Intel compra Altera en US$ 17.700 millones

Intel, la fabricante del chips más grande del mundo, está demasiado pegada al mundo de las PC. A falta de crecimiento orgánico, busca la fusión para crecer en el mundo móvil. Y lo hace con Altera.

Intel Corp. Acordó comprar Altera Corp., otra fabricante de procesadores basada en San José, California, en lo que constituye el último capítulo de una serie de fusiones y adquisiciones en el sector de los semiconductores..

 

Los accionistas de Altera recibirán aproximadamente US$ 54 por acción, un precio que la compañía había rechazado en abril durante una de las muchas conversaciones que precedieron a la decisión. Ese valor es casi 56% más alto que el que cotizaba Altera antes de que se hablara de la operación con Intel.

 

Las oferta de Intel continúa una ola de consolidaciones en la industria de los semiconductores en un momento en que las empresas buscan nuevas fuentes de crecimiento de ingresos. Los grupos de semiconductores que fabrican chips para teléfonos inteligentes, están sufriendo la presión de compañías como Apple y Samsung en precios. Piensan que juntándose tendrán mayor poder de negociación y podrán expandirse en un momento en que el crecimiento orgánico es lento.

 

Los chips de Altera se usan en telecomunicaciones y equipos inalámbricos además de hardware militar, automotor, aplicaciones industriales y redes, que constituyen un área de gran crecimiento. Sus mayores clientes son dos grupos de telecomunicaciones: Huawei de China y Ericsson de Suecia.

 

El valor de esta operación se ubica en tercer lugar entre las que se han producido en la tan fragmentada industria del chip este año. Avago Technologies acordó la semana pasada comprar Broadcom Corp. en US$ 37.000 millones, la operación más grande que se ha hecho desde finales de los 90, cuando explotó la burbuja.

 

En marzo NXP, de los Países Bajos, aceptó comprar Freescale en alrededor de US$ 11.800 millones.

 

La compra de Altera podría ayudar a Intel a defender su negocio más rentable, que es proveer chips para los servidores que se usan en data centers. Mientras la venda de semiconductores para PC van cayendo a medida que los consumidores usan más tabletas y teléfonos inteligentes para conectarse a Internet, los centros de datos que hacen falta para procesar toda esa información y los servicios para los dispositivos móviles están reclamando más procesadores Intel de alto desempeño y aumentando rentabilidad

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades