Hacia una tecnología fácil de usar

¿Quién de nosotros no se encontró con la dificultad de entender complicados diagramas en el manual de uso de un electrodoméstico, plagados de letras como referencias, que nos tentó a  comenzar a utilizarlo sin hacer una lectura previa de las indicaciones?

15 octubre, 2014

Por la Dra. Leticia Gómez, Directora del CIHDU (Centro de Interacción Hombre-Dispositivo y Usabilidad) del ITBA

 

Pues bien, el avance de la tecnología se apiadó de los mortales y surgió el concepto de Usabilidad (Usability), un neologismo que en la interacción hombre-dispositivo (HDI) se refiere a la facilidad y la elegancia con que se diseña la interfaz de interacción. Esto abarca desde el diseño de los controles de una cafetera express, hasta los menúes y botones de un sitio Web accedido desde dispositivos móviles.

 

Para estudiar la facilidad de uso de cierto dispositivo se analiza el grado de alcance de ciertos “atributos de calidad”, pudiendo aplicarse dos estrategias complementarias: evaluación heurística y evaluación empírica. La primera sólo involucra expertos en “Usabilidad”, especialmente capacitados para tal fin, y la segunda, en cambio, incorpora también a los usuarios finales, quienes aportan sus sensaciones y opiniones.

 

Si bien el estudio de la facilidad de uso en informática lleva ya varias décadas, la falta de capacitación en el área deriva en la inversión de tiempo para diseño de interfases que no siempre resultan orientadas a los verdaderos usuarios finales. Podemos decir que el Diseño Centrado en el Usuario (UCD) y la facilidad de uso son dos temas candentes en la actualidad. Debido al fuerte impacto que este tema tiene para la sociedad es necesario incluir en los planes de estudio de las carreras de Ingeniería en Informática materias específicas sobre HDI y avanzar en la capacitación e investigación de esta disciplina en todo el país.

 

No podemos dejar de citar que, las nuevas posibilidades intuitivas de interacción a través de gestos, tales como realizar un zoom desplazando dedos sobre una pantalla, están modificando las experiencias de usuario (UX).

 

Pero eso no es todo, ahora cabe el desafío de aprovechar pequeños dispositivos equipados con sensores de proximidad, temperatura, movimiento, para facilitar el diseño con interacciones humanas, cada vez más prácticas y sencillas. Nos basta con pensar que el gesto más natural de un usuario para barajar cartas de un Truco Virtual seria agitar el celular.

 

Desde el CIHDU estamos trabajando en la definición de esos gestos naturales, que deberían hacer más sencilla la interacción con aplicaciones en dispositivos móviles. El desafío actual es su reconocimiento en tiempo real.

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades