Cisco: dudas sobre su balance y su modelo de negocios

Por un lado, las utilidades trimestrales obtenidas por Cisco han superado expectativas. Por el otro, si las opciones accionarias remuneratorias se hubiesen contabilizado como gastos, el ingreso negro habría sido 60% inferior al declarado.

27 noviembre, 2002

El líder mundial en ruteadores de Internet muestra buenos números
en agosto-octubre (primer trimestre de un ejercicio anual que va de agosto a julio).
No obstante, la firma estima que -durante el trimestre en curso- las ventas tal
vez bajen entre 3 y 4%. Sin embargo, sus resultados superan a los de rivales como
Nortel Networks, Lucent Technologies y Juniper Networks.

Al mismo tiempo, el estado financiero difundido estos días es el primero
donde la empresa estima el costo, en el período, de su programa remunerativo
vía opciones accionarias. Hasta el momento, sólo daba el dato en
balances anuales, pero ahora se pliega a las compañías tecnológicas
-con Cisco ya son 32- que han comprometido la divulgación cada tres meses.

Por tanto, la propia empresa admite que ese gasto, calculado según el modelo
Black-Scholes para opciones, reduce los réditos netos de US$ 618 a unos
250 millones. "Dado que las opciones accionarias asignadas al personal son
muy distintas a las convencionales y un cambio en su definición afecta
las proyecciones, los modelos evaluatorios habituales no aportan datos seguros
sobre el imnpacto de las opciones remuneratorias", explica el informe adjunto
al estado.

Al margen de ese problema, Cisco mejora participación de mercado y sus
márgenes suben 69,3%, pese a recortes de costos operativos sobre una gama
de productos que significan 70% de sus entradas totales. "Los clientes empresarios
siguen cautos y las reducciones en presupuestos de inversión, por parte
de proveedores de servicios informáticos o de telecomunicaciones, se hacen
sentir en la demanda", explicaba el CEO John Chambers. El mismo trimetral
señala que las ventas ascendieron a US$ 4.800 millones, algo más
que los 4.400 millones de un año atrás.

Otro dato ofrecido por Chambers es sugestivo: "Es muy poco probable que Cisco
trate de adquirir algún competidor importante". Wall Street interpreta
esto como réplica oblicua a varios consultores en tecnología informática
(TI), a cuyo juicio "el negocio de ruteadores de tráfico tal vez haya
madurado más de la cuenta y Cisco afronte tasas de crecimiento moderadas
en el mejor de los casos. También deberá acostumbrarse a ideas tipo
vieja economía; por ejemplo, distribuir dividendos".

A pesar de ello, Cisco sigue generando mucha caja, en lo cual sólo la supera
Microsoft. El ejercicio anual cerrado a fines de julio agregó casi US$
3.000 millones a reservas en efectivo por 21.000 millones. Por supuesto, ya no
es -como en 1996/9- la compañía de mayor capitalización bursátil
en el mundo. Tampoco tiene ya un horizonte de 40% de expansión anual; de
ahí el cauto lenguaje de Chambers y sus nuevas proyecciones (7 a 8% anual
para el negocio central de la firma).

En verdad, los desafíos de Dell Computer y otros plantean dudas en el largo
plazo ¿El tráfico de datos en red acabará tan lento y competitivo
como la franja de servidores? ¿Habrá salvajes guerras de precios
y caída de márgenes?… Si ocurren cosas así, Cisco podrían
ser la Sun Microsystems del futuro. O sea, un productor de hardware y software
integrado verticalmente, cuyos altos precios lo expongan a cambios tecnológicos
o a erosión de márgenes, presionados por rivales que surjan "desde
abajo" con precios menores.

El líder mundial en ruteadores de Internet muestra buenos números
en agosto-octubre (primer trimestre de un ejercicio anual que va de agosto a julio).
No obstante, la firma estima que -durante el trimestre en curso- las ventas tal
vez bajen entre 3 y 4%. Sin embargo, sus resultados superan a los de rivales como
Nortel Networks, Lucent Technologies y Juniper Networks.

Al mismo tiempo, el estado financiero difundido estos días es el primero
donde la empresa estima el costo, en el período, de su programa remunerativo
vía opciones accionarias. Hasta el momento, sólo daba el dato en
balances anuales, pero ahora se pliega a las compañías tecnológicas
-con Cisco ya son 32- que han comprometido la divulgación cada tres meses.

Por tanto, la propia empresa admite que ese gasto, calculado según el modelo
Black-Scholes para opciones, reduce los réditos netos de US$ 618 a unos
250 millones. "Dado que las opciones accionarias asignadas al personal son
muy distintas a las convencionales y un cambio en su definición afecta
las proyecciones, los modelos evaluatorios habituales no aportan datos seguros
sobre el imnpacto de las opciones remuneratorias", explica el informe adjunto
al estado.

Al margen de ese problema, Cisco mejora participación de mercado y sus
márgenes suben 69,3%, pese a recortes de costos operativos sobre una gama
de productos que significan 70% de sus entradas totales. "Los clientes empresarios
siguen cautos y las reducciones en presupuestos de inversión, por parte
de proveedores de servicios informáticos o de telecomunicaciones, se hacen
sentir en la demanda", explicaba el CEO John Chambers. El mismo trimetral
señala que las ventas ascendieron a US$ 4.800 millones, algo más
que los 4.400 millones de un año atrás.

Otro dato ofrecido por Chambers es sugestivo: "Es muy poco probable que Cisco
trate de adquirir algún competidor importante". Wall Street interpreta
esto como réplica oblicua a varios consultores en tecnología informática
(TI), a cuyo juicio "el negocio de ruteadores de tráfico tal vez haya
madurado más de la cuenta y Cisco afronte tasas de crecimiento moderadas
en el mejor de los casos. También deberá acostumbrarse a ideas tipo
vieja economía; por ejemplo, distribuir dividendos".

A pesar de ello, Cisco sigue generando mucha caja, en lo cual sólo la supera
Microsoft. El ejercicio anual cerrado a fines de julio agregó casi US$
3.000 millones a reservas en efectivo por 21.000 millones. Por supuesto, ya no
es -como en 1996/9- la compañía de mayor capitalización bursátil
en el mundo. Tampoco tiene ya un horizonte de 40% de expansión anual; de
ahí el cauto lenguaje de Chambers y sus nuevas proyecciones (7 a 8% anual
para el negocio central de la firma).

En verdad, los desafíos de Dell Computer y otros plantean dudas en el largo
plazo ¿El tráfico de datos en red acabará tan lento y competitivo
como la franja de servidores? ¿Habrá salvajes guerras de precios
y caída de márgenes?… Si ocurren cosas así, Cisco podrían
ser la Sun Microsystems del futuro. O sea, un productor de hardware y software
integrado verticalmente, cuyos altos precios lo expongan a cambios tecnológicos
o a erosión de márgenes, presionados por rivales que surjan "desde
abajo" con precios menores.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades