Ventas de durables en baja y desempleo en alza se conjugan con ataques en Irak y Turquía

Inesperadamente, la venta de bienes durables cedió por segundo mes seguido y aumentaron los pedidos de subsidio por desempleo. También pesó una ola de ataques en Turquía –incluso una bomba cerca de donde parará Bush- e Irak.

Lo único que subió fue la venta de viviendas nuevas: 15% en mayo, la mayor alza mensual desde abril de 1993. Pero la proyección récord de 1.369.000 unidades en el año denota, en realidad, el imparable endeudamiento del público, promovido por un crédito hipotecario muy barato.

Las compras mayoristas de bienes durables descendieron 1,6% en mayo, tras haberlo hecho 2,6% en abril, según estadísticas del departamento federal de Comercio. Este dato y la flojedad laboral –confían los gurúes bursátiles- podrían inducir a “un ajuste mesurado” de tasas básicas. El mercado espera que, el martes, el comité monetario de la Reserva Federal eleve esos tipos con cautela (de 1 a 1,25% anual) si, finalmente, lo hace.

Esta mezcla de factores y el recrudecimiento de la violencia en Turquía (dos atentados explosivos) e Irak (al Qa’eda atacó cuatro ciudades: 90 muertos, 200 heridos) se hicieron sentir en el mercado. Wall Street abrió tratando de prolongar la “hora feliz” del miércoles y ganó hasta 1,2% pero, al final, había suaves bajas en el Nasdaq compuesto (-0,27%), el Standard&Poor’s 500 (-0,30) y el Dow Jones industrial (-0,34%).

La demanda de bonos norteamericanos aumentaba tras saberse que uno de los atentado en Estambul fue muy cerca del hotel donde se alojará George W.Bush. Su ubicación era un secreto de estado –eso compromete la seguridad de dos países: Turquía y EE.UU.- y lo ocurrido siembra dudas sobre la conveniencia de que el presidente vaya a Bagdad para la asunción del nuevo gobierno provisional.

Lo único que subió fue la venta de viviendas nuevas: 15% en mayo, la mayor alza mensual desde abril de 1993. Pero la proyección récord de 1.369.000 unidades en el año denota, en realidad, el imparable endeudamiento del público, promovido por un crédito hipotecario muy barato.

Las compras mayoristas de bienes durables descendieron 1,6% en mayo, tras haberlo hecho 2,6% en abril, según estadísticas del departamento federal de Comercio. Este dato y la flojedad laboral –confían los gurúes bursátiles- podrían inducir a “un ajuste mesurado” de tasas básicas. El mercado espera que, el martes, el comité monetario de la Reserva Federal eleve esos tipos con cautela (de 1 a 1,25% anual) si, finalmente, lo hace.

Esta mezcla de factores y el recrudecimiento de la violencia en Turquía (dos atentados explosivos) e Irak (al Qa’eda atacó cuatro ciudades: 90 muertos, 200 heridos) se hicieron sentir en el mercado. Wall Street abrió tratando de prolongar la “hora feliz” del miércoles y ganó hasta 1,2% pero, al final, había suaves bajas en el Nasdaq compuesto (-0,27%), el Standard&Poor’s 500 (-0,30) y el Dow Jones industrial (-0,34%).

La demanda de bonos norteamericanos aumentaba tras saberse que uno de los atentado en Estambul fue muy cerca del hotel donde se alojará George W.Bush. Su ubicación era un secreto de estado –eso compromete la seguridad de dos países: Turquía y EE.UU.- y lo ocurrido siembra dudas sobre la conveniencia de que el presidente vaya a Bagdad para la asunción del nuevo gobierno provisional.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades