Innovar y educar van de la mano

En el sector tecnológico existe una idea compartida por casi todos: no hay escasez de personas ni ideas creativas. En muchas áreas, como software o biotecnología, los avances son más rápidos que la capacidad de los técnicos para aplicarlos.

A criterio del mensuario Technology Review, el problema no radica en aumentar la creatividad del factor humano, sino a contar con equipos de personas capaces de asimilar y aplicar productivamente las innovaciones. Curiosamente, fue el exceso de buenas ideas lo que dio origen a un marcado déficit de equipos humanos en condiciones de determinar con qué rapidez y eficiencia en costos se pueden aplicar esas novedades.

Ejemplos no faltan. Hace 30 años, la computadora de mesa o escritorio fue una innovación brillante; pero hoy es un lío inmanejable y todo el mundo está buscando mejores maneras de procesar dato en menor tiempo. Ahora bien ¿funciona esto como una metáfora útil?…

“No”, responde el experto Stephen Reiss. “No se penetra en un espacio tridimensional para organizar archivos de texto. Para eso alcanza con usar una jerarquía lineal. Entonces, la clave –con vistas al futuro cercano- es mejorar las rutinas de trabajo”. El punto remite al grado de confianza que inspiren los sistemas,las redes y los aparatos. Cuando usamos un procesador de texto, no nos gusta la idea de que podríamos perderlo todo por culpa de un virus.

Muchos problemas –opina el analista Timothy Aldrich- se relacionan que la interfaz que utilizamos. “Los progresos que podrían cambiar la idea que hoy tenemos de la PC se parecen a una red semántica. Necesitamos aparatos y aplicaciones que deduzcan dónde archivar cosas y, luego que aprendan la mejor vía de recobrarlas”.

A criterio del mensuario Technology Review, el problema no radica en aumentar la creatividad del factor humano, sino a contar con equipos de personas capaces de asimilar y aplicar productivamente las innovaciones. Curiosamente, fue el exceso de buenas ideas lo que dio origen a un marcado déficit de equipos humanos en condiciones de determinar con qué rapidez y eficiencia en costos se pueden aplicar esas novedades.

Ejemplos no faltan. Hace 30 años, la computadora de mesa o escritorio fue una innovación brillante; pero hoy es un lío inmanejable y todo el mundo está buscando mejores maneras de procesar dato en menor tiempo. Ahora bien ¿funciona esto como una metáfora útil?…

“No”, responde el experto Stephen Reiss. “No se penetra en un espacio tridimensional para organizar archivos de texto. Para eso alcanza con usar una jerarquía lineal. Entonces, la clave –con vistas al futuro cercano- es mejorar las rutinas de trabajo”. El punto remite al grado de confianza que inspiren los sistemas,las redes y los aparatos. Cuando usamos un procesador de texto, no nos gusta la idea de que podríamos perderlo todo por culpa de un virus.

Muchos problemas –opina el analista Timothy Aldrich- se relacionan que la interfaz que utilizamos. “Los progresos que podrían cambiar la idea que hoy tenemos de la PC se parecen a una red semántica. Necesitamos aparatos y aplicaciones que deduzcan dónde archivar cosas y, luego que aprendan la mejor vía de recobrarlas”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades