Ironías en un insólito juicio por patente

British Telecom reclama para sí una patente sobre todos los “ratones” del mundo. La empresa británica radicó hace poco una demanda –ante un tribunal federal en Estados Unidos- adjudicándose la titularidad de la patente sobre hipervínculo.

14 marzo, 2002

Hipervínculo quiere decir el simple clic que lleva al navegante de una página web a otra — algo que se hace con el “ratón” o mouse de la PC. Por esa autoría la firma exige regalías a millones de usuarios. Pero la jueza sostiene que será muy difícil probar que una patente registrada en 1976 -más de diez años antes de aparecer la Red- valga para las computadoras actuales.

“El lenguaje es tan arcaico como el anglosajón antiguo”, dijo Colleen McMahon. “Comparar una máquina de 1976 con una de 2002 equivale a comparar una carreta con un jet”.

Por su parte, Albert Breneisen –avispado abogado de BT- arguye que “la estructura básica del vínculo sigue cubierta por la patente, actualizada en 1989. Antes de esa innovación, el usuario debía conocer e ingresar la dirección completa de la página siguiente”.

En las audiencias preliminares, los letrados de BT y Prodigy Communications (el proveedor de servicios por Internet, PSI, objeto directo del pleito) discutieron el significado de términos tan simples como central en “computadora central”.

“Central es una palabra común y no es necesario complicarse con lo que quiere decir”, exclamó la jueza al poner fin a una tenida donde abogados y técnicos habían recurrido inclusive a diapositivas y gráficos para explicar su significado.

En otra audiencia, Breneisen intentó identificar el “ratón” (mouse) con la “plantilla de comando” (

keypad) aludida en la patente original de BT. “Ambas tienen botones”, explicó Robert Perry, su asistente.

En una ocasión, mientras se discutía acaloradamente la diferencia entre terminales pasivas y activas, la jueza echó otro balde de agua fría. “Me temo que ustedes no se dan cuenta que el problema va a estar en los miembros mismos del jurado. Si las personas corrientes suelen tener dificultades para su propia PC ¿cómo explicarles la tecnología de los 70, cuando las máquinas “centrales” tenían el tamaño de un Buick pero su capacidad era muy inferior a la de cualquier aparatito manual de ahora?”

Si BT le gana a Prodigy, firma con sede en Tejas, podrá entablarles juicio a otros ISP (proveedores de acceso) y exigir cuantiosas regalías por licencias.

Algunos observadores no descartan esa posibilidad, habida cuenta que los abogados de Prodigy no parecen muy rápidos. Así, uno de ellos presentó en audiencia artículos escritos en alemán sobre tecnologías de hipervínculos existentes antes de la “invención” de BT.

Pero el letrado no fue capaz de leerlo en inglés y la jueza le espetó: “Sólo leo alemán cuanto canto Bach en el coro y nunca hacemos Schumann”. Doble ironía, pues ése era el apellido del abogado.

Hipervínculo quiere decir el simple clic que lleva al navegante de una página web a otra — algo que se hace con el “ratón” o mouse de la PC. Por esa autoría la firma exige regalías a millones de usuarios. Pero la jueza sostiene que será muy difícil probar que una patente registrada en 1976 -más de diez años antes de aparecer la Red- valga para las computadoras actuales.

“El lenguaje es tan arcaico como el anglosajón antiguo”, dijo Colleen McMahon. “Comparar una máquina de 1976 con una de 2002 equivale a comparar una carreta con un jet”.

Por su parte, Albert Breneisen –avispado abogado de BT- arguye que “la estructura básica del vínculo sigue cubierta por la patente, actualizada en 1989. Antes de esa innovación, el usuario debía conocer e ingresar la dirección completa de la página siguiente”.

En las audiencias preliminares, los letrados de BT y Prodigy Communications (el proveedor de servicios por Internet, PSI, objeto directo del pleito) discutieron el significado de términos tan simples como central en “computadora central”.

“Central es una palabra común y no es necesario complicarse con lo que quiere decir”, exclamó la jueza al poner fin a una tenida donde abogados y técnicos habían recurrido inclusive a diapositivas y gráficos para explicar su significado.

En otra audiencia, Breneisen intentó identificar el “ratón” (mouse) con la “plantilla de comando” (

keypad) aludida en la patente original de BT. “Ambas tienen botones”, explicó Robert Perry, su asistente.

En una ocasión, mientras se discutía acaloradamente la diferencia entre terminales pasivas y activas, la jueza echó otro balde de agua fría. “Me temo que ustedes no se dan cuenta que el problema va a estar en los miembros mismos del jurado. Si las personas corrientes suelen tener dificultades para su propia PC ¿cómo explicarles la tecnología de los 70, cuando las máquinas “centrales” tenían el tamaño de un Buick pero su capacidad era muy inferior a la de cualquier aparatito manual de ahora?”

Si BT le gana a Prodigy, firma con sede en Tejas, podrá entablarles juicio a otros ISP (proveedores de acceso) y exigir cuantiosas regalías por licencias.

Algunos observadores no descartan esa posibilidad, habida cuenta que los abogados de Prodigy no parecen muy rápidos. Así, uno de ellos presentó en audiencia artículos escritos en alemán sobre tecnologías de hipervínculos existentes antes de la “invención” de BT.

Pero el letrado no fue capaz de leerlo en inglés y la jueza le espetó: “Sólo leo alemán cuanto canto Bach en el coro y nunca hacemos Schumann”. Doble ironía, pues ése era el apellido del abogado.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades