Google nos sigue aunque no queramos

Google se las ingenia para saber adónde vamos aun cuando explícitamente le decimos que no queremos decirle.

Una investigación realizada por Associated Press descubrió que muchos de los servicios de google en dispositivos Android y en iPhones almacenan nuestros datos de ubicación aun cuando hemos usado los recursos de privacidad que le impiden localizarnos.

 

Un grupo de investigadores en ciencias de la computación de la universidad de Princeton confirmaron que los descubrimientos de AP son correctos.

 

En general Google pide permiso para usar nuestra información de ubicación. Una app como Google Maps nos recuerda si permitimos el acceso a la ubicación cuando la usamos para navegar. Si le decimos que puede registrar nuestra ubicación, Google Maps muestra esa historia en una línea de tiempo que mapea nuestros movimientos diarios.

 

Almacenar nuestros viajes minuto a minuto trae riesgos de privacidad. Eso ha sido usado por la policía para determinar la ubicación de sospechosos. Entonces la compañía nos permite “pausar” con lo que se llama Location History.

 

Google dice que eso impide a la compañía recordar dónde hemos estado. Eso no es verdad. Aun con Location History pausada, algunas apps de google automáticamente almacenan datos de ubicación y hora sin preguntar.

 

Todo esto ha sido descubierto por AP y confirmado por los científicos. Google tiene muchos recursos para explicar que los usuarios tienen varias aplicaciones que pueden usar para impedir que se los localice, pero según las investigaciones, todas ellas pueden ser burladas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades