¿Quién vió alguna vez un renminbi?

Es la moneda oficial de China, que significa "la moneda del pueblo". Los chinos –como antes todo el mundo-  hablan de yuan, la unidad de cuenta que se fracciona en 10 jiao, y cada uno de éstos en 10 fen. Beijing busca que se la reconozca y use como divisa internacional, como el dólar.  

24 septiembre, 2015

Los que tienen edad suficiente recuerdan haber sido testigos. Lo más jóvenes, alguna vez escucharon la historia. Fue cuando el entonces Presidente Perón, en 1953, cuando se hablaba de la devaluación del peso, pronunció la perdurable frase: “¿Acaso alguien vió alguna vez un dólar?”.

 

Algo parecido podría decirse del renminbi, la moneda oficial de China que ha adquirido súbita notoriedad por su creciente uso internacional. Es la moneda oficial de la República y quiere decir “moneda del pueblo”. Pero en pinyin, es decir el deletreo fonético del chino mandarín, se le dice comúnmente yuan. Y así le seguimos diciendo todavía en buena parte del mundo. Su valor, para evitar su fluctuación brusca, está relacionado a una canasta de varias divisas internacionales.

 

El yuan se divide en 10 jiao (o décimos), y éste a su vez en 10 fen (céntimos).

 

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre el renminbi y el yuan?. En verdad, ninguna. Renmimbi es el nombre oficial, designada así por el Partido Comunista de la República Popular de China en 1949, como “la moneda del pueblo”. Yuan pertenece al habla popular y se usa con exclusividad para señalar el precio de los bienes y servicios.

 

Lo curioso es la especial vinculación que existe entre Sudamérica y China acerca de llamar yuan a la moneda. Era originalmente, una moneda de plata española “real de a ocho”, que utilizaban los comerciantes europeos que llegaban al “Imperio del Centro”. Allí, la gente comenzó a llamar yuan a estas piezas. El caso es que buena parte de la plata que se extraían de las minas de la actual Bolivia y Perú, terminaban del otro lado el océano Pacífico.

 

Los chinos no suelen hablar del yuan o del Renminbi en la calle;  sino que se refieren a las unidades de cuenta como kuai, que significa pieza y es la palabra histórica utilizada para monedas hechas de plata o cobre.

 

El gobierno chino quiere dar dimensión internacional a su divisa. En la actualidad, es la segunda moneda más usada por automotrices europeas y norteamericanas. Los resultados de una encuesta realizada entre empresas multinacionales revelan que más de la mitad de las empresas no chinas habían usado el Renminbi para realizar pagos fuera de China continental, principalmente para beneficiarse de menores costos de transacción.

 

La posición global del renminbi, quinta en el mundo en este momento, se verá mejorada si el Fondo Monetario Internacional decide otorgarle derechos especiales de retiro, con lo que le estaría dando estatus automático como moneda oficial de reserva. China está ansiosa por que esto ocurra aunque tropieza con un problema: su moneda no es convertible y tal vez no lo sea nunca. Este es, hasta ahora, un requisito fundamental para que una moneda sea considerada “de reserva”.

 

En lo que sí puede haber un cambio es en el activo de reserva internacional conocido como Derechos Especiales de Giro (DEG), que constituye un  activo internacional de reserva que da a los países el derecho a cambiar sus DEG por monedas que se usan libremente para complementar sus reservas internacionales.  Consiste, en realidad, en una canasta de cuatro monedas: el dólar, el euro, la libra esterlina y el yen.

 

La gran pregunta es si el FMI está dispuesto a hacer un cambio sustancial en el sistema monetario internacional  que vaya más allá de una reorganización en la canasta de monedas.

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades