Sustentabilidad y acción colectiva

En La Rural, Paul Polman (CEO Global de Unilever), Rick Ridgeway (VP de Iniciativas Medioambientales de Patagonia), Charly Alberti (Fundador de R21) y Miguel Kozuszok (presidente de Unilever Latinoamérica) alentaron a actores de negocios y del tercer sector a sumarse y ser parte del cambio a través de la acción colectiva.

La población mundial continúa creciendo a un ritmo acelerado y el cambio climático generó pérdidas de millones de euros a las compañías. Por lo tanto es necesario generar un cambio, y la acción colectiva representa parte de la solución. Charly Alberti sostuvo que “América Latina nos necesita, la toma de conciencia por el cuidado del medio ambiente ya está instalada y toda la sociedad tiene que involucrarse más cada día” y agregó que “el sistema económico quedó obsoleto. Es necesario que redefinamos nuestro pensamiento para lograr que el sistema sea útil para la sociedad y el planeta, comprendiendo además que en Latinoamérica aún estamos a tiempo de cambiar la sociedad en la que vivimos a través del desarrollo sustentable. Debemos revalorar nuestro entorno y recursos”.

En línea con la problemática descripta, la ONU lanzó los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable, orientados a alcanzar tres grandes metas en 2030: erradicar la pobreza, luchar contra la desigualdad y solucionar el cambio climático. Una de las claves de estos nuevos objetivos es el rol fundamental de todos los actores, incluyendo al sector privado.

“Al promover e impulsar la vida sustentable, las empresas pueden desempeñar un papel de liderazgo y serán recompensadas por los consumidores que también buscan en las empresas responsabilidad y un propósito, así también como productos de alta calidad a un precio justo. No hay una contraposición entre el negocio y la sustentabilidad, esta relación está creando un valor real para Unilever”, afirmó Paul Polman, CEO Global de Unilever.

Como un ejemplo vivencial, Rick Ridgeway, VP de Iniciativas Medioambientales de Patagonia, explicó cómo la marca integró armónicamente la sustentabilidad a sus negocios, incorporando soluciones para cuidar el planeta a través de productos y materiales duraderos que no provoquen daño al medio ambiente. También destacó lo importante de incentivar una cultura y modelo de consumo más responsables en los consumidores.

Sobre el cierre del evento, Miguel Kozuszok comentó que “la sustentabilidad es un buen negocio. Las empresas podemos, a través de la implementación de prácticas sustentables, desarrollar modelos de negocios exitosos y al mismo tiempo colaborar en la construcción de un mundo más justo, cuidando del medio ambiente”.

La conclusión de todos los oradores fue positiva y contundente. La intensificación de los esfuerzos conjuntos de las compañías, con los gobiernos, las organizaciones del tercer sector y la sociedad civil, lograrán un cambio transformacional de la escala y magnitud necesarias.

Una nueva actualización del avance del Plan de Vida Sustentable de Unilever, lanzado en 2010, demuestra que la sustentabilidad está en el centro del modelo de negocios de la compañía. Hasta el momento la compañía ahorró 640 millones de euros desde 2008 en eficiencia ecológica, por mejora de procesos e inversiones en tecnologías más eficientes en sus plantas.

En cuanto al desempeño del negocio, Kozuszok destacó que “las marcas sustentables, que tienen un propósito social y ambiental, han crecido 30% más rápido que el resto y representaron 50% del crecimiento de la compañía en 2015. Entre estas marcas se encuentran, por ejemplo, Dove, Ala, Vim, Lifebuoy y Knorr”.

A modo de ejemplo local, el presidente de Unilever América Latina comentó que los desodorantes comprimidos lanzados en 2015 generaron, no solamente un buen negocio tras la venta de más de 9 millones de unidades, sino que colaboraron con la disminución del impacto ambiental: se ahorraron emisiones de CO2 por 1.479 toneladas, equivalentes a las emisiones promedio de un auto que da 263 vueltas alrededor de la tierra y se ahorró el aluminio equivalente al necesario para construir 41.000 bicicletas.

Durante el evento, Kozuszok presentó el proyecto #AguaParaCrecer, una iniciativa de la marca Cif lavavajillas junto con Fundación Gran Chaco, Fundación Avina y Xylem, para promover el desarrollo de las comunidades originarias del Gran Chaco Americano a través del acceso al agua segura. El desafío es ambicioso y de largo plazo: lograr que las comunidades puedan desarrollarse y ser autosustentables.

#AguaParaCrecer completa su desarrollo con la construcción de huertas para consumo y comercialización, la instalación de almacenes con productos para satisfacer las necesidades básicas, además de actividades educativas sobre salud, nutrición, higiene y uso racional del agua. Estas capacidades quedarán instaladas en 10 comunidades wichis y tobas, empoderando a 1.300 mujeres artesanas que son el motor económico de esas comunidades, con un impacto final en 6.500 personas.
www.aguaparacrecer.com.ar

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades