Se reactiva el mercado de fusiones y adquisiciones

Según un reporte del Boston Consulting Group (BCG), hay una recuperación en la categoría de las transacciones M&A

Después de una fuerte caída al inicio de la pandemia, el volumen mensual de fusiones y adquisiciones a nivel global ya ha regresado al límite inferior de los niveles históricos promedio.

En medio de la disrupción y la incertidumbre, los negociadores miran cada vez más acuerdos alternativos, como joint ventures, alianzas estratégicas e inversiones de capital de riesgo corporativo, como formas efectivas de acceder a nuevas capacidades y reducir el riesgo.

Los negociadores tienen motivos para ser cautelosamente optimistas sobre una reactivación a corto plazo del mercado de fusiones y adquisiciones. Según el reporte de M&A 2020, realizado por Boston Consulting Group (BCG), en colaboración con el profesor Sönke Sievers de la Universidad de Paderborn, después de una fuerte caída, el volumen mensual de transacciones de M&A ya ha regresado al límite inferior del nivel históricamente normal.

Para evaluar el mercado actual de fusiones y adquisiciones en un contexto histórico, el estudio analizó las operaciones de M&A globales valoradas en más de US$ 500 millones desde 2007. El ritmo de actividad estuvo generalmente en el rango de 40 a 70 transacciones por mes durante los últimos diez años. La actividad mensual cayó por debajo de este rango en meses consecutivos dos veces: en el punto álgido de la crisis financiera a fines de 2008 hasta mediados de 2009 y en el primer semestre de 2020. Inicialmente, la caída de la actividad de fusiones y adquisiciones en la crisis actual fue peor que en la crisis de 2008-2009. Pero se produjo un repunte claramente perceptible entre junio y agosto, ya que la actividad mensual de acuerdos superó las 40 transacciones.

“De hecho, el repunte en la actividad de fusiones y adquisiciones que comenzó en junio sugiere que el mercado de fusiones y adquisiciones ya ha dado un giro en la recuperación de la crisis”, dijo Jens Kengelbach, senior partner de BCG, director global de fusiones y adquisiciones de la firma y coautor del informe. “Aunque el regreso de grandes cuarentenas a causa de COVID-19 podría retrasar la recuperación, los negociadores audaces ven la recesión como una creación de oportunidades atractivas para perseguir objetivos estratégicos, a través de fusiones y adquisiciones clásicas, así como estructuras de acuerdos alternativos”.

“En Latinoamérica la crisis de coronavirus se inició más tarde que en el hemisferio norte. Las cuarentenas están extendidas en gran parte de los países de la región. De ahí que la recuperación de la actividad de M&A esté siendo más lenta”, explica Federico Muxí, managing director y senior partner de BCG. “A pesar de ello, se han producido varias operaciones de relevancia en el sector financiero en el último mes. Las recesiones son épocas de oportunidades para las fusiones y adquisiciones”, añade Muxí.

Los acuerdos alternativos ganan terreno. El estudio también examinó cómo la pandemia podría afectar la negociación en los próximos años. Debido a que las disrupciones producidas por la pandemia han reforzado las megatendencias tecnológicas, como la analítica avanzada y la automatización, muchas empresas necesitan obtener acceso rápidamente a nuevos talentos y capacidades. Esto promueve no solo fusiones y adquisiciones clásicas, sino también estructuras de acuerdos alternativas. En este tipo de tratos alternativos, en lugar de adquirir el control e integrar un objetivo, las empresas adquieren participaciones minoritarias o establecen acuerdos de cooperación, como a través de joint ventures (JV), alianzas estratégicas o inversiones de capital de riesgo corporativo.

Desde la perspectiva de la creación de valor a corto plazo, los inversores parecen ser cada vez más receptivos al uso de empresas conjuntas y alianzas para permitir la colaboración o incluso para reemplazar las fusiones y adquisiciones clásicas. El reporte encontró que, desde 1990 hasta mediados de 2020, los retornos de los anuncios mostraron una tendencia más alta tanto para las joint ventures como para las alianzas. La creación de valor a largo plazo, sin embargo, ha sido más desafiante. Menos de la mitad de todas las joint ventures y alianzas generan rendimientos que superan a su sector (medido por el rendimiento total relativo para los accionistas) después de uno o dos años.

“Incluso las joint ventures y las alianzas que se firman sobre la base de una sólida historia de creación de valor requieren una implementación rigurosa, un buen gobierno y un monitoreo continuo para crear valor a largo plazo”, explica Georg Keienburg, socio de BCG y coautor del informe.

“En este sentido, son análogos a los acuerdos de fusiones y adquisiciones que deben superar los desafíos de la integración y realización de sinergias para finalmente tener éxito”.

Los resultados de una encuesta de BCG a negociadores corporativos refuerzan el hallazgo empírico de que los acuerdos alternativos tienen resultados mixtos en términos de creación de valor.

Los encuestados dijeron que, desde su perspectiva, aproximadamente el 40% de los acuerdos alternativos fracasan, es decir, no logran los objetivos financieros y/o estratégicos declarados. Además, consideraron que solo aproximadamente el 60% de los acuerdos tuvieron éxito una vez que se calmaron las aguas. Los acuerdos alternativos no obtuvieron mejores resultados que las fusiones y adquisiciones clásicas con respecto a las tasas de fracaso y éxito percibidas.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades