Petróleo: a menos de US$ 47 el barril, las cosas no irán muy bien

Este miércoles, el barril de crudo vale sólo US$ 46 (Brent) o 46,50 (WTI), el mínimo en tres años y 101 bajo los picos al 13 de julio. La última caída se debe a que la OPEP no se puso de acuerdo para bajar producción por falta de demanda.

4 diciembre, 2008

Muchos analistas creen que esos niveles seguirán descendiendo, para alegría de varios sectores. Entre ellos, gobiernos que pugnaban contra la inflación este mismo año. Los países más pobres, cuyas poblaciones gastan hasta 75% de sus ingresos en comer, eran especialmente vulnerables alza de hidrocarburos y sus efectos en el precio de alimentos primarios.

Con los combustibles fósiles bajando y las economías centrales ahora más preocupadas por la deflación que los precios en aumento, los bancos centrales se muestran más dispuestos a bruscos descensos en tasas de interés. Pasa tanto en Estados Unidos-Canadá cuanto en Europa occidental.

Pero hay aspectos negativos en esta tendencia. Tampoco la volatilidad de precios beneficia necesariamente a usuarios y productores. Lo más inquietante es que la contracción responda al abrupto deterioro de países centrales y sus consecuencias en el resto del mundo vía estancamiento o caída de demanda. Este mismo lunes, nuevos sintomas de recesión deflatoria en EE.UU. demolieron 9,45% el Standard&Poor’s 500.

Tampoco los ambientalistas se sienten felices. Cuatro años de precios en alza presionaban contra la demanda de combustibles fósiles, fuentes de emisiones contaminantes (monóxido, dióxido de carbono). Por ejemplo, desde 2007 se notaban menos venta de camionetas “traganafta” y mayor uso del transporte público.

Sea como fuere y pese a la promoción de combustibles limpios o más eficientes, fuentes energéticas renovables y hasta nucleares –en las economías centrales, al menos-, el petróleo predominará en varios aspectos, particularmente transportes. A su vez, la oferta a largo plazo exige crecientes inversiones en exploración y producción, hoy desalentadas por la volatilidad de precios. Saudiarabia, a la sazón, sostiene que el barril debe costar no menos de US$ 75 el barril para promover mayor extracción y evitar déficit en el futuro próximo.

La agencia internacional de energía y combustibles(AIEC) estima que se necesita detectar reserva por seis veces la actual producción rusa o saudí para cubrir demanda hasta 2030. Otros pronostican que el agotamiento comenzará a sentirse desde 2020 ó 2025. Entretanto, si persisten precios bajos, las exploraciones se estancarán, pues los gigante internacionales privilegian los dividendos actuales, no los futuros.

Muchos analistas creen que esos niveles seguirán descendiendo, para alegría de varios sectores. Entre ellos, gobiernos que pugnaban contra la inflación este mismo año. Los países más pobres, cuyas poblaciones gastan hasta 75% de sus ingresos en comer, eran especialmente vulnerables alza de hidrocarburos y sus efectos en el precio de alimentos primarios.
<p>Con los combustibles f&oacute;siles bajando y las econom&iacute;as centrales ahora m&aacute;s preocupadas por la deflaci&oacute;n que los precios en aumento, los bancos centrales se muestran m&aacute;s dispuestos a bruscos descensos en tasas de inter&eacute;s. Pasa tanto en Estados Unidos-Canad&aacute; cuanto en Europa occidental.</p>
<p>Pero hay aspectos negativos en esta tendencia. Tampoco la volatilidad de precios beneficia necesariamente a usuarios y productores. Lo m&aacute;s inquietante es que la contracci&oacute;n responda al abrupto deterioro de pa&iacute;ses centrales y sus consecuencias en el resto del mundo v&iacute;a estancamiento o ca&iacute;da de demanda. Este mismo lunes, nuevos sintomas de recesi&oacute;n deflatoria en EE.UU. demolieron 9,45% el Standard&amp;Poor&rsquo;s 500.</p>
<p>Tampoco los ambientalistas se sienten felices. Cuatro a&ntilde;os de precios en alza presionaban contra la demanda de combustibles f&oacute;siles, fuentes de emisiones contaminantes (mon&oacute;xido, di&oacute;xido de carbono). Por ejemplo, desde 2007 se notaban menos venta de camionetas &ldquo;traganafta&rdquo; y mayor uso del transporte p&uacute;blico. Sea como fuere y pese a la promoci&oacute;n de combustibles limpios o m&aacute;s eficientes, fuentes energ&eacute;ticas renovables y hasta nucleares &ndash;en las econom&iacute;as centrales, al menos-, el petr&oacute;leo predominar&aacute; en varios aspectos, particularmente transportes. A su vez, la oferta a largo plazo exige crecientes inversiones en exploraci&oacute;n y producci&oacute;n, hoy desalentadas por la volatilidad de precios. Saudiarabia, a la saz&oacute;n, sostiene que el barril debe costar no menos de US$ 75 el barril para promover mayor extracci&oacute;n y evitar d&eacute;ficit en el futuro pr&oacute;ximo.</p>
<p>La agencia internacional de energ&iacute;a y combustibles(AIEC) estima que se necesita detectar reserva por seis veces la actual producci&oacute;n rusa o saud&iacute; para cubrir demanda hasta 2030. Otros pronostican que el agotamiento comenzar&aacute; a sentirse desde 2020 &oacute; 2025. Entretanto, si persisten precios bajos, las exploraciones se estancar&aacute;n, pues los gigante internacionales privilegian los dividendos actuales, no los futuros.</p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades