Google de cacería en Wall Street

Google le acaba de birlar a Morgan Stanley su directora financiera ofreciéndole un premio de US$ 70 millones, más del doble de lo que ganó en cuatro años. Las tecnológicas son hoy más poderosas que los bancos.

Ruth Porat , CFO de Morgan Stanley desde 2010, es ampliamente considerada la mujer más poderosa de Wall Street. Google, en realidad, le paga US$ 70 millones para que se vaya de Morgan Stanley y además le ofrece un bono de US$ 5 millones para complementar su salario inicial de US$ 650.000. Para que quede más claro: en 2015 la ejecutiva recibirá una remuneración total de US$ 30.650.000, compuestos por US$ 650.000 de salario básico, un bono unitario de US$ 5 millones y US$ 25 millones en acciones que serán otorgadas en diciembre. Al año siguiente al salario se le sumará una bonificación bienal de US$ 40 millones que recibirá entre 2016 y 2019.

 

Estas cifras empequeñecen lo ganado por Porat en los últimos años, durante los cuales Wall Street, con problemas de imagen derivados de los excesos que provocaron la crisis, no paga cantidades excesivas a casi nadie.

Silicon Valley, en cambio, vive otra historia. Hoy tiene más músculo que los bancos y va por más. Google lo demuestra.

 

El año pasado hubo otro ejemplo. Anthony Noto dejó su alto cargo en Goldman Sachs para convertirse en CFO de Twitter. El salario era modesto – US$ 250.000 — pero iba acompañado de un millón y medio de dólares en acciones restringidas que hoy valen aproximadamente 75 millones.

 

En términos generales es marcada la migración de ejecutivos de Wall Street hacia Silicon Valley. Mientras los servicios financieros tradicionales han perdido brillo y atractivo, las tecnológicas – que cada vez más ingresan al territorio de las finanzas — cautivan y pagan mejor.

 

Porat tiene fuertes antecedentes con las tecnológicas. En los 90 tuvo como clientes a Priceline.com, eBay y Amazon.com durante los procesos que terminaron con sus respectivas OPI. También trabajó en la oferta pública inicial de la unidad Genworth Financial de General Electric en 2004.

 

Este anuncio, conocido ayer, es un capítulo más en la batalla entre Wall Street y Silicon Valley por el mejor talento del mundo. El nombramiento se produce a dos semanas de la renuncia del actual CFO de Google, Patrick Pichette, quien explicó en una larga carta que desea pasar más tiempo con su familia y salir de excursión con su mujer.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades