Empresas con madurez digital valen un 23% más que antes

El estudio del Índice de Aceleración Digital (DAI por sus siglas en inglés) reveló que las empresas digitalmente maduras superaron a sus pares en nueve indicadores de rendimiento, incluyendo el crecimiento de los ingresos y el valor de la empresa.

Estas empresas crecieron a pesar de las dificultades de la pandemia; sufrieron un menor descenso de la capitalización bursátil al inicio de la pandemia y se recuperaron más rápidamente que sus pares menos digitalmente maduros.

Boston Consulting Group (BCG) publicó los resultados de su último estudio sobre el Índice de Aceleración Digital (IAD), que evalúa la madurez digital de las empresas y los sectores. El estudio reveló que, a pesar de los importantes descensos que se produjeron al comienzo de la pandemia, las empresas consideradas más maduras desde el punto de vista digital registraron en promedio valoraciones de un 23% por encima de los niveles anteriores a la crisis, en los seis meses siguientes al comienzo de la pandemia. Estos resultados contrastan con el crecimiento de las empresas menos maduras digitalmente, que vieron un aumento medio de sólo un 7%.

“Aunque las empresas biónicas se encuentran en todos los sectores, esta nueva investigación de BCG muestra que los más adelantados en términos de madurez digital son los de instituciones financieras, tecnología y telecomunicaciones. Se trata de industrias que tienen una naturaleza digital en los productos y servicios que ofrecen y que han sabido mantener su madurez digital por años”, explica Andrés Anavi, Managing Director, Partner y Líder de Negocios Digitales de BCG. “Pero la pandemia ha acelerado claramente el desarrollo digital de los bienes de consumo y retail, así como atención médica, mejorando su madurez digital de forma significativa entre 2019 y 2020. Sus puntajes DAI aumentaron 8 puntos y 5 puntos, respectivamente”, añade.

En este estudio participaron cerca de 2.300 empresas de todo el mundo de diez sectores y se constató que las empresas más maduras desde el punto de vista digital superaron a sus homólogas en nueve indicadores de rendimiento, como el crecimiento de los ingresos, el valor de la empresa y el rendimiento de la inversión en proyectos digitales. En el caso de estas empresas se descubrió que su fuerza proviene de operar como una empresa biónica, lo que significa que combinan las nuevas tecnologías con las capacidades humanas. Además, las empresas biónicas tienen una capacidad denominada aumento humano-tecnológico, es decir, los empleados buscan de forma natural y continua formas de integrar la tecnología y los datos en su trabajo diario.

Desde 2017 hasta 2020, el 40% de las empresas más maduras digitalmente (biónicas) aumentaron sus ingresos en más del 10%, mientras que solo el 19% de las empresas menos maduras digitalmente (rezagadas digitales) lograron ese resultado. De manera similar, el 33% de las empresas biónicas aumentaron el valor total de la empresa en más del 10%, mientras que solo el 15% de los rezagados digitales informaron lo mismo. Y cuando se les preguntó sobre su ROI para proyectos digitales, el 66% de las empresas biónicas informaron un retorno del 10% o más, pero solo el 36% de los rezagados digitales lograron ese retorno.

“Los resultados del estudio muestran inequívocamente que las empresas que están aprovechando la conjunción de capacidades humanas y tecnológicas para transformarse tendrán un rendimiento mayor. Y esto ocurre independientemente del sector industrial o lugar geográficos en el que se desarrollen”, asegura Anavi. “Si bien América Latina está muy por detrás de otras regiones en cuanto a desarrollo digital, hay buenos ejemplos empresariales en diferentes países sudamericanos, como pueden ser los unicornios, de cómo maximizar las capacidades biónicas”

Uno de los grandes retos que tiene América Latina es la escasez de profesionales digitales, lo que representa una gran oportunidad para formar más personas en las habilidades del futuro con especial énfasis en aquellas poblaciones vulnerables, pues la tecnología les abre un nuevo mundo de posibilidades.

Para que las empresas alcancen el enfoque de aumento humano-tecnológico que caracteriza a las compañías biónicas, se deben trabajar tres etapas: trabajo manual, automatización y optimización. Un almacén sirve de ejemplo ilustrativo:

  1. Trabajo manual: las personas se encargan de gestionar el almacén y de clasificar los paquetes.
  2. Automatización: los humanos gestionan el almacén y se despliegan robots para automatizar el trabajo manual.
  3. Optimización: los humanos gestionan el almacén y los robots mejoran la toma de decisiones.

Las empresas biónicas de mayor éxito en todas las regiones cumplen en su mayoría con las siguientes características:

  • Invertir significativamente en tecnología, datos y capacidades humanas. De las empresas biónicas de la encuesta IAD, el 59% tenía más del 20% de sus empleados en funciones digitales en 2020.
  • Poner la IA en el centro de la transformación digital. De las empresas biónicas en el estudio, el 54% planea actualizar más del 20% de su fuerza de trabajo en IA y aprendizaje automático.
  • Establecer la gobernanza y adoptar un modelo operativo de plataforma. Las empresas biónicas duplican a los rezagados en haber establecido funciones de jefe digital y director de datos.
  • Conectar la tecnología y las capacidades humanas. Las empresas biónicas tienen una cultura en la que los empleados están capacitados y se espera que busquen formas de integrar la tecnología y los datos en su trabajo diario.
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades