El nuevo concepto

El lujo, al democratizarse, también se desnaturalizó

El lujo era lujo cuando estaba más allá de las posibilidades de la mayoría de las personas. Por definición, tiene que ser algo extremadamente único. En la actualidad el concepto ha perdido aquellos atributos que se asentaban en la tradición, la calidad y la exclusividad. Para subsanar la pérdida, comienza a imponerse el concepto opuesto de anti-lujo.

Contenido exclusivo para usuarios registrados.

Para continuar leyendo esta nota, Ud. debe ser suscriptor.

Suscríbase a Revista Mercado

Conocé todos nuestros planes.

Suscribirme ahora

Si Ud. ya es suscriptor, ingrese con su usuario y contraseña.