Alemania abre importación de técnicos

El Consejo de Ministros aprobó el miércoles la concesión de 20.000 visas para profesionales informáticos extracomunitarios.

El canciller alemán, Gerhard Schroeder, anunció el miércoles la “importación” de 20.000 expertos en informática procedentes de países que no pertenecen a la Unión Europea (UE), después de que el Consejo de Ministros aprobara una disposición al respecto.

Schroeder subrayó que con esta medida, que tendrá que aprobar ahora la Cámara Alta (Bundesrat), se busca subsanar la escasez de informáticos producida “por fallos cometidos en el pasado”.

“Parte de esos fallos fueron cometidos por la misma industria que a comienzos de la década de los noventa dejó de dar empleo a los informáticos y a los ingenieros recién graduados, por lo que la gente joven empezó a estudiar otras carreras”, aseguró Schroeder.

Para acceder al permiso de trabajo, la llamada “green-card”, los informáticos extranjeros tendrán que demostrar que tienen un título universitario o en su lugar conocimientos suficientes para conseguir empleo en una empresa alemana, con sueldos de al menos 100.000 marcos anuales (US$ 47.800).

Hasta ahora, hay cerca 4.700 solicitudes para recibir este tipo de permisos de trabajo, de las cuales las mayoría provienen de India (932), Argelia (437), Bulgaria (295), Rusia (246), Pakistán (222), Hungría (173), Rumania (163) y Ecuador (159).

Los poseedores de la “green-card” recibirán permiso de residencia y de trabajo por cinco años que podrá ser prorrogado en caso de que haya un interés público en ello.

La industria originalmente había solicitado la importación de 30.000 informáticos pero el Gobierno decidió autorizar una cifra menor con el fin de “mantener la presión para que las empresas formen nuevos profesionales en el sector”, según Schroeder.

El Canciller añadió que con la nueva medida se responde a las exigencias de la globalización que le dará un carácter cada vez más internacional a la actividad económica.

“Espero que con esa necesidad de internacionalización de la economía en Alemania abandonemos la tentación de ganar elecciones explotando sentimientos xenófobos. Afortunadamente Jürgen Rüttgers fracasó en su intento de hacerlo en Renania del Norte de Westfalia (NRW)”, agregó Schroeder.

Rüttgers, jefe la Unión Cristianodemócrata (CDU) en NRW, centró su campaña electoral en los comicios regionales el pasado 14 de mayo en la lucha contra la “green card” y al final cayó claramente derrotado ante el Partido Socialdemócrata (SPD).

También la presidenta federal de la CDU, Angela Merkel, rechaza la medida del gobierno, que calificó hoy de “un remiendo” que no abarca todos los problemas relacionados con la inmigración y con la formación de los profesionales.

“Alemania no necesita soluciones aisladas sino una política de formación que mire hacia el futuro, una concepción clara sobre la inmigración que incluya la armonización del derecho de asilo dentro de la Unión Europea y un verdadero fomento de la integración de extranjeros”, dijo Merkel en un comunicado de prensa.

Schroeder, por su parte, rechazó la idea de relacionar el tema de la “green-card” con el derecho de asilo y dijo que aunque entiende esas exigencias desde el punto de vista de la estrategia electoral de la CDU, no está dispuesto a “mezclar dos temas que poco tienen que ver entre sí”.

Fuente: EFE

El canciller alemán, Gerhard Schroeder, anunció el miércoles la “importación” de 20.000 expertos en informática procedentes de países que no pertenecen a la Unión Europea (UE), después de que el Consejo de Ministros aprobara una disposición al respecto.

Schroeder subrayó que con esta medida, que tendrá que aprobar ahora la Cámara Alta (Bundesrat), se busca subsanar la escasez de informáticos producida “por fallos cometidos en el pasado”.

“Parte de esos fallos fueron cometidos por la misma industria que a comienzos de la década de los noventa dejó de dar empleo a los informáticos y a los ingenieros recién graduados, por lo que la gente joven empezó a estudiar otras carreras”, aseguró Schroeder.

Para acceder al permiso de trabajo, la llamada “green-card”, los informáticos extranjeros tendrán que demostrar que tienen un título universitario o en su lugar conocimientos suficientes para conseguir empleo en una empresa alemana, con sueldos de al menos 100.000 marcos anuales (US$ 47.800).

Hasta ahora, hay cerca 4.700 solicitudes para recibir este tipo de permisos de trabajo, de las cuales las mayoría provienen de India (932), Argelia (437), Bulgaria (295), Rusia (246), Pakistán (222), Hungría (173), Rumania (163) y Ecuador (159).

Los poseedores de la “green-card” recibirán permiso de residencia y de trabajo por cinco años que podrá ser prorrogado en caso de que haya un interés público en ello.

La industria originalmente había solicitado la importación de 30.000 informáticos pero el Gobierno decidió autorizar una cifra menor con el fin de “mantener la presión para que las empresas formen nuevos profesionales en el sector”, según Schroeder.

El Canciller añadió que con la nueva medida se responde a las exigencias de la globalización que le dará un carácter cada vez más internacional a la actividad económica.

“Espero que con esa necesidad de internacionalización de la economía en Alemania abandonemos la tentación de ganar elecciones explotando sentimientos xenófobos. Afortunadamente Jürgen Rüttgers fracasó en su intento de hacerlo en Renania del Norte de Westfalia (NRW)”, agregó Schroeder.

Rüttgers, jefe la Unión Cristianodemócrata (CDU) en NRW, centró su campaña electoral en los comicios regionales el pasado 14 de mayo en la lucha contra la “green card” y al final cayó claramente derrotado ante el Partido Socialdemócrata (SPD).

También la presidenta federal de la CDU, Angela Merkel, rechaza la medida del gobierno, que calificó hoy de “un remiendo” que no abarca todos los problemas relacionados con la inmigración y con la formación de los profesionales.

“Alemania no necesita soluciones aisladas sino una política de formación que mire hacia el futuro, una concepción clara sobre la inmigración que incluya la armonización del derecho de asilo dentro de la Unión Europea y un verdadero fomento de la integración de extranjeros”, dijo Merkel en un comunicado de prensa.

Schroeder, por su parte, rechazó la idea de relacionar el tema de la “green-card” con el derecho de asilo y dijo que aunque entiende esas exigencias desde el punto de vista de la estrategia electoral de la CDU, no está dispuesto a “mezclar dos temas que poco tienen que ver entre sí”.

Fuente: EFE

Notas Relacionadas
Tapa octubre 2019

Suscripción Digital

Tapa octubre 2019

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades