Fallo judicial beneficia a Amazon

De acuerdo con el fallo de un juez federal de esta semana, Apple conspiró en forma ilegal con cinco de las seis más grandes editoriales para subir los precios en el mercado de los libros electrónicos.

La decisión se conoció dos días después de que William Lynch, CEO de Barnes & Noble Barnes presentara su renuncia. Lynch fue nombrado en marzo de 2010 para conducir a la librería en la era de alta tecnología, pero las ventas no anduvieron bien, ni en el mundo físico ni en el electrónico. 

El veredicto en el caso Apple pone claramente de manifiesto que los jugadores tradicionales en el negocio del libro fueron vencidos. Sólo Amazon, liderada por Jeff Bezos,  parece tener un plan, y lo está ejecutando  con una habilidad que enfurece a sus competidores y premia a sus accionistas.

El caso Apple, que fue presentado por el Departamento de Justicia, tendrá poco impacto inmediato en la venta de libros. Las editoriales sellaron la disputa hace mucho tiempo, protestando que no habían hecho nada malo pero aclarando que no podían pelear con el gobierno. Pero podría pasar mucho tiempo antes de que intenten manejar sus destinos en forma tan audaz. Llevar la atención hacia el gobierno una vez fue suficientemente malo, dos veces sería desastroso. “Sin darse cuenta, el Departamento de Justicia contribuyó a la consolidación de la industria en un momento en que la consolidación no es algo bueno”, dijo Mark Coker, CEO de Smashwords, una distribuidora de e-books. “Si uno quiere un ecosistema con múltiples editoriales, múltiples métodos de publicación y múltiples retailers en 5, 20 o 50 años,  lo que pasó esta semana fue dar un paso atrás”.
 
Algunos sospechaban que Amazon instó al gobierno a presentar el caso. Lo ha negado, pero sin duda sale como la gran ganadora.  Mientras apple será castigada y las editoriales sometidas, Amazon queda libre para ejercer su dominio sobre los e-books, aún cuando gana market share con los libros físicos.

La semana pasada, Penguin y Random Housese fusionaron para crear una editorial gigantesca que podría estar en condiciones de determinar su futuro para no sufrir el destino de Barnes & Noble. Random House no fue acusada por el Departamento de Justicia, Penguin sí.

Penguin y Random House fueron las innovadoras que convirtieron los libros de bolsillo  en una fuerza transformadora en los años 40 y 50. George Orwell creyó que habían llegado para destruir a las editoriales y la venta de libros. Se equivocó. Los mismos argumentos se usan ahora contra Amazon y los e-books.  Los ejecutivos  de Amazon, aunque no muy amigos del debate público, dicen que toda esta disrupción terminará dando más dinero a los autores y pondrán más libros al alcance de más gente a precios más bajos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades