La terrible realidad que nos circunda

Carole Cadwalladr hace en The Guardian una escalofriante demostración de cómo hay un esfuerzo concertado y efectivo por distorsionar lo que vemos en las frases que Google autocompleta y en los resultados de las búsquedas.

6 diciembre, 2016

Este, de verdad, es un artículo para leer con mucho cuidado todos los que a diario hacemos búsquedas en Internet para informarnos de lo que no conocemos. Lo que hizo Cadwalladr fue simplemente tirar del hilito para descubrir algo y luego entrevistar a una gran cantidad de especialistas con opiniones más autorizadas. La conclusión de todos: hay gente que dedica su vida a crear historias y mensajes falsos y mensajes de odio. Otra noticia peor: hay millones de personas susceptibles de creerlas.

 Mercado cita algunos de sus ejemplos pero también hizo sus propias búsquedas para comprobar lo que ocurre en idioma castellano.

 El experimento comenzó así: Cadwalladr fue a Google y en la pestaña para escribir la pregunta comenzó a escribir: “a-r-e” y luego “j-e-w-s”  y antes de terminar su consulta aparecieron las preguntas predictivas  que siempre aporta Google. Una de ellas era: Are jews evil? (¿Son malvados los judíos?)

 

Desde 2008 Google intenta anticiparse a la pregunta que uno puede estar queriendo hacer y ofrece una serie de alternativas. En este caso ofreció: ¿los judíos son una raza?, ¿los judíos son blancos?, ¿los judíos son cristianos? y finalmente los ¿judíos son malos?

 

Si eran malos no era la pregunta que pensaba hacer la periodista, pero apareció. Y como apareció, presionó Enter. Aparece la página de resultados a esa pregunta.

En la primera pantalla de resultados, 9 de 10 títulos confirman que son malos. El primero de todos, de un sitio llamado Listovative, se titulaba: “Top 10 Major Reasons Why People Hate Jews.”

 

Mercado hizo la pregunta ¿Los judíos son malos?

Resultados a esa pregunta:

En segundo lugar aparece un sitio “Por qué los judíos son tan malos y es la peor religión del mundo” ar.answers.yahoo.com /questions

En tercer lugar Un video en YouTube titulado “Los judíos son los más malos en la creación, monos bárbaros, cerdos”

Octavo lugar “Israel se convierte en el país más odiado del mundo (blog la información.com)

Noveno lugar: “Los palestinos(los buenos) y los judíos (los malos) desde el exilio” (desdeelexilio.com)

Más abajo:

“Cómo los judíos dominan el mundo” (stormfront.org), un sitio neonazi

Video en YouTube titulado “Los judíos controlan EU y el mundo entero”

La primera frase explicativa, empieza así: “los judíos, anticristianos por supuesto, son la sinagoga de Satanás, ya que tienen por padre al Diablo, y que el…”

“Las 9 familias que gobiernan el mundo” (www.iadcro.com)

“El poder oculto. De dónde nace la impunidad de Israel”. (www.bibliotecapleyades.net)

“Entendamos por qué los judíos dominan el mundo” (elpilon.com.co)

 

 A Google vamos todas las veces que queremos saber algo. El sitio maneja 63.000 búsquedas por segundo, o sea 5.500 millones por día. Su misión declarada es organizar la información del mundo y ponerla al alcance de todos. En este caso particular, quien quiera informarse sobre el judaísmo encuentra, en el segundo puesto de las respuestas de Yahoo, alguien que explica por qué es la peor religión del mundo.

No es ningún secreto que hay células nazis merodeando por la oscuridad. Pero se esconden a la vista de todos.

 

El orden en que aparecen los resultados influye mucho en la gente, dice Martin Moore, director del Centre for the Study of Media, Communication and Power en King’s College, Londres, quien ha escrito mucho sobre el impacto de las grandes compañías tecnológicas en las esferas políticas y civiles. “La forma en que vemos los resultados y el tipo de resultados que vemos en la página necesariamente influye en nuestra perspectiva. Las noticias falsas han puesto de manifiesto un problema mucho mayor. Estas compañías son demasiado poderosas y están comprometidas con la disrupción. Creían que sólo estaban alterando la política en forma positiva pero no pensaron en la parte negativa. Estas herramientas ofrecen un poder enorme. El lado oscuro de ese poder es que permite a la gente hacer mucho daño”.

Una segunda consulta de la periodista investigadora: “a-r-e w-o-m-e-n” y Google le ofrece solo dos alternativas. La primera es: “Are women evil?” presiona Enter y sí, son malas. Uno de cada diez resultados “confirma” que las mujeres son malas, incluyendo el primero, proveniente de un sitio llamado sheddingoftheego.com, que resalta en una cajita y en mayúsculas: “Toda mujer tiene algún grado de prostituta dentro de sí. Toda mujer tiene algo de maldad dentro de sí”.

 

Búsqueda similar en castellano: “Las  mujeres son…”

Frases predictivas que aparecen:

Las mujeres son como

Las mujeres son como la cerveza

Las mujeres son como el vino

 

Clic en “las mujeres son como” y aparece: “Las mujeres son como las corbatas” (www.literato.es)

En cuarto lugar: “Te cuento algo: las mujeres son como las manzanas” (nanotecuentoalgo.blogspot.com)

Video en YouTube: “Las mujeres son como las llaves”

Siguiente búsqueda:  “a-r-e m-u-s-l-i-m-s”. Y Google sugiere que hay que preguntar: “Are Muslims bad?” Y sí, son. Eso es lo que dicen los primeros seis resultados. Sin tipear nada más, sólo colocando el cursor en la caja de búsquedas, Google ofrece dos nuevas búsquedas. La primera es, “Islam is bad for society“. En la siguiente línea de sugerencias se ofrece: “Islam must be destroyed.”

Entonces, los judíos son malvados, los musulmanes deben ser erradicados. ¿Y Hitler? A googlear Hitler: “Was Hitler bad?” tipea Cadwalladr. El resultado que sale en la primera posición: 10 Reasons Why Hitler Was One Of The Good Guys“, cliquea en el link: “Nunca quiso matar a los judíos”; “se preocupó por las condiciones de los judíos en los campos de concentración”; “implementó reformas sociales y culturales.” Ocho de los otros diez resultados coinciden: Hitler no era tan malo.

Mercado lo buscó en castellano:

Ante la pregunta “¿Cómo fue/era Hitler?”

Las preguntas predictivas fueron

Cómo fue Hitler,

Cómo Hitler fue presidente

Cómo Hitler fue nombrado canciller

Cómo es Hitler

Entrando en las opciones aparecen:

“¿Quién fue Adolf Hitler?” (Taringa.net)

“17 curiosidades de Adolfo Hitler” (marcianosmx.com)

“Hitler se convierte en presidente de Alemania” (mxtuhistory.com)

“Información sobre Adolf Hitler” (informaciónde.info)

“La increíble personalidad de Adolf Hitler” (montevery.wordpress.com)

Cuando la consulta empezaba “Hitler fue…”

Respuestas predictivas, en este orden

Hitler fue bueno

Hitler fue malo

Hitler fue votado

Hitler fue pintor

Abriendo la primera pregunta predictiva — Hitler fue bueno– aparecen en primer lugar las preguntas de Yahoo

“¿Ustedes piensan que Hitler era bueno o malo?”

“¿Ustedes piensan que Hitler fue realmente el malo de la historia?”

“¿Y si Hitler era bueno?  Opinen”

“¿Quién fue Hitler? ¿Era bueno? ¿Qué hizo?”

 

En segundo lugar aparece

“El lado bueno de Hitler, lo que hay que ver” (morphreak.blogspot.com)

“El lado bueno de Hitler: hechos que no te contará la prensa” (https:/abidudus.wordpress.com)

Luego un video “¿Adolf Hitler fue realmente malo? Sionismo y WWIII las mentiras” 

“Esto es espantoso”, dice Danny Sullivan, director fundador de SearchEngineLand.com, uno de los expertos que más sabe de búsquedas. “Es como entrar a una biblioteca, pedir al librero un libro sobre Islam o Judaísmo y que te entreguen 10 libros de odio. Google está haciendo una tarea espantosa al entregar resultados como éstos.”

Consultado Google por Cadwalladr sobre esta aparente disfunción de las sugerencias que autocompletan consultas, la respuesta fue: nuestros resultados de búsquedas son un reflejo del contenido de toda la web. Esto quiere decir que a veces aparecen temas sensibles mal presentados. Pero esos resultados no reflejan las opiniones de Google o sus creencias. Como compañía, nosotros valoramos la diversidad de perspectivas, ideas y culturas”.

Pero parece que las implicancias del poder y el alcance de compañías como ésta recién ahora están despertando la conciencia  del público. Recién ahora parece que la gente comienza a darse cuenta del poder de Facebook, Google y YouTube para crear opiniones.

Jonathan Albright, profesor de comunicaciones de Elon University en Carolina del Norte, publicó hace poco una detallada investigación sobre cómo los sitios de derecha han difundido su mensaje. “Tomé una lista de esos sitios de noticias falsas que estaban circulando. Al principio tenía 306 y usé una herramienta como la que usa Google para  extraer de ellos los links y luego hice un mapeo con todos. Miré adónde iban esos links: a YouTube y a Facebook y entre cada uno, millones. No podía creer lo que estaba viendo”.

“Han creado una web que se está infiltrando por toda nuestra web. No es una conspiración. No hay ninguna persona que haya creado esto. Es un amplísimo sistema de cientos de sitios diferentes que están usando los mismos trucos que usan todos los sitios. Están enviando miles de links a otros sitios y todo esto junto ha creado un vasto sistema satelital de noticias de derecha y de propaganda que ha rodeado completamente el sistema de medios principal.

Él encontró 23.000 páginas y 1,3 millones de hipervínculos. “Facebook es solo el sistema de amplificación. Uno de los hoteles que alojan el virus para que se difunda. La mejor manera de describirlo es un ecosistema”. Como el cáncer, que crece y crece y cada vez se fortalece más”. Como si hubiera adquirido vida propia. Cuantas más personas buscan información sobre los judíos, más links verán que los llevan hacia sitios de odio y cuantas más personas cliqueen en esos links, más tráfico recibirán esos sitios, y cuantos más links acumulen, más respetables y autorizados parecerán. Esta es una economía circular del conocimiento que solo tiene un resultado: la amplificación del mensaje. Los judíos son maléficos. Las mujeres son maléficas. El Islam debe ser destruido, Hitler fue uno de los buenos.

“Lo que han hecho los sitios de noticias de derecha”, explica, “es lo que tratan de hacer casi todos los sitios comerciales. Tratan de encontrar los trucos para llegar a los primeros puestos en el ranking de páginas de Google. Burlan el algoritmo. Y mi mapa muestra que lo están haciendo muy bien. Los resultados arriba mencionados muestran que la derecha ha colonizado el espacio digital alrededor de estos temas — musulmanes, mujeres, judíos, el Holocauto, los negros– con mucha más eficiencia que la izquierda liberal.”

Internet funciona como una cámara de resonancia que sacia nuestro apetito por mentiras agradables y falsedades tranquilizadoras y se ha convertido en el desafío que define al siglo 21.

“Con respecto a la última campaña presidencial, usaron entre 40 y 50.000 variantes de publicidad por día, medían constantemente las respuestas y luego adaptaban y evolucionaban el contenido sobre la base de esas respuestas,” dice Martin Moore del Kings College. “Porque tienen tantos datos sobre los individuos y usan redes de distribución tan fenomenalmente poderosas que permiten que las campañas ignoren muchas de las leyes existentes. Todo se hace completamente opaco. Las noticias falsas son importantes pero son solo una parte del problema. Estas compañías han encontrado una forma de transgredir 150 años de legislación que hemos desarrollado para hacer nuestras elecciones justas y abiertas.”

“¿Esa propaganda microdirigida — actualmente legal– dio vuelta el voto Brexit? No tenemos manera de saberlo. ¿Los mismos métodos usados por la norteamericana Cambridge Analytica ayudaron a la victoria de Trump? De nuevo, no tenemos manera de saberlo. No nos damos cuenta de que la página de Facebook que estamos viendo, que la página de Google que nos trae resultados, que los avisos que estamos viendo, todo eso está siendo personalizado para nosotros. No lo vemos porque no tenemos nada con qué comparar. Y ni se está monitoreando, ni registrando ni regulando. Estamos dentro de una máquina y no tenemos forma de ver los controles. Ni siquiera nos damos cuenta de que hay controles”, dice Moore.

Rebecca MacKinnon, directora del Ranking Digital Rights Project de la New America Foundation, dice que la mayoría de nosotros ve la Internet como el aire que nos rodea y no la cuestionamos. Pero ese no es un paisaje natural. Los programadores y ejecutivos y editores y diseñadores, ellos hacen este paisaje. Son seres humanos y toman todas las decisiones.

¿Hay prejuicio metido en el sistema?, pregunta la periodista/investigadora. “Hay todo tipo de prejuicios. Y cuando uno mira el personal ve que está formado abrumadoramente por hombres, jóvenes, blancos, a veces asiáticos pero nunca ni negros ni hispanos. La visión del mundo de hombres jóvenes, blancos y ricos es la que informa todos estos juicios”.

 

 

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades