Grecia todavía no encara la reestructuración de deudas

En verdad, la parte griega en el paquete del Fondo Monetario y el Banco Central Europeo, € 110.000 millones (US$ 144.000 millones), es el mayor rescate nominal de una economía. Tanto en valores absolutos cuanto en términos del producto bruto interno.

11 mayo, 2010

<p>En ese plano, supera el salvamento de Ucrania. Por eso mismo, Atenas no puede darse el lujo de perder tiempo debatiendo en torno de reformas ambiciosas o complejas. Empero, la decisi&oacute;n de la Eurozona &ndash;no la Uni&oacute;n Europea, como suele decirse-, pasando la legislaci&oacute;n necesaria para materializar la asistencia, probablemente aumente la gama de opciones. Esto es, m&aacute;s all&aacute; de un cese selectivo de pagos, una reestructuraci&oacute;n o una reprogramaci&oacute;n lisa y llana.<br />
<br />
Este lunes, en efecto, el FMI aprob&oacute; de urgencia su tramo del paquete griego, centrado en la crisis financiera y la necesidad de impedir contagios. Una semana antes, en medio de la violencia social, el parlamento heleno aprob&oacute; medidas que facilitan el auxilio internacional. Los restantes quince miembros de la Eurozona, Suecia y Polonia hicieron lo mismo y la comisi&oacute;n europea dio luz verde el viernes 7. Las consecuencias inmediatas son &eacute;stas:<br />
<br />
&bull;&nbsp;&nbsp;&nbsp; El ministro de hacienda, Yioryios Papaconstantin&uacute;, firm&oacute; un pedido oficial para desembolsar el primer tramo de fondos,&nbsp; &euro; 15/18.000 millones (US$ 20/23.000 millones).<br />
<br />
&bull;&nbsp;&nbsp;&nbsp; La mitad del monto se usar&aacute; ya mismo para repagar bonos p&uacute;blicos por &euro; 8.500 millones que vencen el mi&eacute;rcoles 19. Los desembolsos subsiguientes, uno cada tres meses, exigir&aacute;n que el gobierno cumpla con un ambicioso plan de austeridad que varios analistas ven dudoso, habida cuenta del descontento p&uacute;blico (eso explica que el alza de los mercados se diluyese este martes).<br />
<br />
&bull;&nbsp;&nbsp;&nbsp; Este paquete ofrece per&iacute;odos de repago m&aacute;s largos que el anterior (&euro; 45.000 millones) o el previsto ulteriormente. Grecia persuadi&oacute; al FMI y el BCE de elevar de tres a cinco a&ntilde;os ese lapso.<br />
<br />
&bull;&nbsp;&nbsp;&nbsp; La finalidad de la extensi&oacute;n es permitir mejor administraci&oacute;n de la deuda soberana en general. Pero no es gratis: el costo de los fondos suben un punto y rondan entre 5% (tasa flotante del FMI) y 6% anual, tasa de la Eurozona. <br />
Obviamente, Grecia no est&aacute; fuera de peligro y suponerlo resulta claramente prematuro. En realidad, lo m&aacute;s dif&iacute;cil empieza ahora y es un camino sin garant&iacute;as de &eacute;xito. No existen borradores probados para reestructurar o reprogramar pasivos en la Eurozona y, mucho menos, la propia UE. Por cierto, la crisis de una econom&iacute;a subdesarrollada en ese contexto ha expuesto grandes lagunas europeas en cuando a ceses de pagos soberanos y su manejo. Es uno de los huecos dejados por el pacto de Maastricht (1992), cuyo virtual colapso llev&oacute; a este megapaquete de &euro; 750.000 millones o US$ 975.000 millones.<br />
<br />
Sin una hoja de ruta, el FMI, el BCE y la CE deben asistir en la reparaci&oacute;n de un pa&iacute;s en bancarrota, sin apelar a la insolvencia expl&iacute;cita ni a la devaluaci&oacute;n. Algunos expertos poco dados a ilusiones hablan ya de una&nbsp; figura jur&iacute;dica propuesta en 1995, la quiebra soberana.<br />
<br />
&bull;&nbsp;&nbsp;&nbsp; &iquest;Cu&aacute;les ser&iacute;an los riesgos de un fracaso griego? Por ejemplo, uno que Argentina pudo sortear en 2002/4 permaneciendo ajeno al FMI, pero exponi&eacute;ndose a acciones y presiones de fondos especulativos y sus &ldquo;lobbies&rdquo;. Este peligro no afectar&aacute; a Atenas en tanto siga dentro del nuevo esquema. Pero, si la situaci&oacute;n social echa a pique al gobierno,la suerte misma del megapaquete quedar&aacute; comprometida. Resta una opci&oacute;n casi tan traum&aacute;tica: Grecia puede abandonar el euro, de grado o a la fuerza, Al respecto, Hans-Peter Friedrich, jefe de los sociacristianos b&aacute;varos en el parlamento, es terminante: &ldquo;echar un pa&iacute;s chico del euro &ndash;sostiene- no debe ser tab&uacute;&rdquo;.<br />
<br />
Papaconstantin&uacute; se&ntilde;al&oacute; que un cese forzoso de pagos cerrar&iacute;a el sistema bancario y precipitar&iacute;a el pa&iacute;s en una recesi&oacute;n tan honda como duradera. Sus opositores no le prestan ya mucha atenci&oacute;n y, a la gente, un futuro sin euro no le quita el sue&ntilde;o. Por otra parte, no parecen dadas a&uacute;n las condiciones para que los bonistas se queden colgados del cielorraso. En cuanto a reestructuraci&oacute;n, el FMI, el BCE, la CE y Estados Unidos no quieren saber nada. &iquest;Por qu&eacute;? Porque nadie se anima a decir que, en ese caso, el rey euro quedar&iacute;a desnudo y Gran Breta&ntilde;a habr&iacute;a tenido raz&oacute;n&nbsp; en aferrarse a la libra esterlina.<br />
&nbsp;</p>

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades