La banda ancha cambia la vida y genera empleo

No es fácil ni barato tender una red de banda ancha, pero su instalación cambia el destino de los lugares alejados.

El plan de infraestructura del presidente Biden incluye US$ 80.000 millones para conectar zonas alejadas del país a las redes de banda ancha de alta velocidad. Una de esas zonas es el condado de Jackson, en Kentucky. En todo el condado, de 347 millas cuadradas, hay un solo semáforo, pero el servicio de Internet con fibra óptica de alta velocidad rivaliza con el de cualquiera gran ciudad.

El plan del presidente recibió el nombre de American Jobs Plan por los puestos de trabajo que se van a crear para instalar la nueva infraestructura. La experiencia Kentucky demuestra el poder de las conexiones de fibra óptica para crear empleos luego de terminada la instalación. Cuando la fibra llegó a esas zonas aumentó el empleo a pesar del colapso de la principal industria, el carbón.

Pegado al Jackson County está el Owsley County, uno de los condados más pobres del país. Sin embargo, entre 2014 (cuando se completó la instalación de la red de fibra óptica) y 2019 el desempleo cayó 5%, más que en cualquier otro condado del estado. Hoy los residentes de Owsley y Jackson trabajan online, casi todos desde sus casas para compañías de todo tipo, incluidas, Amazon, Hilton y Apple. Tienen empleos profesionales, bien pagos como agentes de servicio al cliente, soporte técnicos y soporte de seguros de salud. La red, con solo 7.000 clientes, ha creado 1.100 empleos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades