Islandia, una inagotable fuente de sorpresas

Primero, un modelo de corralito que canibalizó la otrora poderosa banca británica. Segundo, tras la caída del gabinete, puede asumir como primera ministra Johanna Sigurdardottir, lesbiana declarada y adorada por la gente.

<p>Por vez primera en el mundo, una lejana hija de Safo (era de otra isla, Lesbos) gobernar&iacute;a un pa&iacute;s de viejas ra&iacute;ces democr&aacute;ticas. Anteriores inclusive a la Carta Magna inglesa de 1216. Al jurar, la flanquear&aacute; su pareja, la periodista Jonina Leosdottir.</p>
<p>A los 66 a&ntilde;os, Sigurdardottir ya era popular antes de ocupar la jefatura del gobierno y la gente la llamaba cari&ntilde;osamente &ldquo;Santa Juana&rdquo;. Adem&aacute;s, tiene dos hijos y nietos provenientes de un viejo matrimonio h&eacute;tero. En las encuestas, la veterana dirigente pol&iacute;tica obtiene 73% de aprobaci&oacute;n.</p>
<p>Por otra parte, es la primera mujer que ocupa el cargo en la historia de esta remota isla circumpolar antiguamente llamada &uacute;ltima Tule. Con 103.000 km2, supera a Irlanda (unos 95.000), pero cuenta con apenas 300.000 habitantes, un tercio en la capital, Reykiavik.<br />
Algunas radios locales y escandinavas sostienen que, tambi&eacute;n, es la primera cabeza de gobierno expl&iacute;citamente homosexual en el planeta. Pero otro rasgo de originalidad islandesa es mucho menos positivo: un &ldquo;modelo corralito&rdquo; que lleg&oacute; bastante m&aacute;s lejos que su precedente argentino. El primer ministro renunciante, Ossur Skarphedinsson, la propuso este mi&eacute;rcoles.&nbsp;&nbsp; <br />
</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades