Machine to machine: la carrera hacia el futuro

Dentro del sector industrial, pocos sectores han avanzado tanto en innovación y adopción de tecnología M2M como el de las automotrices. Comunicación auto-a-auto, autopistas inteligentes y dispositivos que regulan el buen conducir, es lo que se viene.

 Según la asociación civil “Luchemos por la vida”, que se encarga de prevenir los accidentes de tránsito en el país mueren 22 personas por día, cerca de 8.000 todos los años, por siniestros en la vía pública. En Argentina las cifras son especialmente estremecedoras pero se repiten de China a México, de Islandia a Sudáfrica. Las impericias humanas detrás del volante son fatales y causan perdidas materiales por US$ 10.000 millones cada año. Tal vez por eso las automotrices, las compañías de IT y aquellas que se dedican a la seguridad de los vehículos, están tan interesadas en invertir en esta tecnología que podría, potencialmente, salvar vidas y ahorrar costos. 

La automotriz Ford puede contarse entre las pioneras en la implementación de tecnología M2M en vehículos de alta gama; una visión que intentan replicar en modelos más masivos. 
Sebastián Trotta, gerente de relaciones institucionales de la compañía en Argentina, trata de explicar cómo sus inversiones en investigación y desarrollo se traducen en una mejora detrás del volante. “Tenemos una visión clara en lo que a seguridad vial se refiere y cómo la tecnología puede minimizar los riesgos. Trabajamos en diferentes cuestiones como el sistema Sync, software y hardware de a bordo que se comunica con el teléfono inteligente y permite operaciones de manos libres reduciendo los peligros por distracciones. Pero también, y a escala global, hemos hecho bastante hincapié en lo que se llama Car-to-car Communication que permite que el auto registre información y la envíe a los demás. Entonces el conductor tendrá datos adicionales para tomar las decisiones. No apuntamos a una autonomía total sino a que el piloto tenga la última palabra pero con un panorama más completo, que deje el azar de lado”. 
Aquí también es Google quien ha dado pasos concretos en la tecnología de comunicación auto-a-auto. Ellos sí apuntan a la autonomía. Los prototipos de Google Driveless Car que se diseñaron en conjunto con la Universidad de Stanford están siendo probados en diferentes ciudades de Estados Unidos, inclusive sobre el famoso Golden Gate de San Francisco. El proyecto tiene tanto potencial que el ministerio de defensa del país del Norte decidió poner US$ 2 millones del dinero de los contribuyentes para su desarrollo. Es más: estados como Nevada y Florida han dictado leyes permitiendo el uso de autos sin conductor. 
Según Gerardo Bartolomé de LoJack, su producto “Pay as you drive” podría controlar la calidad de manejo del individuo y luego, en asociación con empresas de seguros, bajar la prima al considerarlo un “conductor de poco riesgo”. “Aunque todavía es voluntario llegará el momento en que la tecnología para controlar velocidades, horarios y tipos de caminos será un estándar que permitirá estar más seguros en las rutas. En países como Italia esto ya es una realidad: 20% de las pólizas que están en la calle entran en este esquemaâ€, sentencia. 
Florencia Pulla
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades