Intel invierte en Costa Rica

La gerente general de Intel en Costa Rica, Pat Raburn, dijo que “es la primera inversión que la empresa hace en la región de América latina”.

(EFE).- La multinacional estadounidense de microprocesadores Intel anunció ayer (jueves 9), que invertirá en la empresa costarricense Art in Soft, proveedora de tecnologías innovadoras para empresas.

La gerente general de Intel en Costa Rica, Pat Raburn, dijo que “es la primera inversión que Intel Capital hace en la región de América Latina”.

La inversión, cuyo monto ninguna de las empresas quiso divulgar, forma parte del programa Intel Capital, que implementa actualmente la multinacional con 550 compañías en el mundo, con una inversión de US$ 3.700 millones, explicó Raburn.

La inversión en Art in Soft está diseñada para apoyar los planes de desarrollo de la infraestructura de redes de Intel para la Arquitectura de Intercambio (Internet Exchange Architecture) en el área de la telecomunicación.

El convenio suscrito también busca promover tecnologías innovadoras, ayudar al desarrollo de estándares en la industria y el crecimiento de Internet.

Art in Soft nació en 1993 en una finca cafetalera de la mano de empresarios y jóvenes estudiantes, según cuenta su presidente, Carlos Araya presidente.

Actualmente cuenta con doscientos ingenieros y científicos.

La firma costarricense desarrolló la aplicación informática “Freedom”, considerada por los expertos “como una gran transformación digital, pues permite a las empresas liberarse de sus ataduras informáticas y evolucionar más rápida y económicamente reutilizando sus recursos”, según Araya.

“Nos sentimos orgullosos, pues hemos demostrado que podemos producir más que café y bananos, y que Costa Rica puede generar también ciencia básica, alta tecnología, servicios y empresas de calidad mundial”, sostuvo.

Costa Rica cuenta con alrededor de 150 empresas productoras de software, que emplean a unas 4.000 personas.

El 85% exporta sus productos, según datos de la Cámara de Productores de Software de Costa Rica (Caprosoft).

Aunque no se disponen de datos actualizados, fuentes empresariales señalan que las ventas al exterior del software costarricense asciende a unos US$ 200 millones.

La llegada de Intel a Costa Rica en 1998 y la apertura de su segunda planta en 1999 supuso un impacto favorable sobre la tasa de crecimiento del país.

La multinacional abrió en Costa Rica un centro para el ensamblaje y prueba de microprocesadores Pentium y Pentium Pro en instalaciones de 60.000 metros cuadrados, como parte del programa de atracción de inversiones que promovió el ex presidente de Costa Rica, José María Figueres (1994-1998).

(EFE).- La multinacional estadounidense de microprocesadores Intel anunció ayer (jueves 9), que invertirá en la empresa costarricense Art in Soft, proveedora de tecnologías innovadoras para empresas.

La gerente general de Intel en Costa Rica, Pat Raburn, dijo que “es la primera inversión que Intel Capital hace en la región de América Latina”.

La inversión, cuyo monto ninguna de las empresas quiso divulgar, forma parte del programa Intel Capital, que implementa actualmente la multinacional con 550 compañías en el mundo, con una inversión de US$ 3.700 millones, explicó Raburn.

La inversión en Art in Soft está diseñada para apoyar los planes de desarrollo de la infraestructura de redes de Intel para la Arquitectura de Intercambio (Internet Exchange Architecture) en el área de la telecomunicación.

El convenio suscrito también busca promover tecnologías innovadoras, ayudar al desarrollo de estándares en la industria y el crecimiento de Internet.

Art in Soft nació en 1993 en una finca cafetalera de la mano de empresarios y jóvenes estudiantes, según cuenta su presidente, Carlos Araya presidente.

Actualmente cuenta con doscientos ingenieros y científicos.

La firma costarricense desarrolló la aplicación informática “Freedom”, considerada por los expertos “como una gran transformación digital, pues permite a las empresas liberarse de sus ataduras informáticas y evolucionar más rápida y económicamente reutilizando sus recursos”, según Araya.

“Nos sentimos orgullosos, pues hemos demostrado que podemos producir más que café y bananos, y que Costa Rica puede generar también ciencia básica, alta tecnología, servicios y empresas de calidad mundial”, sostuvo.

Costa Rica cuenta con alrededor de 150 empresas productoras de software, que emplean a unas 4.000 personas.

El 85% exporta sus productos, según datos de la Cámara de Productores de Software de Costa Rica (Caprosoft).

Aunque no se disponen de datos actualizados, fuentes empresariales señalan que las ventas al exterior del software costarricense asciende a unos US$ 200 millones.

La llegada de Intel a Costa Rica en 1998 y la apertura de su segunda planta en 1999 supuso un impacto favorable sobre la tasa de crecimiento del país.

La multinacional abrió en Costa Rica un centro para el ensamblaje y prueba de microprocesadores Pentium y Pentium Pro en instalaciones de 60.000 metros cuadrados, como parte del programa de atracción de inversiones que promovió el ex presidente de Costa Rica, José María Figueres (1994-1998).

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades