El derecho al olvido es difícil de lograr

 Se puede pedir a Google que retire links a información que se prefiere suprimir, pero la información sigue en los sitios originales a disposición del público. ¿ O se la va a prohibir? ¿Esto de soluciona con regulación?

Claire Cain Miller publicó hoy en el blog del New York Times. The Upshot – un artículo donde explica el debate que se ha planteado alrededor de la ley del “derecho al olvido”.

El debate sobre el Derecho al olvido en la Red y la necesidad de establecer mecanismos que permitan a los usuarios proteger su privacidad y dar de baja contenidos personales que no quieran que aparezcan en Internet está lejos de encontrar una respuesta.

Miller dice que si la demanda del abogado español a Google permitir acceder a una información vieja sobre sus deudas, hubiera sido hecha 20 años antes – un mundo pre Google, dice, esa información habría  estado igualmente a disposición del público. Sólo que habría sido necesario ir al diario y buscar en sus archivos.  Esa información pública que no gusta siempre estuvo disponible para quien quisiera  buscarla y estuviera dispuesto0 a hacer el esfuerzo.

Internet ha hecho que todo eso fuera mucho más fácil de buscar.  La indignación de Mario Costeja (el mencionado abogado español)  demuestra que la gente quiere que esa búsqueda sea más difícil.  Por ahora el asunto quedó resuelto. La Corte Europea ordenó una solución tecnológica a google. Pero algunos expertos dicen que lo que hace falta  es un movimiento cultural para crear nuevos estándares de etiqueta y responsabilidad online. Dicen, además, que deberíamos pensar si realmente queremos vivir en un mundo donde cada elemento de información es tan atemporal como cualquier otro. Hilary Mason, una cientista de datos, contesta que probablemente no, pero que no hay manera de encontrar un arreglo técnico o regulatorio.  Debería haber un arreglo cultural en este sentido: primero definir en qué mundo queremos vivir y luego buscar cómo construir los sistemas que lo sostengan”.

Que Google borre links hacia información en la web no cambiaría mucho, y no solo porque la información seguiría estando disponible en el sitio web donde se publicó originalmente. Tecnológicamente, mantener cosas fuera de Internet es un juego del gato y el ratón como lo sabe bien cualquiera que haya tenido que ver con spammers.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades