Internet: va terminándose el predominio norteamericano

Inventada por ingenieros estadounidenses en los 70, la Red abarca ya todo el planeta. Durante más de 30 años, el grueso del tráfico se realizaba por la entonces mayor economía mundial. Aun mensajes entre dos puntos externos pasaban por ahí.

2 septiembre, 2008

<p>Por supuesto, tecn&oacute;logos y expertos en ciberespacio sab&iacute;an que era imposible para Estados Unidos mantener la hegemon&iacute;a por siempre (lo mismo sucede en geopol&iacute;tica). La naturaleza misma de internet y la ausencia de un nodo central conspiran contra esa tendencia hoy en lento reflujo.</p>
<p>Por ende, el equilibrio de poder comienza a desplazarse y los datos fluyen fuera del &aacute;mbito norteamericano. El fen&oacute;meno, sin duda, puede acarrear consecuencias en materia de inteligencia (en particular, espionaje disfrazado de seguridad), poder militar &ndash;justamente el problema actual de Washington- y peso pol&iacute;tico. De hecho, Red descentralizada equivale a mundo multipolar.</p>
<p>La burocracia profesional se muestra inquieta por el proceso. &ldquo;La globalizaci&oacute;n de las telecomunicaciones nos da una enorme ventaja v&iacute;a predominio en internet. No podemos renunciar a esa ventaja&rdquo;. Esto sosten&iacute;a hace ya dos a&ntilde;os Michael Haydn el criticado jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA en ingl&eacute;s), exponiendo ante el senado.</p>
<p>Por cierto, ejecutivos del sector inform&aacute;tico &ndash;un intangible, no una &ldquo;industria&rdquo;- y funcionarios admiten que el tr&aacute;fico, cifrado en conexiones dentro de EE.UU., es o era una ventaja clave. A fines de 2005, verbigracia, una entidad a&uacute;n m&aacute;s criticada que la CIA, la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) present&oacute; un programa en conjunto con empresa de comunicaciones para interceptar comunicaciones del exterior por internet. M&aacute;s o menos lo que China empez&oacute; a hacer con los correos electr&oacute;nicos tiempo antes de la olimp&iacute;adas m&aacute;s vigiladas de la historia.</p>
<p>En ambos casos y los de otros gobiernos, tecn&oacute;logos de la Red y defensores del derecho a la privac&iacute;a creen que los &ldquo;excesos de inteligencia&rdquo; se relacionan con el desplazamiento de internet a la Uni&oacute;n Europea (la mayor econom&iacute;a global), Canad&aacute;, Sud&aacute;frica, Australia y unos pocos pa&iacute;ses latinoamericanos. En el extremo opuesto, China e India atraen tr&aacute;fico por la densidad de usuarios, el desarrollo econ&oacute;mico y el atractivo de los idiomas locales.</p>
<p>Pero las obsesiones de George W. Bush (desde septiembre de 2001) resultaron en un producto emblem&aacute;tico, la &ldquo;ley patri&oacute;tica&rdquo;. &Eacute;sta transgrede la intimidad de las personas &ndash;sin molestar gran cosa a Osama Bin Laden o sus &eacute;mulos- y espanta a empresas que no quieren acumular datos sobre clientes y negocios en esa jurisdicci&oacute;n. &ldquo;Mucha de esa informaci&oacute;n se capta sin tener en cuenta normas ni procedimientos legales&rdquo;, afirma Mark Rotenberg, del centro para privac&iacute;a electr&oacute;nica (Washington), una organizaci&oacute;n no gubernamental.</p>
<p>En el plano internacional, cada vez m&aacute;s pa&iacute;ses advierten que su dependencia de otros para operar en internet los torna vulnerables. En especial, cuando intervienen los grandes prestadores de servicios en el ciberespacio con sede en EE.UU. Todo ello lleva a juegos malabares con las rutas &ndash;colectivamente bautizados &ldquo;trombones&rdquo;, aludiendo al instrumento alargable a voluntad. El truco permite al tr&aacute;fico entre dos ciudades del mismo pa&iacute;s eludir EE.UU.</p>
<p>La soluci&oacute;n no carece de espinas, como se vio en agosto cuando piratas separatistas atacaron y silenciaron sitios web del gobierno georgiano. Fue f&aacute;cil, pues ese tr&aacute;fico se realiza v&iacute;a portales rusos y turcos, como sistema para no pasar por sitios norteamericanos. Ahora, se espera la activaci&oacute;n de una tercera ruta, v&iacute;a cable submarino entre Georgia y Bulgaria por el mar Negro.</p>
<p>Sea como fuere, la red global de datos va saliendo del contralor estadounidense. Vale decir, de las compa&ntilde;&iacute;as que operan desde ese territorio y cooperan con una inteligencia federal acromeg&aacute;lica y poco eficaz. Por de pronto, China, India, Vietnam o Brasil encaran granes inversiones en tecnolog&iacute;a de punta, clave para el futuro de internet en un contexto multipolar.</p>

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades