Malos pronósticos sobre la agricultura y su capacidad de alimentar al planeta

A pesar de ser un sector vital para la sociedad, la agricultura ha sido o incomprendida o ignorada por los inversionistas. Tal vez sea diferente de ahora en más, pero esto podría estar a punto de cambiar. Se combinaron varios factores que hacen dudar de la capacidad del sector para alimentar al mundo.

16 noviembre, 2010

<p>&ldquo;Es notable cu&aacute;nto se ha descuidado la agricultura,&rdquo; dice Bruce Kahn, director y analista senior de inversiones de <em>DB Climate Change Advisors, parte de Deutsche Asset Management.</em> &ldquo;No se entienden sus complejidades y las diferencias regionales.&rdquo;<br />
Tal vez porque durante mucho tiempo los precios de los alimentos se mantuvieron estables y la capacidad del sistema para alimentar a la poblaci&oacute;n no se pon&iacute;a en duda. <br />
La productividad alimentaria es una funci&oacute;n de sus insumos, afirma Dahn, y mucha gente tambi&eacute;n daba por descontada la eterna disponibilidad de los insumos clave para la producci&oacute;n de alimentos: tierra, agua y fertilizantes. <br />
Se calcula que la poblaci&oacute;n mundial trepar&aacute; a 9.000 millones para 2050, que grandes sectores de esa poblaci&oacute;n tendr&aacute;n m&aacute;s dinero disponible y exigir&aacute;n&nbsp; m&aacute;s carnes y l&aacute;cteos, productos ambos que requieren inmensas cantidades de agua y producen inmensas cantidades de metano. <br />
Mientras tanto, hay cada vez menos agua dulce y tierras cultivables.&nbsp; El cambio clim&aacute;tico afectar&aacute; la incidencia de enfermedades en cultivos, aumentar&aacute; la erosi&oacute;n del suelo y modificar&aacute; los patrones de lluvias. Con clima m&aacute;s caliente habr&aacute; m&aacute;s sequ&iacute;as, dice Rob Whlie, director de WHEB Ventures. <br />
Adem&aacute;s ahora tambi&eacute;n aparece competencia para destinar tierras a cultivar biocombustibles. La agricultura, si bien es menos da&ntilde;ina que la producci&oacute;n de carne, juega una parte importante en aumentar las emisiones mediante la deforestaci&oacute;n y los fertilizantes basados en combustibles f&oacute;siles y pesticidas. <br />
Seg&uacute;n Trucost, el uso de pesticidas tradicionales para producir arroz resulta en emisiones de 18,38kg de CO2 por kilo de arroz. <br />
Finalmente, muchos pron&oacute;sticos anuncian que los precios del petr&oacute;leo volver&aacute;n a subir a los niveles r&eacute;cord de 2008, cuando un barril lleg&oacute; los US$ 147 empujando hacia arriba el precio de los alimentos. <br />
En el futuro, dice Kahn, &ldquo;creemos que los precios subir&aacute;n, no hay forma de evitarlo&rdquo;. La necesidad que tiene el sector rural de ocuparse de estos serios temas crea oportunidades, &ldquo;desde la semilla hasta el supermercado&rdquo;, dice Wylie. Muchas est&aacute;n conectadas con la necesidad de hacer m&aacute;s con menos y eliminar desperdicios en la cadena de suministro. En el nivel m&aacute;s b&aacute;sico, esto comienza con el desarrollo de semillas m&aacute;s fuertes y de mayor rinde que son m&aacute;s resistentes a las enfermedades, pestes o sequ&iacute;a. A pesar de la continuada controversia sobre su uso, es probable que haya m&aacute;s cultivos gen&eacute;ticamente modificados (GM). <br />
Por lo pronto, la Comisi&oacute;n Europea, tan reacia a este tipo de cultivos, ya aprob&oacute; el de una papa GM. <br />
<br />
<strong>Otra crisis alimentaria</strong><br />
<br />
Los temores de una crisis alimentaria global se difundieron por los mercados mundiales de <em>commodities&nbsp; </em>mientras los precios de productos b&aacute;sicos como ma&iacute;z, arroz y trigo se disparaban luego de que el gobierno de Estados Unidos&nbsp; advirtiera la posibilidad de una oferta notablemente m&aacute;s baja. <br />
Un verano especialmente c&aacute;lido en Estados Unidos, sequ&iacute;as en pa&iacute;ses como Rusia y Brasil y fuertes lluvias en Canad&aacute; y europa da&ntilde;aron muchas cosechas este a&ntilde;o. Eso produjo un aumento de la preocupaci&oacute;n de una severa reducci&oacute;n del suministro de alimentos y una repetici&oacute;n de la crisis alimentaria de 2007-08. <br />
El departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en ingl&eacute;s) vaticin&oacute; que las reservas nacionales de ma&iacute;z podr&iacute;an ser las m&aacute;s bajas en 14 a&ntilde;os. Advirti&oacute; que podr&iacute;a haber una oferta mucho m&aacute;s reducida de ma&iacute;z y cebada, los dos productos centrales en la alimentaci&oacute;n de vacas, ovejas, cerdos y aves de corral. <br />
.En Par&iacute;s, los precios europeos para el trigo subieron 10%, mientras tambi&eacute;n se dispararon los precios de otros <em>commodities </em>entre los que se encuentran soja, az&uacute;car, algod&oacute;n, cebada y avena. Esos aumentos llevaron el &iacute;ndice Reuters-Jefferies CRB para <em>commodities </em>a su nivel m&aacute;s alto en dos a&ntilde;os. <br />
El USDA dej&oacute; azorados a los intermediarios al vaticinar en su informe mensual que los productores&nbsp; de ma&iacute;z cosechar&iacute;an unos 12.700 millones de bushels en la cosecha 2010-11 que comenz&oacute; en septiembre. Eso quiere decir 4% menos del anterior estimado por el mismo organismo. <br />
La ca&iacute;da recortar&iacute;a las reservas del pa&iacute;s en 99 millones de <em>bushels</em>, el nivel m&aacute;s bajo desde 1996-97. El USDA tambi&eacute;n redujo sus estimados para la producci&oacute;n de trigo&nbsp; y soja. <br />
<strong><br />
Brutal alza de precios </strong><br />
<br />
Nuevos temores de alcance global invaden los principales mercados de productos primarios de origen agr&iacute;cola. Particularmente, los m&aacute;s sensibles en el plano social. Por ejemplo, cereales como trigo, arroz, mijo y ma&iacute;z u oleaginosas como soja y girasol. <br />
Un verano inusitadamente c&aacute;lido en Estados Unidos-Canad&aacute;, sequ&iacute;as en partes de Brasil, Rusia &ndash;con incendios rurales- &Aacute;frica, Pakist&aacute;n e India se combinaron, ya en el oto&ntilde;o boreal, con violentas inundaciones o hasta aludes y avalanchas. Esta suma de desastres hace temer una severa escasez de alimentos y la repetici&oacute;n de la crisis vivida en la temporada 2007/08.<br />
En un informe clave para todo el mundo, el departamento norteamericano de Agricultura ha pronosticado que las existencias nacionales de trigo podr&iacute;an reducirse a la mitad. Vale decir, a los niveles m&aacute;s bajos en catorce a&ntilde;os. Tampoco es optimista en lo tocante a ma&iacute;z, cebada y centeno.<br />
Dos de esos tres productos son vitales para engordar vacas, ovejas, cerdos y aves de corral. El trigo, claro, es fundamental en la dieta humana e igual vale para la soja y el mismo ma&iacute;z. Esta conjunci&oacute;n de factores explica que, entre lunes y martes, las acciones de frigor&iacute;ficos en EE.UU., Canad&aacute; y la Uni&oacute;n Europea hayan ca&iacute;do hasta 7,7%.<br />
El departamento de Agricultura espera que la cosecha 2010/11de ma&iacute;z &ndash;empez&oacute; hace un mes- no pase de 12.700 millones de <em>bushels</em>. Eso quiere decir 4% menos que la estimaci&oacute;n previa. Por tanto, las reservas del cereal ceder&aacute;n a 900 millones. Tampoco es bueno el panorama para trigo y soja, lo cual, explica el s&uacute;bito inter&eacute;s chino en comprarle a la Argentina luego de seis meses de hiato.<br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades