Volvió a retroceder el Merval

Las acciones líderes de la Bolsa de Comercio cayeron 2,23%, afectadas por factores externos y debilidades locales. El riesgo país trepó 33 puntos, hasta los 1.488.

7 septiembre, 2001

(NA). – Factores externos y debilidades locales volvieron a impactar hoy (viernes 7) sobre las cotizaciones de activos argentinos, y el principal indicador de la Bolsa de Comercio porteña, el índice Merval, cayó 2,23%, mientras que el riesgo país trepó hasta los 1.488 puntos, 33 más que el día anterior.

Con la baja de precios registrada entre los papeles de vanguardia, el Merval perdió en la semana 6,19%, y en lo que va del año 27,99.

Una noticia que pegó de lleno en la mayoría de los mercados fue el nivel de desocupación en Estados Unidos, el más bajo de los últimos cuatro años, lo que puede presagiar un período recesivo a escala internacional.

Según datos oficiales, las grandes corporaciones norteamericanas expulsaron más de un millón de empleados, lo cual proyecta un menor consumo y flacas ganancias para una importante cantidad de empresas.

Al freno económico en Estados Unidos se le agregó también que Japón volvió a mostrar índices poco alentadores de su nivel de actividad.

La deducción es obvia: si se frenan las dos locomotoras productivas del mundo se extenderá la ola recesiva.

En este marco, ya no resulta una buena noticia para los mercados emergentes que la Reserva Federal pueda aplicar una nueva suba de tasas para ayudar a la economía norteamericana a salir del freezer.

La Argentina, que intenta salir de uno de los mayores traumas de su historia económica, recibe ahora este nuevo coletazo global, a pesar de los avances que se registraron en las negociaciones para recomprar deuda o que el FMI destrabe fondos para el país.

Tampoco jugaron a favor las señales de avances concretos hacia el déficit cero, ni que el país no necesitará financiamiento hasta el último trimestre del año próximo.

Jugaron sí en contra los fuegos de la campaña electoral, ya que en el centro del debate entre candidatos se coló el debate sobre el tipo de cambio, algo que inquieta a los inversores.

En este marco, los títulos públicos argentinos sufrieron bajas de hasta 4% y casi todo el panel Merval operó hacia la baja.

El volumen de negocios llegó a sólo $ 7,8 millones, una cifra que si bien demuestra la escasa actividad, también que no hay demasiado interés en vender papeles.

El Merval tradicional bajó 2,23%, a 300,10 puntos, el Merval Argentina declinó 2,30, a 287,33, y el índice general bajó 0,69, a 11.774,85.

Entre los papeles testigos, Grupo Financiero Galicia bajó 1,04%, Pérez Companc, 3,14; y Telecom cayó 3,19.

Otras bajas de importancias correspondieron a Banco Suquía, 8,70%; Indupa, 5,20; Central Puerto, 4,76; Atanor, 4,71; Banco Francés, 4,04; Central Costanera y Siderar, 3,23.

Las únicas subas fueron para TGS, 2,24; Santander, 1,20; y Ledesma, con el 0,92.

(NA). – Factores externos y debilidades locales volvieron a impactar hoy (viernes 7) sobre las cotizaciones de activos argentinos, y el principal indicador de la Bolsa de Comercio porteña, el índice Merval, cayó 2,23%, mientras que el riesgo país trepó hasta los 1.488 puntos, 33 más que el día anterior.

Con la baja de precios registrada entre los papeles de vanguardia, el Merval perdió en la semana 6,19%, y en lo que va del año 27,99.

Una noticia que pegó de lleno en la mayoría de los mercados fue el nivel de desocupación en Estados Unidos, el más bajo de los últimos cuatro años, lo que puede presagiar un período recesivo a escala internacional.

Según datos oficiales, las grandes corporaciones norteamericanas expulsaron más de un millón de empleados, lo cual proyecta un menor consumo y flacas ganancias para una importante cantidad de empresas.

Al freno económico en Estados Unidos se le agregó también que Japón volvió a mostrar índices poco alentadores de su nivel de actividad.

La deducción es obvia: si se frenan las dos locomotoras productivas del mundo se extenderá la ola recesiva.

En este marco, ya no resulta una buena noticia para los mercados emergentes que la Reserva Federal pueda aplicar una nueva suba de tasas para ayudar a la economía norteamericana a salir del freezer.

La Argentina, que intenta salir de uno de los mayores traumas de su historia económica, recibe ahora este nuevo coletazo global, a pesar de los avances que se registraron en las negociaciones para recomprar deuda o que el FMI destrabe fondos para el país.

Tampoco jugaron a favor las señales de avances concretos hacia el déficit cero, ni que el país no necesitará financiamiento hasta el último trimestre del año próximo.

Jugaron sí en contra los fuegos de la campaña electoral, ya que en el centro del debate entre candidatos se coló el debate sobre el tipo de cambio, algo que inquieta a los inversores.

En este marco, los títulos públicos argentinos sufrieron bajas de hasta 4% y casi todo el panel Merval operó hacia la baja.

El volumen de negocios llegó a sólo $ 7,8 millones, una cifra que si bien demuestra la escasa actividad, también que no hay demasiado interés en vender papeles.

El Merval tradicional bajó 2,23%, a 300,10 puntos, el Merval Argentina declinó 2,30, a 287,33, y el índice general bajó 0,69, a 11.774,85.

Entre los papeles testigos, Grupo Financiero Galicia bajó 1,04%, Pérez Companc, 3,14; y Telecom cayó 3,19.

Otras bajas de importancias correspondieron a Banco Suquía, 8,70%; Indupa, 5,20; Central Puerto, 4,76; Atanor, 4,71; Banco Francés, 4,04; Central Costanera y Siderar, 3,23.

Las únicas subas fueron para TGS, 2,24; Santander, 1,20; y Ledesma, con el 0,92.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades