Exitosa terapia contra el cáncer

Científicos chinos aseguran que en más de 30% de los pacientes sometidos a un tratamiento novedoso el tumor desapareció, mientras que en otro igual porcentaje el mal disminuyó hasta ser casi imperceptible.

16 septiembre, 2000

(EFE).- El Centro de Investigación del Cáncer de Pekín asegura que una nueva terapia inventada en China está dando resultados sorprendentes en estados avanzados de la enfermedad, informó el diario China Daily.
La terapia, inventada por el profesor Wang Zeguang, recibe el nombre de BRM, abreviatura de modificador de respuesta biológica (en inglés).

El Centro de Investigación señala que sus observaciones clínicas han comprobado que en 30% de los casos el tumor ha desaparecido completamente, en otro 30% ha desaparecido parcialmente, también en 30% se ha estabilizado, y sólo ha fallado en 10% de los casos.

El profesor Wang, tras comentar que su terapia no corresponde ni a la medicina tradicional china ni a la medicina occidental, explicó que la BRM favorece la apoptosis de las células tumorales e impide la multiplicación.

Añadió que, entre otras cosas, su terapia trabaja en la célula cancerígena, aumentando el lisosoma, deformándolo y finalmente destruyéndolo, al tiempo que fortalece el sistema inmunológico y reduce los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia.

El Centro de Investigación del Cáncer de Pekín afirma que su terapia está en línea con los requisitos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que no es tóxica y no tiene efectos secundarios.

Según el Centro, el tratamiento es por vía oral y puede ser utilizado en el tratamiento de todo tipo de tumores malignos.

(EFE).- El Centro de Investigación del Cáncer de Pekín asegura que una nueva terapia inventada en China está dando resultados sorprendentes en estados avanzados de la enfermedad, informó el diario China Daily.
La terapia, inventada por el profesor Wang Zeguang, recibe el nombre de BRM, abreviatura de modificador de respuesta biológica (en inglés).

El Centro de Investigación señala que sus observaciones clínicas han comprobado que en 30% de los casos el tumor ha desaparecido completamente, en otro 30% ha desaparecido parcialmente, también en 30% se ha estabilizado, y sólo ha fallado en 10% de los casos.

El profesor Wang, tras comentar que su terapia no corresponde ni a la medicina tradicional china ni a la medicina occidental, explicó que la BRM favorece la apoptosis de las células tumorales e impide la multiplicación.

Añadió que, entre otras cosas, su terapia trabaja en la célula cancerígena, aumentando el lisosoma, deformándolo y finalmente destruyéndolo, al tiempo que fortalece el sistema inmunológico y reduce los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia.

El Centro de Investigación del Cáncer de Pekín afirma que su terapia está en línea con los requisitos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que no es tóxica y no tiene efectos secundarios.

Según el Centro, el tratamiento es por vía oral y puede ser utilizado en el tratamiento de todo tipo de tumores malignos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades