Volatilidad: sin sustento la idea de que Bolivia sea culpable

Varios gurúes –argentinos y uruguayos, entre ellos- le echaban la culpa a la nacionalización boliviana. Pero el nuevo récord del oro (US$ 668,50) o tasas a 5,15% y 5,24% anual para 10 y 30 años no tienen nada que ver con Morales (3-IV).

Eso lo demuestra lo sucedido ayer en los mercados. Mientras los metales prciosos alcanzaban niveles de hace veinticinco año, los crudos cedían casi dos dólares el barril por toma de ganancias: de US$ 74,75 a 73 en Nueva York, de US$ 75 a 73,25 en Londres. Por otra parte, la actual fase volátil es varios dias anterior a los anuncios bolivianos.

En esencia, sigue pesando Irán, cuarto productor y tercer exportador mundial. También influyen guerras civiles en Nigeria e Irak. No obstante, ningún analista estratégico serio cree que el Consejo de Seguridad aplique sanciones duras a Tehrán por su programa nuclear o que Estados Unidos e Israel pasen a las vías de hecho. Esta falta de explicaciones novedosas abre camino a cualquier cosa. Por ejemplo, el Fund for Peace y “Foreign policy” sacaron una oportuna lista de sesenta países “fracasados” y en peligro de colapso. Amén de casos obvios (Afganistán, Haitì, Colombia, Irak, Zimbabwe, Somalía, etc.), aparecen Bolivia y Venezuela.

En lo tocante al altiplano, sus decisiones distan de ser sorpresivas. Cumpliendo promesas electorales (algo que su colega uruguayo no hace), el Morales renacionalizó el gas y hará lo mismo con otros recursos naturales no renovables, alineándose con Venezuela, Brasil, Saudiarabia, Irán, Libia, Argelia, China y otros. Este detalle es pasado por alto en la campaña conservadora contra las medidas bolivianas.

El nuevo régimen prescribe a las compañías extranjeras –no son expropiadas al estilo ruso- enviar la producción a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB, privatizado en 1996/7), que supervisará refinamiento, industrialización y ventas. El objetivo final de Morales parece residir en recobrar empresas privatizadas a bajo precio en los años 90, mediante la toma de acciones en poder de no residentes. Pero eso depende –aclaró La Paz- de conversaciones con España, Brasil y Argentina, que han tomado con prudencia los anuncios presidenciales.

Las presumibles negociaciones con Madrid y Brasilia obedecen a un hecho claro: el gas era explotado conjuntamente por Repsol YPF y Petrobrás. Al respecto, debe recordarse que Bolivia es segunda por reservas gasíferas en Sudamérica. Los intereses extranjeros en hidrocarburos incluyen British Petroleum y la francesa Total. Entretanto, el departamento de Estado norteamericano muestra cautela, igual que en el conflicto Argentina-Uruguay (aunque éste el interesa como herramienta para liquidar el Mercosur). Por otra parte, Estados Unidos obtiene su gas de fuentes locales, Canadá y Méjico.

Washington presta más atención a un aspecto poco mencionado: la creciente infuencia china en Bolivia. Sin mantener las distancias de otros socios comerciales de Beijing (Chile, Méjico y, todavía, Perú), lo primero que hizo Morales al ser electo fue entrevistarse con el presidente Hu Jintao, en tanto su gobierno simpatiza con Andrés Soliz Rada, ex senador de izquierdas y hoy a cargo de políticas en materia de energía y combustibles. Además, es una “bête noire” para usinas conservadoras como Heritage Foundation, instituto Cato y similares. El mandatario boliviano definió a China como “aliada estratégica”.

Eso lo demuestra lo sucedido ayer en los mercados. Mientras los metales prciosos alcanzaban niveles de hace veinticinco año, los crudos cedían casi dos dólares el barril por toma de ganancias: de US$ 74,75 a 73 en Nueva York, de US$ 75 a 73,25 en Londres. Por otra parte, la actual fase volátil es varios dias anterior a los anuncios bolivianos.

En esencia, sigue pesando Irán, cuarto productor y tercer exportador mundial. También influyen guerras civiles en Nigeria e Irak. No obstante, ningún analista estratégico serio cree que el Consejo de Seguridad aplique sanciones duras a Tehrán por su programa nuclear o que Estados Unidos e Israel pasen a las vías de hecho. Esta falta de explicaciones novedosas abre camino a cualquier cosa. Por ejemplo, el Fund for Peace y “Foreign policy” sacaron una oportuna lista de sesenta países “fracasados” y en peligro de colapso. Amén de casos obvios (Afganistán, Haitì, Colombia, Irak, Zimbabwe, Somalía, etc.), aparecen Bolivia y Venezuela.

En lo tocante al altiplano, sus decisiones distan de ser sorpresivas. Cumpliendo promesas electorales (algo que su colega uruguayo no hace), el Morales renacionalizó el gas y hará lo mismo con otros recursos naturales no renovables, alineándose con Venezuela, Brasil, Saudiarabia, Irán, Libia, Argelia, China y otros. Este detalle es pasado por alto en la campaña conservadora contra las medidas bolivianas.

El nuevo régimen prescribe a las compañías extranjeras –no son expropiadas al estilo ruso- enviar la producción a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB, privatizado en 1996/7), que supervisará refinamiento, industrialización y ventas. El objetivo final de Morales parece residir en recobrar empresas privatizadas a bajo precio en los años 90, mediante la toma de acciones en poder de no residentes. Pero eso depende –aclaró La Paz- de conversaciones con España, Brasil y Argentina, que han tomado con prudencia los anuncios presidenciales.

Las presumibles negociaciones con Madrid y Brasilia obedecen a un hecho claro: el gas era explotado conjuntamente por Repsol YPF y Petrobrás. Al respecto, debe recordarse que Bolivia es segunda por reservas gasíferas en Sudamérica. Los intereses extranjeros en hidrocarburos incluyen British Petroleum y la francesa Total. Entretanto, el departamento de Estado norteamericano muestra cautela, igual que en el conflicto Argentina-Uruguay (aunque éste el interesa como herramienta para liquidar el Mercosur). Por otra parte, Estados Unidos obtiene su gas de fuentes locales, Canadá y Méjico.

Washington presta más atención a un aspecto poco mencionado: la creciente infuencia china en Bolivia. Sin mantener las distancias de otros socios comerciales de Beijing (Chile, Méjico y, todavía, Perú), lo primero que hizo Morales al ser electo fue entrevistarse con el presidente Hu Jintao, en tanto su gobierno simpatiza con Andrés Soliz Rada, ex senador de izquierdas y hoy a cargo de políticas en materia de energía y combustibles. Además, es una “bête noire” para usinas conservadoras como Heritage Foundation, instituto Cato y similares. El mandatario boliviano definió a China como “aliada estratégica”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades