estimula la formación ósea de modo notable. Duplica, incluso, el ritmo normal”, según afirma Robert Neer, director del Centro de Osteoporosis del Hospital de Massachusetts.

La osteoporosis es una reducción de la masa ósea que se produce con la edad, pero avanza de modo más notorio en las mujeres por factores relacionados con la menopausia.

Los suplementos de calcio y vitamina D, y sobre todo la terapia con estrógenos, pueden ralentizar el avance de la osteoporosis, pero no permite recuperar la masa ósea perdida.

A diferencia de estos medicamentos, la “hormona paratiroide” promueve la formación de nueva materia ósea, afirman los investigadores.

En un estudio realizado con mujeres durante 21 meses, las que tomaron la hormona lograron una recuperación de la masa ósea de cerca de 13% más que quienes habían tomado un placebo, una sustancia que no contiene ningún principio activo.

Las fracturas por el deterioro de la masa ósea son especialmente comunes en algunas de las vértebras del área dorsal y lumbar.

Las paredes trabeculares, los tabiques que forman las células óseas, presentan numerosas oquedades que reducen su capacidad de soporte.

“La hormona paratiroide reduce el porcentaje de osteoporosis en mujeres que desarrollan una fractura vertebral entre 65 y 69%”, ha señalado Robert Neer.

Para ilustrar el modo en que funciona la hormona paratiroide, los investigadores la compararon con un recipiente de agua que pierde líquido a través de varias perforaciones.

Mientras que los medicamentos tradicionales pretenden reducir la cuantía de la fuga, el nuevo procedimiento actúa reponiendo el agua en mayores cantidades que las que se pierden.

El tratamiento a partir de la hormona paratiroide reduce el riesgo de desarrollar fracturas múltiples en las vértebras, y entre 35 y 40% el riesgo de fracturas en otras partes del cuerpo.

En las pruebas realizadas para comprobar los efectos de este nuevo tratamiento han participado un total de 1.637 mujeres en la post-menopausia.

Pese a los efectos positivos observados en el estudio, las pruebas se interrumpieron a los 18 meses, cuando se comprobó en otro estudio realizado con ratas que las dosis elevadas de la hormona paratiroide, suministradas durante dos años, causaban un crecimiento masivo de masa ósea y cáncer de huesos en los animales.

Según Robert Neer, los científicos realizaron una revisión intensiva sobre este caso y concluyeron que la toxicidad observada en el estudio de las ratas no predice los efectos que la hormona paratiroide puede tener en seres humanos.

En las personas que tienen glándulas paratiroides hiperactivas, que producen mayores cantidades de lo normal de la hormona paratiroide, no se produce un aumento de riesgo de cáncer de huesos.

Neer ha señalado que ninguna de las mujeres que ha participado en el estudio, o en otros anteriores, han desarrollado cáncer de huesos.

La compañía que patrocinó las pruebas ha reanudado sus estudios sobre la hormona y ha pedido a la Agencia de Fármacos y Alimentos (FDA) que autorice su uso como tratamiento médico contra la osteoporosis.

El responsable del estudio asegura que la hormona ha estimulado el crecimiento de masa ósea en todas las formas de osteoporosis conocidas, incluida la que afecta a los hombres y la inducida por los fármacos similares a la cortisona.

El Hospital General de Massachusetts ha investigado el papel de la hormona paratiroide desde hace más de 70 años, lo que permitió a sus científicos aislar sus componentes y sintetizarla para realizar estudios.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades