{Tecnología} Bell Labs: el secreto mejor guardado de Silicon Valley

En el libro “The Idea Factory”, su autor Jon Gertner echa luz sobre un grupo de científicos a quienes se les deben muchos de los avances tecnológicos que dieron forma al presente.

1 septiembre, 2012

<p>&nbsp;<span style="color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Para aquellos que conocen el mito fundador de Silicon Valley –y est&eacute;n interesados en Research &amp; Development- ninguna empresa resume mejor la innovaci&oacute;n que caracteriza al sector como Xerox PARC. &iquest;No fueron ellos, acaso, a quienes Steve Jobs engatus&oacute; para obtener el famoso &ldquo;mouse&rdquo;? Pero hay otro grupo de cient&iacute;ficos que hicieron posibles muchos avances en materia de tecnolog&iacute;a y que han quedado relegados en la historia: los chicos de Bell Labs de AT&amp;T.</span></p><p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">En su libro &ldquo;The Idea Factory&rdquo; (&ldquo;La f&aacute;brica de ideas&rdquo;), el estadounidense Jon Gertner se dedica a refrescar la memoria de quienes olvidaron el impacto que tuvieron los cient&iacute;ficos de Bell Labs. Dice que ese grupo fue el tesoro mejor guardado de la industria porque no solo lograron productos realmente creativos sino que avanzaron mucho en t&eacute;rminos de innovaci&oacute;n en las artes y las ciencias. Sin los transistores y semiconductores inventados en AT&amp;T tal vez no existir&iacute;a Silicon Valley. Productos como los celulares inteligentes, la fibra &oacute;ptica, la comunicaci&oacute;n satelital y la tecnolog&iacute;a l&aacute;ser les deben mucho.</p><p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Pero el enfoque de Gertner es original: no se concentra en las invenciones sino en las personas. As&iacute; cuenta la fascinante historia de c&oacute;mo Bell Labs ayud&oacute; a construir los primeros tubos cat&oacute;dicos. Aunque muchos de los protagonistas son conocidos &ndash; William Shockley por haber inventado el transistor, Claude Shannon por ser el padre de la teor&iacute;a de la informaci&oacute;n- algunos otros no lo son tanto. Mervin Kelly, John Baker y John Pierce pueden no ser recordados pero fueron tan importantes en su momento &ndash;y en la historia- como los h&eacute;roes 2.0 de nuestros d&iacute;as. Aunque Gertner no pudo entrevistarse con ellos por llevar muertos un par de a&ntilde;os, s&iacute; se vali&oacute; de relatos orales de qui&eacute;nes los conocieron y documentos de la &eacute;poca.</p>

<p>&nbsp;<span style="color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">El libro, en realidad, trata m&aacute;s de management que de tecnolog&iacute;a: hace hincapi&eacute; en c&oacute;mo en Bell Labs se le daba a los cient&iacute;ficos libertad para pensar y experimentar; no se los pon&iacute;a en una l&iacute;nea de ensamblaje como si fuesen operadores de modelos T. Fueron parte de su &eacute;poca conviviendo con ella todos los d&iacute;as. Es esa cultura corporativa y colaborativa la que, seg&uacute;n Gertner, los hizo grandes.</span></p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">No hab&iacute;a ego&iacute;smos entre sus paredes. Cuando la empresa contrataba a un nuevo empleado le entregaba un billete de un d&oacute;lar que serv&iacute;a como pago por las futuras invenciones que se llevaran a cabo en el lugar. Era un acto simb&oacute;lico: significaba que uno era parte de un todo; que por m&aacute;s genios que fueran en forma individual, juntos eran m&aacute;s fuertes.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">El autor se enamora r&aacute;pido de estos h&eacute;roes de anta&ntilde;o que con diagramas, tuercas e ingenio, lograron darle forma al siglo 20. Se da cuenta, tambi&eacute;n, que Bell Labs naci&oacute; como cosm&eacute;tica del monopolio que en ese momento ostentaba AT&amp;T: los sueldos de los genios eran pagados por un monopolio que quer&iacute;a, a cualquier costo, evitar la regulaci&oacute;n del sector.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">A pesar de que se dice poco sobre algunas invenciones clave &ndash;como Unix, el sistema operativo que mejor le compite a Windows- Gertner escribi&oacute; un buen libro, informativo, que hecha luz sobre la importancia de un grupo de hombres que, juntos, lograron un legado de innovaci&oacute;n y estilo. Lo mejor es que no esconde su decadencia. Al final Xerox PARC y Bell Labs tienen en com&uacute;n m&aacute;s que haber sido un grupo de cient&iacute;ficos buscando mejorar el mundo: ambas tambi&eacute;n tuvieron problemas para comercializar sus productos. En el caso de Bell Labs se trat&oacute;, nada m&aacute;s ni nada menos, del tel&eacute;fono con c&aacute;mara, el PicturePhone.&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades