Microsoft ingresa al campo de las supercomputadoras

En realidad, todo empezó en enero. Por entonces, un equipo de la compañía se lanzó a buscar las mejores máquinas que podían comprar por hasta US$ 4.000 vía cualquier minorista en línea. Ganó NewEgg.com.

23 noviembre, 2005

La firma ofrecía una compuadora de 9,5 gigaflopes por una bicoca, US$ 3.630. Casie xactamente, la potencia que brindaba, en 1991, el superordenador Cray Y-MP. Claro, a cuarenta millones. Semejante contracción de costos en materia de computación es tanto oportunidad como desafío para Microsoft. Por eso, la compañía acaba de presentar su primer producto de alto desempeño, para operaciones financieras, técnicas y científicas.

Se trata de una versión del software ya instalado en el servidor Windows cluster 2003. La novedad llegará a los principales mercados durante el semestre próximo. Oviamente, el objeto es poner a disposición de usuarios especializados una forma simple de obtener “supercomputación” empleando sus PC Microsoft.

Ocurre que el mercado para computación de alto rendimientos está expandiéndose a mayor ritmo que el de servidores en general, según señala la consultoría International Data Corporation. En 2004, la participación de esa máquina pasó de 7 a 10% del mercado para servidores X86. En cuanto a Microsoft, su nuevo software se dirige a sistemas de hasta 64 procesadores, aunque puede ampliarse a máquinas más grande, si se lo vincula internamente vía conexiones (“clusters”) de alta velocidad.

La nueva estrategia es significativa. Sucede que, hasta ahora, la empresa se había mantenido fuera de ese segmento, dominado por sistemas Linux y Uniz (es decir, softwares de fuente abierta). De paso, Microsoft apoyará a diez instituciones dedicadas a supercomputadoras alredededor del mundo. Entre ellas, las situadas en Struttgart y Shanghai.

La firma ofrecía una compuadora de 9,5 gigaflopes por una bicoca, US$ 3.630. Casie xactamente, la potencia que brindaba, en 1991, el superordenador Cray Y-MP. Claro, a cuarenta millones. Semejante contracción de costos en materia de computación es tanto oportunidad como desafío para Microsoft. Por eso, la compañía acaba de presentar su primer producto de alto desempeño, para operaciones financieras, técnicas y científicas.

Se trata de una versión del software ya instalado en el servidor Windows cluster 2003. La novedad llegará a los principales mercados durante el semestre próximo. Oviamente, el objeto es poner a disposición de usuarios especializados una forma simple de obtener “supercomputación” empleando sus PC Microsoft.

Ocurre que el mercado para computación de alto rendimientos está expandiéndose a mayor ritmo que el de servidores en general, según señala la consultoría International Data Corporation. En 2004, la participación de esa máquina pasó de 7 a 10% del mercado para servidores X86. En cuanto a Microsoft, su nuevo software se dirige a sistemas de hasta 64 procesadores, aunque puede ampliarse a máquinas más grande, si se lo vincula internamente vía conexiones (“clusters”) de alta velocidad.

La nueva estrategia es significativa. Sucede que, hasta ahora, la empresa se había mantenido fuera de ese segmento, dominado por sistemas Linux y Uniz (es decir, softwares de fuente abierta). De paso, Microsoft apoyará a diez instituciones dedicadas a supercomputadoras alredededor del mundo. Entre ellas, las situadas en Struttgart y Shanghai.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades