Invertir en Big Data: la realidad desmitificada

La cuestión es: cuántos directivos empresariales tienen en claro – o al menos alguna base elemental - del valor de esta idea en el desarrollo de sus negocios. Mientras los llamados “científicos de datos” difieren sobre su alcance y utilidad, la respuesta de una investigación es: 60% de los consultados no tiene en claro este concepto.

Eduardo Poggi – profesor de la Maestría en Explotación de Datos y Descubrimiento del Conocimiento- dice que “la industria de TI lo ha tomado como la nueva ola que le permite vender nuevo software, viejo software reciclado y mucho hardware. También lo han tomado ciertos actores sociales aumentando la borrosidad del término. Como suele suceder con estas cosas, el tiempo le irá dando su verdadera dimensión. Pero mientras tanto el tema está y sería necio ignorarlo. Es más, desde la Academia deberíamos hacer un esfuerzo para tratar de encauzarlo.”

Esta opinión forma parte de la investigación que sobre este tema realizara el periodista Mario Lia, y que se publicará completa en la próxima edición de mayo.

Es que es el tema del momento en IT. Todos los enfoques relacionados con “Big data” dan cuenta de iniciativas que crean brillantes oportunidades para el mundo de los negocios y para la gente de IT. Pero a la par, hay que lidiar, entender y manejar los desafíos que plantea.

La inversión global en este rubro siguió aumentando, con 68% de las empresas consultadas afectando recursos a esta tecnología. Todo lo que se conoce como business analytics, el concepto que agrupa a business intelligence y performance management, fue la inversión crucial a lo largo de todo el año.

Durante el año pasado, se calcula que el mercado de plataformas en business intelligence ha representado una inversión de US$ 14.100 millones. Lo cierto es que Big data implica enormes cambios y viene muy de la mano de la Internet of Everything (y que comprende conexiones entre personas, procesos y máquinas): qué hacer con ese inmenso volumen de información que viene de sensores pegados a todos los artefactos imaginables, qué hacer con la información que los clientes o proveedores están posteando en Twitter o Facebook o las búsquedas que están haciendo en Google o los videos que alguien está poniendo en Youtube, o lo que están diciendo de sus empresas en sus CV los usuarios de Linkedin o la montaña de presentaciones en powerpoint que anda por la red o incluso toda la información en mails o facturas o pedidos que las firmas tienen del cliente. Para cada una de estas fuentes de información desestructurada están apareciendo plataformas de búsqueda y ordenamiento de datos.

Hay quienes dicen que esta argumentación es ya es una visión vieja: big data debería ser para transformar el negocio, no solo para gestionarlo. Y mucho menos para hacer reporting: debe tener una dimensión predictiva.

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades