Otra pésima semana bursátil en EE.UU. y la Unión Europea

-Al cierre, Wall Street se desplomaba 4,65%. Esto no ocurría desde 1998.

Como ya no saben qué parámetros usar para no repetir lo mismo día tras día, al cierre de la semana pasada los estadígrafos optaron por señalar que las dos últimas semanas equivalen a la peor quincena desde el crac de octubre, 1987. También el Europa occidental, hubo una feroz cadena de derrumbes justo al cierre.

“Cada día más gente sale de esta plaza, espantada por nuevas revelaciones sobre irregularidades contables, escándalos y pronósticos tan interesados como erróneos”. Así sintetizaba el clima el fondo Glenmede Trust, una cartera de US$ 15.000 millones.

Johnson & Johnson sufrió su peor caída accionaria en casi quince años. Nicor Inc., propietaria de servicios reales, se vino abajo al revelar maniobras contables. Sun Microsystems, PepsiCo y Microsoft cedieron debido a sus propios pronósticos pesimistas. Además, Nueva York sintió el impacto de los desplomes ocurridos en Zürich (5,6%), Londres (4,6%) o Fráncfort (5,1%). Así, el Dow-Jones industrial perdió 4,65%, acompañado por el Standard&Poor’s 500 (3,84%) y el Nasdaq Compuesto (2,79%).

En la semana, el S&P 500 retrocede 8% y, el D-J 7,7%. En dos semanas, el deterioro de la mayor cartera global suma 15%. “Las perspectivas de ingresos vuelven a deteriorarse y este trimestre ni siquiera será como el anterior, en cuyo curso algunos sectores y empresas lograron remontar la corriente”. Esto vislumbra Thomson Fist Call, una consultora de primera línea.

Amén de los factores indicados, convergían casos como AOL Time Warner –no tanto maquillajes contables como cuestionamiento de la fusión que creó este gigante-, WordCom, Vivendi Universal y Johnson&Johnson. Desde otro ángulo, la pérdida de aceptación pública a George W. Bush enrarece el clima.

Como ya no saben qué parámetros usar para no repetir lo mismo día tras día, al cierre de la semana pasada los estadígrafos optaron por señalar que las dos últimas semanas equivalen a la peor quincena desde el crac de octubre, 1987. También el Europa occidental, hubo una feroz cadena de derrumbes justo al cierre.

“Cada día más gente sale de esta plaza, espantada por nuevas revelaciones sobre irregularidades contables, escándalos y pronósticos tan interesados como erróneos”. Así sintetizaba el clima el fondo Glenmede Trust, una cartera de US$ 15.000 millones.

Johnson & Johnson sufrió su peor caída accionaria en casi quince años. Nicor Inc., propietaria de servicios reales, se vino abajo al revelar maniobras contables. Sun Microsystems, PepsiCo y Microsoft cedieron debido a sus propios pronósticos pesimistas. Además, Nueva York sintió el impacto de los desplomes ocurridos en Zürich (5,6%), Londres (4,6%) o Fráncfort (5,1%). Así, el Dow-Jones industrial perdió 4,65%, acompañado por el Standard&Poor’s 500 (3,84%) y el Nasdaq Compuesto (2,79%).

En la semana, el S&P 500 retrocede 8% y, el D-J 7,7%. En dos semanas, el deterioro de la mayor cartera global suma 15%. “Las perspectivas de ingresos vuelven a deteriorarse y este trimestre ni siquiera será como el anterior, en cuyo curso algunos sectores y empresas lograron remontar la corriente”. Esto vislumbra Thomson Fist Call, una consultora de primera línea.

Amén de los factores indicados, convergían casos como AOL Time Warner –no tanto maquillajes contables como cuestionamiento de la fusión que creó este gigante-, WordCom, Vivendi Universal y Johnson&Johnson. Desde otro ángulo, la pérdida de aceptación pública a George W. Bush enrarece el clima.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades