Con el iOS 14.5 comienza en serio la batalla por la privacidad

Ahora, los que trafican con los datos de quienes tienen productos Apple no podrán hacerlo a menos que cada uno de ellos se lo permita.

El iOS 14.5, la actualización que lanzó Apple esta semana, las apps – como Facebook – que quieran obtener los datos de navegación de los usuarios en sus iPhones o iPads, deberán obtener un permiso.

Con la actualización del software que llegó la semana pasada – llamada iOS 14.5 y iPadOS 14.5, Apple finalmente está obligando a las apps a transparentar el tipo de vigilancia que vienen haciendo desde hace ya diez años.

Desde atrás del telón, las apps pueden investigar dentro de nuestros teléfonos para acceder a toda la información personal que les ayuda a orientar sus avisos publicitarios y también vender nuestros datos a terceros. Ahora los anunciantes y todos los que trafican datos no pueden acceder a esa valiosa forma de identificar un teléfono a menos que sus dueños digan específicamente que lo permiten.

Facebook y otras que ganan plata coleccionando nuestros datos y mostrándonos avisos súper personalizados tropiezan con la necesidad de pedir permiso.

Qué significa el rastreo

Las apps tragan todo tipo de información sobre nosotros, todo el tiempo, incluso cuando dormimos. Ahora el software que corre en iPhones y iPads colocará algunos obstáculos para la recolección de datos especialmente valiosos: una forma de identificar nuestro aparato.

Imaginemos que estamos caminando por la calle y en cada negocio que entramos dejamos pegada una notita en la que decimos que estuvimos allí. Alguien que haya detectado suficientes notitas podría sumar dos más dos y deducir quiénes somos. ¿Florería, joyería, alquiler de esmókins? Una persona que se está por casar.

Más o menos así también nos detectan los políticos, recogiendo las opiniones que vertimos en las redes.

La app es equivalente a la notita adhesiva. Es un código escondido en el iPhone llamado Identificador para Anunciantes, o IDFA, según siglas inglesas. Si bien este ID no contiene nuestro nombre, tiene la misma apariencia en cada app. Muchas apps mandan nuestro ID a compañías como Facebook y Google, lo que permite que las firmas anunciantes aten cabos sobre lo que estamos haciendo en el teléfono.

Con el nuevo iOS 14.5, una app no podrá acceder a nuestro IDFA a menos que nosotros se lo permitamos al sistema operativo. Si pedimos que no nos sigan el rastro se supone que las apps no pueden pasar ningúno tipo de información a compañías de marketing y a los traficantes de datos. Apple promete que va a vigilar el cumplimiento de esa política con el proceso de revisión en su App Store.

Habrá que ver si lo hace bien.

Apple comenzó pidiendo a los fabricantes de apps que presenten un documento aclarando en qué consisten las etiquetas de privacidad para explicar cómo recolectan información. Eso no siempre es útil ni excacto.

Facebook dice que al tipear “Ask App not to Track,” se está dañando a las pequeñas empresas y a las apps gratuitas que dependen de la publicidad. Además de permitir el envío de mensajes publicitarios que coincidan con nuestros intereses, el rastreo también ayuda a los anunciantes a saber si sus avisos surten efecto.

Manipulación de las personas

El argumento de Facebook no convence a todo el mundo. Nadie más que nosotros debería saber qué hacemos con nuestro teléfono. Además de ser invasiva, esa información puede ser usada para manipularnos como consumidores, como ciudadanos y como votantes.

Las pequeñas empresas pudieron crecer y llegar a sus clientes antes de este tipo de rastreo invasivo. Facebook ya tiene más información de la que necesita sobre nosotros para mostrarnos avisos relevantes basados en lo que posteamos, dónde entramos a mirar y quiénes son nuestros amigos. Nunca debería haber tenido el derecho de espiar lo que hacemos también fuera de Facebook.

No obstante, Facebook tienbe razón en algo: la decisión de Apple de combatir al restreao de las apps es también interesada. La fabricante del iPhone tiene un interés financiero al invitar a las apps a ganar plata con suscripciones y no con publicidad porque obtiene un porcentaje de cada compra realizada en las apps. Pero al menos la compañía fundada por Steve Jobs finalmente da una respuesta al problema de la privacidad que el mismo diseño del iPhone contribuó a crear.

Cómo detener el rastreo

 Tenemos que hacer algo para estar protegidos. Cuando una app nos presenta un pop-up donde nos advierte del uso de cookies, hay que pulsar el botón que dice “Ask App not to Track” (pedir a la aplicación que no me siga”.

Lamentablemente, nuestros dedos se han acostumbrado a pulsar “Permitir “ ante cualquier notificación. Una encuesta realizada por AppsFlyer para estudiar cómo responde la gente a los pop-ups de privacidad en 300 tipos diferentes de aplicaciones, 41% tecleó “Permitir”, con lo cual aceptaban el rastreo.

Si una persona tiene más de un dispositivo Apple, como iPhone y iPad, deberá decir que “no” en cada dispositivo.

Si una app no pide permiso de rastreo, eso significa que, o no rastrea o el fabricante todavía no sacó una actualización. Hasta que no aparezca la actualización y pida permiso, el iOS 14.5 no le permitirá entrar al identificador IDFA. Uno podrá ajustar la configuración para que diga a todas las apps que no haga rastreo y así no recibir la pregunta con cada app. Para eso,, ir a ir a configuración, luego Privacidad, luego Rastreo y allí desactivar el botón que dice “Permitir solicitar rastreo”.

Otra idea mejor

 Para impedir que todas las apps nos sigan el rastro con propósitos de marketing, hay que seguir estos pasos desde el menú “Configuración”del iPhone. Ir a Rastreo y desactivar el botón de manera que no se vea nada de verde.

Ahora bien. Solo porque hayamos dicho a una app que no nos puede rastrear con fines de marketing, no quiere decir que no les sigamos exponiendo información vital. Por eso, habrá que pensar dos veces cuando una app nos pide nuestra ubicación, nuestros contactos o nuestra cámara.

Una recomendación a los usuarios de Facebook es pedirle a la red social que deje de usar nuestra “Actividad fuera de Facebook”. Porque incluso después de decir a la app de la red social que no rastree nuestro iPhone, la red intentará recolectar mucha información de lo que hacemos en otros sitios web, donde, por ejemplo, compramos un libro o una laptop. Aunque Facebook viene haciendo esto desde hace años, en 2020 dio a sus miembros la posibilidad de por lo menos pedirle que deje de usar esa información.

Pero esa configuración, lógicamente, está enterrada. No se ve a simple vista. Se puede acceder a ella cliqueando aquí

En la app de Facebook hay que cliquear en las tres rayitas de abajo a la derecha, luego bajar hasta “Configuración” y “Privacidad! y luego cliquear en “Atajos de privacidad”. Luego, bajar y cliquear en “Vista” o desvincular la “Actividad fuera de Facebook”.

Allí se verán todas las apps, sitios web y otras empresas donde Facebook nos ha estado siguiendo la pista. Se puede cliquear “Desvincular Historial”. Además de puede ir a “Más Opciones” y luego a “Administrar Actividad Futura” y luego desvincular “Actividad Futura”.

Actividad fuera de Facebook

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 3

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades