Chip para detectar explosivos

Un grupo de investigadores en la universidad de Osaka inventó la forma de detectar explosivos mediante ondas de radio. La técnica es superior a la de rayos X y distingue entre harina, sal, droga y explosivos.

22 febrero, 2007

Se trata de una técnica para detección de explosivos en equipajes y minas. Más precisamente es un sistema de ondas de radio que detecta explosivos específicos, como el TNT, y que en un futuro podría usarse para registrar equipajes en los aeropuertos sin necesidad de abrir las valijas.

El profesor Hideo Itozaki y sus colegas en la universidad de Osaka, han creado una máquina que registra frecuencias atómicas muy bajas mediante un “SQUID” (superconducting quantum interference device), que es un chip para medir campos magnéticos extremadamente pequeños, y que actualmente está considerado uno de los magnetómetros más sensibles.

El chip Squid, que mide tan sólo 1 cm., opera a una temperatura de -196ºC, que se consigue usando nitrógeno líquido, un congelante que también se usa en otros sectores, como en la congelación de comida y sangre, para modificar las propiedades de los metales o para el control de temperaturas en reacciones químicas.

Además, señalan que esta técnica es funcionalmente superior a los métodos convencionales de detección de explosivos, como los rayos X, y puede identificar diferentes tipos de polvos blancos, desde harina y sal, a drogas y explosivos.

Al tener también capacidad para detectar minas, se ubica por delante de los actuales detectores de metales, que no pueden registrar pequeños trozos metálicos de las minas terrestres.

Se trata de una técnica para detección de explosivos en equipajes y minas. Más precisamente es un sistema de ondas de radio que detecta explosivos específicos, como el TNT, y que en un futuro podría usarse para registrar equipajes en los aeropuertos sin necesidad de abrir las valijas.

El profesor Hideo Itozaki y sus colegas en la universidad de Osaka, han creado una máquina que registra frecuencias atómicas muy bajas mediante un “SQUID” (superconducting quantum interference device), que es un chip para medir campos magnéticos extremadamente pequeños, y que actualmente está considerado uno de los magnetómetros más sensibles.

El chip Squid, que mide tan sólo 1 cm., opera a una temperatura de -196ºC, que se consigue usando nitrógeno líquido, un congelante que también se usa en otros sectores, como en la congelación de comida y sangre, para modificar las propiedades de los metales o para el control de temperaturas en reacciones químicas.

Además, señalan que esta técnica es funcionalmente superior a los métodos convencionales de detección de explosivos, como los rayos X, y puede identificar diferentes tipos de polvos blancos, desde harina y sal, a drogas y explosivos.

Al tener también capacidad para detectar minas, se ubica por delante de los actuales detectores de metales, que no pueden registrar pequeños trozos metálicos de las minas terrestres.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades