Temores de inflación en Estados Unidos

El índice Dow Jones cayó más de 1.000 puntos el jueves, principalmente por temor a la inflación.

 Hubo fuertes sube y bajas la semana pasada y el Dow cayó 10% con respecto a su pico de hace dos semanas.

 

He aquí, según CNN Money, lo que está generando la volatilidad:

 

  1. Preocupaciones sobre inflación

Las acciones venían subiendo sostenidamente desde las elecciones, en parte porque la economía estadounidense está muy fuerte. El desempleo está históricamente bajo y hay más vacantes que personas para llenarlas.

Las empresas comienzan a subir los sueldos para retener a sus empleados y atraer nuevos. Inevitablemente luego van a tener que subir los precios de lo que producen para hacer frente a esos aumentos.

Aunque la economía ha venido creciendo sostenidamente durante casi 9 años, la inflación de precios permaneció misteriosam,ente baja.

La Reserva Federal combate la inflación subiendo las tasas de interés. Durante la última década el Banco Central se abstuvo de subirlas temiendo ahogar la recuperación económica. Este año proyecta subirlas de a poco: 3 veces en 2018, pero si la inflación aprieta podría hacerlo con mayor frecuencia.

 

 

  1. Las tasas de interés

Cuando la Fed sube las tasas aumenta el costo de pedir dinero prestado. Eso significa que las empresas tienen que pagar más por sus préstamos, algo que reduce las ganancias. También significa que los estadounidenses van a pagar más por sus préstamos personales e hipotecas.

Otra razón por la que el mercado de valores subió tanto en los últimos diez años fue el sostenido crecimiento de las ganancias de las empresas.

Cuando las tasas de interés suben violentamente las acciones suelen caer y los inversores se preocupan por la reducción de las ganancias.

 

  1. Preocupación por el mercado de bonos

La buena racha de las acciones se debió también a que eran la única inversión con un retorno aceptable. El rendimiento de los bonos del Tesoro era tan bajo que los dividendos por acciones pagaban siempre mejor.

 

Pero las acciones son una inversión de mayor riesgo que los bonos, que están respaldados por el Tesoro de Estados Unidos. Si el rendimiento del bono comienza a subir los inversores van a querer retirar algo del dinero que tienen colocado en acciones para ponerlo en bonos, más seguros.

El jueves pasado los bonos arrojaron su mayor rendimiento en cuatro años. La reciente ley impositiva obligó al Tesoro a tomar más deuda, lo que pondrá más bonos en circulación. Si hay mucho se pueden devaluar. Los precios y los rendimientos se mueven en direcciones opuestas y quienes compren bonos van a querer mayor rendimiento (y menor precio) para hacer valer su inversión.

Además, la inflación es mala para los bonos. Si suben los costos de tomar dinero prestado, los inversores de bonos van a querer más retornos y más rendimiento.

Los rendimientos atractivos sobre una inversión segura han hecho, de pronto, menos atractivas las acciones.

 

  1. Demasiado lejos, demasiado rápido

Las acciones vienen subiendo prácticamente en línea recta desde noviembre 2016, y eso no es bueno. Muchos analistas del mercado de valores creen que hace rato que hace falta una corrección hacia atrás de entre 5 y 10%.

Sería bueno un período de enfriamiento. Haría más baratas las acciones y más atractivas para los inversores.

El mercado finalmente comienza a poner los pies en la tierra, aunque sea un poquito, y los inversores comienzan a preguntarse si este es el comienzo de la tan necesaria corrección o de un mercado a la baja.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades