El porqué del alto costo de drogas oncológicas

Grandes y prometedores tratamientos contra el cáncer, pero impagables.

14 febrero, 2019

El desarrollo de nuevas drogas para tratar el cáncer está generando una ola de fusiones en el sector farmacéutico. En enero, Bristol-Myers Squibb aceptó comprar Celgene por US$ 90.000 millones. Poco antes, GlaxoSmithKline aceptaba comprar la empresa de biotecnología Tesaro por US$ 5.100 millones. Y Eli Lilly anunció que comprará Loxo oncology en US$ 8.000 millones. Son tiempos interesantes para una industria que busca el próximo tratamiento revolucionario.

El éxito de la droga Keytruda, un anticuerpo que permite que sea el propio sistema inmunológico del cuerpo el que ataca los tumores, es un buen caso de estudio para mostrar cómo está trabajando la industria. La droga fue descubierta por una pequeña compañía farmacéutica hol que fue tragada por Schering-Plough, la cual, a su vez, fue comprada hace 10 años por la norteamericana Merck. 

Muchos de estos descubrimientos son hechos por pequeñas startups de biotecnología. La posibilidad de comprarles le evita a las grandes compañías farmacéuticas el riesgo de trabajar durante años sobre drogas que luego fallan. Pero crea otros peligros. A pesar de la actividad se mantiene la pregunta si las farmacéuticas son más innovadoras que antes.

Esta forma de manejar la industria infla los precios. El descubrimiento de una droga biotecnológica es un esfuerzo riesgoso, por eso los inversores ( y los científicos investigadores que abandonan empleos seguros) pretenden que se los recompense ampliamente por sus éxitos.

Ninguna gran empresa farmacéutica quiere quedarse afuera de esta ola de innovaciones oncológicas. Lo demuestra la ola de recientes fusiones y lo demuestra el alto precio que están dispuestas a pagar para asegurar su futuro.

Al final el paciente paga. Pero ¿hasta cuándo podrá todo este entusiasmo con los tratamientos oncológicos convencer a las aseguradoras y los sistemas de salud de pagar facturas cada vez más altas?

 

En noviembre el uso de Keytruda fue aprobado por el Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña. El precio de lista por una inyección para tres semanas es de 5.260 libras esterlinas y el costo promedio de todo el tratamiento es de 82.000 libras esterlinas. El precio oficial de Kymriah, una droga personalizada para la leucemia, de Novartis es de 282.000 libras esterlinas por tratamiento.

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades